El presidente banalizó y menospreció el holocausto nazi

OPINIÓN Por Carlos ZIMRMAN
El Presidente de la Nación comparó el escrache al Juez Lorenzetti con el Nazismo, en un menosprecio inadmisible de la peor maquinaria de la muerte que la humanidad toda pudo haber vivido
150126211311-chernoff-holocaust-exlarge-169

El Presidente de la Nación comparó el escrache al Juez Lorenzetti con el Nazismo, en un menosprecio inadmisible de la peor maquinaria de la muerte que la humanidad toda pudo haber vivido.

 
Hay que recordarle al Presidente de la Nación que el nazismo azoto a la humanidad en su conjunto y dejó millones de muertes. Hay que recordarle al Presidente de la Nación que más de seis millones de judíos murieron por culpa de un régimen sanguinario que el comparó con un bocinazo de no más de 15 autos.

Quizá el Presidente de la Nación abrumado por el desastre sanitario y económico que vive el país, se olvida que el nazismo fue una ideología política surgida en Alemania luego de la Primera Guerra Mundial. Simultáneamente, el fascismo cobraba fuerza en Italia, Rumania, Bulgaria, España, Portugal y otros países de Europa.

 
El nazismo asesinó a millones de personas (judíos, gitanos, homosexuales, testigos de Jehová y otras minorías) en los campos de concentración y extermino montados por el régimen nazi durante la guerra. Los principales responsables de esos crímenes de lesa humanidad fueron juzgados y condenados a muerte o cadena perpetua en los Juicios de Núremberg, llevados a cabo entre 1945 y 1946.

Según el Museo del Holocausto de los Estados Unidos (USHMM, por sus siglas en inglés), el memorial oficial del Holocausto en EE. UU., «el Holocausto fue el asesinato de seis millones de judíos y millones más a manos de los nazis y sus colaboradores durante la Segunda Guerra Mundial». El museo calcula el número total de asesinados durante el Holocausto en 17 millones: 6 millones de judíos y otros 11 millones incluidos civiles soviéticos, polacos, prisioneros de guerra, discapacitados.

 
Para peor, el Doctor Alberto Fernández realiza esta desagradable comparación en el mismo día que la comunidad judía conmemora el Iom Kipur, el día más sagrado del judaísmo.

Es de esperar prontas disculpas por tan indignante comparación por parte de quien es la máxima autoridad de la Nación, con igual o más énfasis como condenó un "bocinazo" que para la inmensa mayoría de los rafaelinos pasó absolutamente inadvertido.

 

Te puede interesar