Papá de Solange y el relato que duele en el alma

CORONAVIRUS Por Agencia de Noticias del Interior
El papá de Solange dijo que pudo ingresar a la provincia sin problemas. "Me hubiese gustado abrazar a mi hija con vida, no en un cajón", manifestó
f608x342-950125_979848_0

Pablo Musse, el papá de Solange, la joven que murió de cáncer de mama sin poder despedirse de su progenitor por las restricciones del COE, Pablo habló con con Cadena 3 y su relato es realmente estremecedor y más allá del inmenso dolor que a todos nos causa semejante injusticia, es importante que nos deje un mensaje para el futuro, para que nunca más un padre tenga vivir semejante desgarró y para que quienes se van de este mundo en medio de esta maldita pandemia lo puedan hacer acompañados de sus seres queridos, sin que ningún funcionario sin el más mínimo sentido común se crea dueño y señor de la vida y de los actos de la gente.

“Quiero informarles a todos que ya me encuentro en Alta Gracia y que anoche (por este viernes), con un recurso de amparo que hizo mi abogado Martín Barbará, no tuve ningún inconveniente. Pasamos tranquilos los controles aunque, lamentablemente, es tarde. No alcancé a cumplir el deseo de mi hija que era abrazarla y estar con ella”, dijo.

El papá hizo alusión a la carta que escribió su hija antes de despedirse en la que expresaba su deseo de haberlo visto a él y a su tía. Además, pidió que “nadie más pase por esto” y expresaba: “Hasta mi último suspiro tengo mis derechos”.

“Su mensaje fue que esto sirva para todos, que la gente no se canse, que hasta el último suspiro tiene sus derechos. Mi hija no está más. Hoy es su despedida, pero mi solcito no está más”, expresó.

Finalmente, Pablo expresó su agradecimiento por “el apoyo total de toda la gente y de los medios”.

“No tengo palabras. La verdad que me hubiese gustado abrazar a mi hija en vida, no en un cajón”, culminó.

Cabe recordar que la semana pasada Pablo Musse viajó desde Plottier, Neuquén, hasta la ciudad de Alta Gracia para poder visitar a su hija en sus últimos días. Al llegar a un control de Huinca Renancó, el COE le hizo dos análisis serológicos que arrojaron resultados negativos.

Le dijeron que la única forma en la que podía ingresar al territorio provincial era con un hisopado de resultado negativo y que, para eso, debía abonar más de $8 mil. 

Al no tener ese dinero, la Policía de Córdoba dispuso de un operativo para escoltarlo hasta el límite provincial. Una vez en su casa, Pablo se enteró de la peor noticia: su hija, Solange, había muerto.

Con información de Cadena3

Te puede interesar