Bancó la reforma judicial: Alberto Fernández recibió el apoyo de un referente radical

POLÍTICA Por Gustavo Alzirac
El Presidente anunció el envío al Congreso de la Nación de un proyecto para reformar la Justicia. La oposición salió con los tapones de punta.
Ricardo-Alfonsín

El embajador argentino en España, Ricardo Alfonsín, dialogó con C5N sobre la reforma judicial que anunció el presidente Alberto Fernández esta miércoles en Casa Rosada. Al igual que lo señalado por el mismo jefe de Estado, Alfonsín recordó que el proyecto ya había sido anunciado en los discursos que Alberto Fernández había brindado durante su asunción y ante la Asamble Legislativa del pasado 1 de marzo.

En relación a la posición de Juntos por el Cambio sobre la reforma judicial, el diplomático sostuvo que no aporta ninguna calidad a la política”. En este momento, recordó que el Presidente “cuando era candidato, habló sobre el proyecto”. “Cuando gana las elecciones, lo dice ante la asamblea legislativa”, continuó Ricardo Alfonsín. “Todos habían dicho que les parecía muy bien, ahora les parece mal”, cuestionó.

En este sentido, indicó que “el Presidente no se hizo otra cosa que cumplir con su palabra”. “Alberto Fernández decidió tomar el toro por las astas”, continuó el diplomático en diálogo con Gustavo Sylvestre. Alfonsín volvió con su cuestionamiento sobre la oposición que, en un principio, estaba de acuerdo con la idea, pero que, de un momento a otro, rechazo a pesar de que no se conocen los términos de la iniciativa.

En sus críticas a la oposición, Ricardo Alfonsín se enfocó con Cambiemos asegurando que “reunía a fuerzas que piensan distinto”. “La idea de ellos era reparar el daño que habían sufrido las instituciones, sin embargo, en cuatro años, no hubo un solo proyecto destinado a corregir las deficiencias de la justicia, ni siquiera con el concejo de la magistratura”, manifestó el embajador argentino en España.

Las cacerolas, “lo menos político”

Sobre los cacerolazos en contra de la iniciativa presidencial, Alfonsín dijo no “entenderlas”. Para ejemplificar su posición, utilizó el caso Vicentín al asegurar que “debió haber sido el único lugar del mundo, donde se realiza una cacerolazo en favor de quienes le deben al estad y dejó un tendal de cooperativas sin cobrar”. “Ese tipo de manifestaciones me parecen las menos políticas”, cerró.

Con información de www.elintransigente.com

Te puede interesar