Germán Castelli: “Confío en la Corte Suprema, pero está cometiendo errores en los tiempos para resolver”

POLÍTICA Por Gustavo Alzirac
Es uno de los tres jueces que el Senado desplazó de su cargo en Comodoro Py. Este lunes pedirá licencia hasta que el máximo tribunal decida sobre su per saltum. Una de las causas que lleva es la de los cuadernos de la corrupción, en la que está imputada Cristina Kirchner. “En absoluto creo que sea algo personal”, dijo el magistrado.
R6MYJ3HGJ5HKTG7SX234CXEMYI

Germán Castelli se define como un “juez removido temporalmente”. La semana pasada el gobierno de Alberto Fernández dejó sin efecto su traslado al Tribunal Oral Federal (TOF) 7 de Comodoro Py, luego de que el Senado no lo avalara en el cargo. Con esa decisión, la Cámara Federal de Casación Penal lo repuso en su anterior destino como magistrado, el Tribunal Oral Federal 3 de San Martín. Terminada la instancia política, Castelli apuesta todo a la única que le queda para volver al TOF 7: la judicial. Espera que la Corte Suprema de Justicia de la Nación resuelva la causa que inició para que se declare inconstitucional la revisión de su traslado.

“Confío en la Corte Suprema y en que se va a pronunciar en legalidad. Tengo un optimismo insoportable. Pero creo que está cometiendo errores en los cálculos de los tiempos para resolver porque ya está afectando a la institucionalidad”, dijo Castelli en diálogo con a Infobae en el que adelantó que el lunes hará una serie de presentaciones. Una de ellas será la de pedir una licencia de 15 días.

Castelli es uno de los 10 jueces cuyos traslados -pasar de un juzgado, cámara o tribunal a otro- fueron objetados por el oficialismo porque consideró que se hicieron sin cumplir una serie de requisitos. El más importante es no haber tenido la aprobación del Senado, tal como establece la Constitución Nacional para la designación de los jueces. Entre esos 10 magistrados resaltan tres. Castelli, Leopoldo Bruglia y Pablo Bertuzzi. Es porque fueron los únicos que iniciaron causas para evitar la revisión de sus traslados y porque son magistrados de Comodoro Py, el edificio judicial por el que pasan las causas contra funcionarios públicos y empresarios y tiene una especial importancia para la política. Bruglia y Bertuzzi integraban la Cámara Federal y también tienen su causa en la Corte Suprema.

En el TOF 7, Castelli intervenía en la causa por los cuadernos de la corrupción en la que está imputada la vicepresidenta Cristina Kirchner. Hoy se cumple de un año de la elevación a juicio del primer tramo de ese expediente.

- ¿Sintió que la revisión de su traslado era algo personal por la causa de los cuadernos?

- Lo veo de esta manera. Preste atención en cómo empezó esta maniobra que considero ilegal. La inicia el representante del Poder Ejecutivo en el Consejo de la Magistratura con una presentación. Ese representante lo es de un Presidente que dijo públicamente, en su derecho a la libertad de expresión, que su Vicepresidenta era inocente en las causas penales que tiene. Una de esas causas la tengo yo.

- ¿Pero cree que es algo personal?

- No, en absoluto.

Lo que Castelli llama una “maniobra ilegal” comenzó en el Consejo de la Magistratura de la Nación. El representante del Poder Ejecutivo en el organismo, Gerónimo Ustarroz, presentó un proyecto para analizar los traslados de los 10 jueces. En el caso de Castelli, se objetó que pasó de una jurisdicción para la que tenía acuerdo del Senado -San Martín- a otra -la de Capital Federal- para la que no. Fue durante el gobierno de Mauricio Macri. El Consejo aprobó esas objeciones y las mandó al Poder Ejecutivo. El gobierno las reenvió al Senado, que citó a los 10 jueces a una audiencia. Castelli, Bruglia y Bertuzzi no se presentaron porque entendían que no correspondía. Con esas audiencias, el Senado sostuvo que los jueces no tenían interés en defender sus cargos y aprobó el miércoles pasado no darles la aprobación.

El jueves fue un día de vértigo judicial. El gobierno nacional publicó a media mañana en el Boletín Oficial los decretos que dejaban sin efecto la designación de los jueces en los tribunales a los que fueron traslados. Por la tarde, la Cámara Federal de Casación Penal repuso a los jueces en sus cargos anteriores a los traslados.

Castelli critica esa intervención de Casación. “La Cámara de Casación tomó partido por mayoría a favor del Poder Ejecutivo cuando el tema lo tiene a su estudio su superior, que es la Corte Suprema. Confiaba en que el viernes la Corte se iba a pronunciar. Pero el viernes Casación ratifica su postura: tenía que ser juez del TOF de San Martín. Con esa decisión se activó mi remoción ilegal temporaria del TOF 7, que es lo que le vengo pidiendo a la Corte que evite. Frente a esta ilegalidad voy a denunciar el lunes como hecho nuevo la ratificación de Casación y seguramente voy a pedir la avocación de la Corte bajo la argumentación de arbitrariedad de la decisión de Casación. Y voy a solicitarle a Casación una licencia de 15 días para evitar que se me obligue a ejecutar ya con mi firma en el TOF de San Martín esta remoción que sostengo ilegal. Casación no tuvo la prudencia de esperar a la resolución de la Corte", sostiene el juez.

Castelli inició una causa judicial para que se declare inconstitucional la revisión de su traslado. Sostiene que cuando cambió de tribunal lo hizo cumpliendo con la reglamentación vigente, que nunca fue objetado por el traslado en ninguna de las causas, que tiene derechos adquiridos y que una acordada de la Corte Suprema de 2018 lo ampara, ya que dijo que los traslados dentro de la misma competencia -la federal- no debían pasar por el Senado. En el oficialismo consideran que la resolución del máximo tribunal es más amplia y habla de la designación de un juez como un acto complejo que sí debe pasar por el Senado.

El 7 de septiembre Castelli presentó un per saltum en la Corte. El juez espera esa resolución definitiva para saber en qué tribunal continuará. “Confío en la Corte Suprema y en que se va a pronunciar en legalidad. La Corte tiene sus tiempos, que los jueces saben manejar con discrecionalidad por el rol supremo que tienen en el Poder Judicial. Pero el uso de los tiempos, a veces por acción u omisión, puede convertirse en un factor de descomposición institucional como entiendo que ocurre en este caso. Llevo casi dos años en el TOF 7 y hoy se cumple un año del sorteo de la causa 9608, que se la llama cuadernos o fotocopia de los cuadernos. Esa causa tiene otras conexas con un centenar de imputados y tenemos un proceso de características especiales que generó que le hayamos pedido recursos a la Corte. Personal no nos dieron, desde la infraestructura sí nos están dando una respuesta con más espacios. Por no abordar los planteos que hice ante la Corte he sido removido temporalmente del tribunal”.

- ¿Espera que en esos 15 días de licencia que va a pedir la Corte resuelva su caso?

-Si, obviamente. Tengo un optimismo insoportable.

- ¿Por qué cree que la Corte no resolvió su caso?

-Tengo mucha confianza en la Corte. La Corte va a traer paz para la sociedad. Los jueces son experimentados y tienen la sensibilidad para resolver. Pero creo que está cometiendo errores en los cálculos de los tiempos porque ya está afectando a la institucionalidad.

Con información de www.infobae.com sobre una nota de Martín Angulo

Te puede interesar