Descubren insólitos desmanejos en la caja chica de Ambiente durante la gestión de Bergman

POLÍTICA Por Gustavo Alzirac
El ex secretario utilizó fondos del organismo para cenas privadas en exclusivos restaurantes de la Ciudad, incluso después de una marcha "Sí, se puede". Viáticos, nafta y un convenio con la fundación del Ravi Shankar, en la mira.
0038091745

Antes de dejar la función pública, el secretario de Ambiente, Sergio Bergman, realizó la última rendición de gastos de “caja chica” de su cartera y el resultado fue sorpresivo para los encargados de auditarlo: vinos Luigi Bosca, costosos almuerzos y cenas en el Palacio Duhau, Gardiner, Happening y Sottovoce y hasta tickets que corresponden a salidas personales de fin de semana. A todo eso, se le suma un objetado convenio firmado con la fundación de Ravi Shankar, a quien se le adjudicó más de un millón de pesos de forma directa, sin previa licitación ni revisión alguna.

Esta rendición de gastos lleva la firma del propio Bergman y fue presentada en los días previos a dejar su cargo como secretario de Ambiente. A expensas del Estado, el ahora ex secretario de Ambiente presentó gastos que a simple vista se distinguen como personales: el 19 de octubre, día de la masiva marcha del “Sí, se puede” donde Macri cerró su campaña electoral en el Obelisco, Bergman cenó en Happening junto a otros tres comensales y lo rindió como gasto de la Secretaría: ensalada de salmón, ojo de bife, espinacas a la crema, provoletas y postres, por $4.360 según indica el ticket.

Incluso el 27/10, el mismísimo domingo electoral, Bergman rindió un ticket por un almuerzo como gasto de la secretaría.

Los gastos excesivos en cenas y almuerzos a nombre de la Secretaría es una cuestión recurrente que notaron los auditores del Estado: el domingo 23 de junio de 2019, Bergman cenó en Gardiner junto a otros tres comensales por casi $4.000 y también rindió un almuerzo de ese mismo día, en este caso por casi $1.500 y en Tucson.

El sábado anterior, 15 de junio, Bergman cenó en un importante restaurant de Puerto Madero y también lo pasó como un gasto laboral, en esta oportunidad fue en Sottovoce. El ticket, por $3.725, figura solo un “menú especial”, aunque se puede ver que también fue un almuerzo para cuatro personas, algo que se repite en cada gasto de fin de semana, como del 6 de octubre, cuando Bergman cenó junto a otras tres personas en Gardiner, por $4.610. Todo pago por el Estado, claro está.

Otro detalle observado fue la recurrente rendición de gastos de comidas que incluyeron vinos Luigi Bosca, en restaurantes como El Pobre Luis, Gardiner o el propio Palacio Duhau, donde Bergman gastó siempre por encima de los $3.000 a expensas de la Secretaría de Ambiente.

Por último, también fue objeto de observación un convenio firmado entre la Secretaría de Ambiente y la fundación El Arte de Vivir, del Ravi Shankar, donde la ONG se comprometía a plantar 3.000 árboles nativos en todo el país en un plazo de 90 días a partir de llegada la transferencia de fondos. El contrato, por $1.421.640 lleva la rúbrica del propio Bergman y fue realizado el 14 de agosto de 2019, tres días después de la derrota electoral de Macri por más de 15 puntos frente a Alberto Fernández.

Por la Fundación fue firmado por su presidenta, Luisa María Herlax, quien en 2016 fuera designada como directora de dictámenes del Ministerio de Cultura de Pablo Avelluto. Herlax también se desempeñaba Subsecretaría de Economía Creativa y Comercio Exterior del Ministerio de Modernización de la Ciudad de Buenos Aires, pero para ejercer el cargo en Cultura pidió una licencia extraordinaria sin goce de sueldo.

Al eventual conflicto de intereses que puede percibirse del caso, se le suma que la normativa para este tipo de asignaciones establece taxativamente cuáles son las excepciones a la licitación pública y, la celebración de convenios con organizaciones no gubernamentales no se encuentra entre las previstas, por lo que la Secretaría de Ambiente debió llamar a una licitación pública, teniendo en cuenta que la realización de acciones que implican erogaciones de dinero público no se encuentran eximidas de cumplir con la normativa vigente en materia de contrataciones públicas, así se hagan a través de entidades sin fines de lucro.

El plazo de cumplimiento caducó el pasado 21 de febrero y el Ministerio de Ambiente, ya entrada la gestión Juan Cabandié, emitió una resolución que daba de baja el contrato e intimaba a la inmediata devolución del dinero desembolsado. Desde la Fundación no se dieron por notificados y rápidamente enviaron documentación, algo que todavía no fue analizado por parte de Ambiente.

Según explicó la propia ONG ante el medio El Análisis Digital de Entre Ríos, se llegaron a plantar 1.200 de los 3.000 árboles y no más porque la pandemia obligó a suspender las tareas: “Si bien se llevó a cabo más el 50% del proyecto, las actividades fueron suspendidas de forma obligatoria debido a la pandemia y las mismas se reiniciarán nuevamente en cuanto el gobierno lo permita”, sostuvieron desde El Arte de Vivir.

Ámbito intentó contactarse con el ex secretario de Ambiente para conocer e incluir las explicaciones de cada caso planteado en el artículo, pero no obtuvo respuesta alguna.

Con información de www.ambito.com sobre una nota de Juan Amorín

Te puede interesar