El Gobierno aseguró ante empresas de EEUU que espera liberar de manera gradual los controles cambiarios

ECONOMÍA Por Gustavo Alzirac
El ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, habló ante 370 socios de Amcham. Se refirió al plan pospandemia y dijo que la producción industrial volverá a los niveles pre pandemia entre agosto y septiembre
CXE2Z6YAUZGHFKNK4I7BOWYYEM

Frente a un auditorio especialmente crítico respecto de las medidas adoptadas por el Gobierno, el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, buscó llevar tranquilidad y confianza de que el equipo económico está trabajando para lograr un aumento de la confianza y de las inversiones como parte del plan pos pandemia.

Lo hizo ante empresarios socios de la Cámara de Comercio de los Estados Unidos en la Argentina (Amcham), que organizó una charla virtual con el ministro de la cual participaron 370 personas. Tras un repaso de las medidas adoptadas en el marco de la crisis y de las ideas que tienen hacia adelante para motorizar sectores considerados estratégicos, Kulfas respondió preguntas que, en su mayoría, estuvieron focalizadas en las preocupaciones empresarias: precios máximos, controles cambiarios, dificultades para importar, y proyecto de ley de Teletrabajo, que esta semana tendría sanción del Senado tal cual ingresó de la cámara Baja.

“Los precios máximos y los controles cambiarios son dos herramientas de corto plazo. No tenemos ningún interés en sostener estas regulaciones cambiarias tan estrictas por mucho tiempo, ni mantener los precios máximos”, manifestó, sin titubear, el ministro, al aclarar, con respecto a los precios, que siempre el objetivo oficial fue controlar la inflación mediante un acuerdo de precios y salarios, que estaría acompañado por el programa Precios Cuidados, que es voluntario, recordó.

“Los precios máximos fue una respuesta de emergencia ante la crisis del Covid. No teníamos ninguna intención de ir por ese lado. Creemos que su aplicación logró resultados esperados, se estabilizó inflación en un nivel relativamente bajo y no hubo desabastecimiento, más allá de faltantes puntuales”, explicó el ministro, quien agregó que tras la información recibida en los últimos meses sobre aumentos de costos, se habilitó una ventana para otorgar algunas subas.

Kulfas reconoció que esos incrementos “no recompusieron toda la suba de costos, pero son un primer paso que permiten avanzar en esta dirección”. “Esperamos ir saliendo gradualmente de este esquema, así como también de los estrictos controles cambiarios, en la medida en que la Argentina vaya generando más dólares, se resuelva el tema de la deuda y ceda la presión sobre el tipo de cambio”, afirmó.

Los empresarios vienen reclamando aumentos de precios desde hace por lo menos tres meses y el Gobierno hasta ahora concedió subas de entre 2 y 4% en precios máximos y un promedio de 6% en los productos que integran Precios Cuidados. Los pedidos rondaban, en promedio, el 15%, por lo que las advertencias continúan. El mensaje de Kulfas al respecto generó tranquilidad, pero quieren ver para creer. “Si son medidas de corto plazo, son perfectamente entendibles. El problema es cuando se quedan en el tiempo y eso conspira contra las inversiones”, enfatizó el CEO de Amcham, Alejandro Díaz, ante la consulta de Infobae luego del encuentro.

Kulfas también planteó que así como no son partidarios de los controles estrictos, tampoco “amigos de la desregulación absoluta. Ni una cosa la otra. Ni el mercado resuelve todo ni lo hace el Estado”. Según su visión, el país necesita un mercado de cambios que tenga alguna regulación pero la flexibilidad necesaria para que las empresas puedan hacer sus negocios. A los controles que ya había impuesto el gobierno anterior, por ejemplo, para girar dividendos, la actual administración estableció límites para acceder al dólar oficial para hacer pagos al exterior.

Otra de las preguntas de los empresarios estuvo asociada a los problemas que muchos tienen para lograr la aprobación de las licencias no automáticas para importar. Fue, de hecho, un tema de preocupación que surgió en la reunión de ayer del comité ejecutivo de la UIA. Kulfas negó que haya inconvenientes generalizados y dijo que la mayoría de las importaciones ingresa al país sin dificultad. Lo que hay, explicó, es una “administración que busca evitar prácticas abusivas y predatorias en algunos mercados, que son complicadas”.

“Pero esos porcentajes se van a reducir porque hay muchas dudas que se van a ir disipando. Quiero llevar mi tranquilidad; tenemos absoluta vocación de aumentar el comercio. Lo que no queremos es que las importaciones se conviertan en terreno de especulaciones o predadores de mercados, ya que afectan la producción nacional. Nuestra idea no es ir a un mecanismo proteccionista, sino tener una herramienta para cuidar la economía argentina de esas prácticas nocivas”, remarcó el ministro.

Sobre el proyecto de ley de Teletrabajo, que está a punto de convertirse en ley aún con las férreas críticas del sector privado, el titular de la cartera productiva dijo que “hay mucho por trabajar en la reglamentación” para lograr que la herramienta le sirva a los empleadores y trabajadores.

Plan pos pandemia

El titular de la cartera productiva hizo un repaso de las medidas adoptadas para enfrentar la pandemia y se mostró optimista respecto de que lentamente la economía comienza a recuperarse. El piso de la caída fue en abril y luego empezó a repuntar. Hoy, según dijo, cerca del 90% del trabajo está habilitado a nivel nacional, porcentaje algo menor en AMBA. “La producción industrial se está recuperado activamente. Creemos que entre agosto y septiembre estaríamos llegando a los niveles previos a la pandemia; y algo parecido sucederá con el consumo”, dijo.

Sobre el paquete de 60 medidas que tiene previsto anunciar el Presidente en los próximos días, Kulfas fue muy cauto y se cuidó de no anticipar nada que esmerile el efecto sorpresa. Sí dijo que el demorado proyecto de Ley de Hidrocarburos está casi listo y será parte de ese paquete. También habrá cuestiones impositivas para incentivar la inversión, así como un importante paquete financiero, que tendrá la ayuda, en parte, del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

“Tenemos un gran plan de financiamiento; recibimos USD 500 millones del BID que vamos a destinar a la reactivación económica, para líneas de financiamiento con tasas subsidiadas, aportes no reembolsables a pymes; recuperación de capacidades productivas”, enfatizó Kulfas.

El Gobierno hará especial hincapié en lograr un incremento de las exportaciones, clave para evitar futuras crisis de la balanza de pagos. Los sectores estratégicos sobre los cuales trabajarán son: la economía del conocimiento; la agroindustria; la minería, el energético; la biotecnología; el automotor; entre otros. “Hoy estamos más preocupados por los efectos de la pandemia, pero es importante pensar lo que se viene, los proyectos que la Argentina necesita y donde el Estado estará ahí para apoyar al sector privado”, remató el ministro.

Con información de www.infobae.com sobre una nota de Natalia Donato

Te puede interesar