Reforma Judicial: «Tiene un olor a Vicentin y a una nueva 125»

POLÍTICA Por Gustavo Alzirac
El diputado Mario Negri criticó duramente al proyecto e hizo hincapié en el artículo que aborda la libertad de expresión.
MARIO NEGRI

El dictamen de la reforma judicial fue aprobado por los senadores por lo que la próxima semana el proyecto será tratado en la Cámara Alta y luego pasará a Diputados. A fin de conocer la opinión de la oposición, Marcelo Longobardi se comunicó con Mario Negri, titular del interbloque de Cambiemos en la Cámara baja. Lo primero que afirmó fue que la Argentina se encuentra atravesando una etapa caracterizada por la «tensión política» y consideró que es «inusitado» que, dentro del contexto de una pandemia, el país este viviendo situaciones como la que se generó a raíz de la reforma judicial.

Siguiendo esa línea, sostuvo que a él le gustaría que no ocurrieran esa clase de hechos. Luego se refirió al dictamen y calificó de «la frutilla del postre» al artículo que refiere a los poderes mediáticos, ya que, según el entrevistado, el texto censura el derecho a la libertad de expresión. En ese sentido aseguró que ese punto marca que el Gobierno lo que busca con la iniciativa es «borrar el pasado» y agregó que el objetivo es «borrar todo aquello que el oficialismo considere un ataque a la gestión anterior de la vicepresidenta (Cristina Kirchner)».

Por lo tanto, aseveró que el proyecto va en contra no solo de la ley, sino también de la democracia, la República y la división de poderes. Lejos de quedarse callado, apuntó contra la gestión actual y remarcó: «El Gobierno cree que billetera mata galán en términos de las necesidades de las provincias», pero añadió que el principal error de las autoridades está en no escuchar los reclamos de la sociedad. En relación con esto, se pronunció acerca de la marcha del 17A y sostuvo que si bien nadie puede atribuirse el poder de movilización de la gente, el oficialismo debería haber tenido en cuenta las exigencias que los ciudadanos le plantearon en la protesta.

Luego volvió a hacer hincapié en el artículo que refiere a la libertad de expresión y manifestó que configura un «asalto al Poder Judicial» al mismo tiempo que condiciona la libertad de prensa. En consecuencia, subrayó que la propuesta tiene «un olor a Vicentin y a una nueva 125», ya que según el diputado, posee un nivel de tensión muy similar. En relación con esto, expresó que si bien se llama reforma judicial está lejos de serlo, debido a que lo único que va a modificarse es el fuero criminal penal y añadió que eso se debe a que en esa área están todas las causas de corrupción vinculados con el oficialismo.

Por último, volvió a poner el foco en las provincias y aseguró que el Frente de Todos pretende conseguir el apoyo de los gobernadores al proyecto a cambio de la realización de una obra pública. «No puede ser que la vida política sea te cambio un puente por un principio», remarcó. Acerca del tratamiento de la iniciativa en Diputados adelantó que la aprobación no se dará de una manera tan fácil como sí sucederá en el Senado. Para concluir, subrayó que la reforma de unos de los tres poderes del Estado debe darse mediante un consenso general y no por «un capricho».

Con información de www.elintransigente.com

Te puede interesar