Corte: imprevisible, hermética y blindada

POLÍTICA Por Gustavo Alzirac
Al mediodía, buscarán resolver planteo de "per saltum" de Bruglia y Bertuzzi. Escenario fragmentado para decisión que puede ser un nuevo comienzo.
0038096779

La Corte Suprema se blindó en la víspera de la decisión de más alto voltaje de los últimos meses, que tendrá hoy un punto de partida, no un epílogo. El acuerdo extraordinario convocado para tratar el “per saltum” de los jueces trasladados Leopoldo Bruglia, Pablo Bertuzzi y Germán Castelli desató presiones de todo tipo, incluidos escraches que debieron ser condenados por la clase política -oficialismo y oposición (algo rezagada y con matices)- que tironea del máximo Tribunal, a cada lado de la grieta. Por eso, los cinco ministros decidieron mantener un fuerte hermetismo que aumenta la imprevisibilidad de pronósticos para el resultado de apertura o no del recurso por salto de instancia. Cerrados los teléfonos y con vigilia de “republicanos ásperos” en la planta baja, la decisión va a requerir de tres votos, no necesariamente firmados de forma virtual. A contramano de las expectativas, la estrategia es bien meditada y no comprende un solo paso: como anticipó Ámbito, admitir su tratamiento o rechazarlo no constituyen victorias instantáneas ni para los jueces ni para el Gobierno.

La Cámara Contencioso Administrativo Federal hizo sus movimientos en modo René Lavand, el ilusionista que inmortalizó la frase “más lento no se puede”, para mostrar el truco de sus cartas. En la mañana de ayer, el fiscal general Rodrigo Cuesta se inclinó por ratificar la decisión de primera instancia que rechazó el amparo interpuesto por los camaristas para no regresar a sus tribunales de origen. Otro revés. Sin embargo, una hora después, la Sala V de la Cámara comunicó que debía integrarse con un tercer juez, dado que había empate entre los únicos dos jueces activos, tras la excusación de un tercero. Guillermo Tracy y Jorge Alemany revelaron que sus votos están listos y reservados en secretaría, uno a favor y uno en contra. Inmediatamente, citaron a un sorteo a realizarse hoy a las 11.30, horario simultáneo en el que los ministros de la Corte suelen conectarse entre sí cada martes, hoy con un temario fijado por Carlos Rosenkrantz la semana pasada, con guiño interno de la mayoría. Lo curioso fue que a través de un oficio que detectó Ámbito, se dirigió una consulta a la Dirección de Tecnología del Consejo de la Magistratura para que “se arbitren los medios para incluir a la doctora Liliana Heiland en dicho sorteo toda vez que el sistema no lo permite”. Heiland había integrado ya la Sala V cuando se discutió si era correcto que Pablo Gallegos Fedriani se apartara de entender en el reclamo por haber sido él mismo un juez trasladado. La convocatoria a Heiland era “sólo” a esos fines, algo inusual dado que una vez que un juez integra un tribunal y entiende en la causa para un incidente, suele quedar para tramitar cuestiones relacionadas. Para el “Sistema”, Heiland estaba descartada para un nuevo sorteo porque ya estaba sorteada. Su presencia sonaba como un buen augurio para Bruglia y Bertuzzi.

Pero el Consejo contestó que “actualmente en el Sistema de Gestión Judicial no se encuentra contemplada la posibilidad de realizar un segundo sorteo de integración de sala dentro de un mismo expediente”. ¿Qué decidieron? Con la firma de Jorge Morán se anunció para hoy a las 11.30 un sorteo manual, para que Heiland ingrese en el bolillero. Quien sea el tercero se podrá saber en simultáneo al comienzo de la reunión de ministros. Los primeros estarán en la planta baja y la Corte en el cuarto piso del Palacio de Tribunales. Afuera se reforzará la custodia.

Entre los escenarios que enfrenta la Corte siempre con tres votos está la opción de rechazo del per saltum, a la espera de que la Cámara falle y así el caso escale por recurso extraordinario. Dilata en el tiempo el clímax. Pero también podría ocurrir que la Corte “abra” el recurso de los jueces y recién entonces se aboque a tratar el caso –incluido opinión del Procurador- lo que abre otro escenario bifurcado y estira plazos: en el mientras tanto la Cámara podría expedirse ya que está a un voto de conformar mayoría. Si eso ocurre ¿Podría caer el per saltum abierto con un fallo en segunda instancia? Por primera vez en mucho tiempo es un enigma qué ocurrirá, sobre todo en el marco de un clima convulsionado que obligó a la política a correr para repudiar una caravana que se acercó a escrachar a Ricardo Lorenzetti en su propia ciudad, Rafaela. La ministra de Justicia Marcela Losardo aseguró que el juez identificó a algunos de los hostigadores y que podrían estar relacionados a Cambiemos. Para que no queden dudas, una de las espadas de Elisa Carrió, el diputado Juan Manuel López condenó apenas el episodio y recordó que a Lorenzetti lo mantienen en la mira. Todo el episodio ayudó al Gobierno a balancear en la discusión pública la “gaffe” del viernes respecto a la crítica a Rosenkrantz por el tema de la capacitación en género que terminó impactando en la jueza con la que mantienen mayor sintonía dentro del tribunal, Elena Highton de Nolasco.

Ninguna de las escaramuzas previas condicionan la estrategia que cada uno de los jueces se fijó para encarar este caso –algunos con contactos a ambos lados para enviar señales positivas- y Rosenkrantz con la posición más explícita respecto a un eventual aval al planteo de los jueces trasladados. La mirada estará puesta en el “bloque constituyente” que encarnan Juan Carlos Maqueda y Horacio Rosatti que han visto pasar las balas trazadoras de la interna en la Corte y del republicanismo en modo “áspero”. Todos saben que hoy comienza otro capítulo y que el final no está escrito por lo que se aseguran de racionar la munición.

Con información de www.ambito.com sobre una nota de Gabriel Morini

Te puede interesar