El enojo de Naidenoff contra los cambios en las sesiones del Senado: “Ni siquiera en estado de sitio se puede impedir la presencia en el recinto”

POLÍTICA Por Gustavo Alzirac
El jefe del interbloque de Juntos por el Cambio se negó a convalidar un decreto de Cristina Kirchner que permite la presencia de dos legisladores en el recinto, previa autorización del secretario parlamentario
YVCKRRDCABHS5DKDQGCACMNCTU

Otra vez el reglamento del Senado para el funcionamiento remoto fue tema de conflicto entre Juntos por el Cambio y el Frente de Todos. Se anotaron siete oradores, entre ellos todos los jefes de bloques, con 62 minutos repartidos proporcionalmente. Una vez más no hubo acuerdo y a la hora de votar los senadores de Juntos por el Cambio se desconectaron. Consideran ilegítimas las sesiones pero no dejarán de utilizar el tiempo disponible para exponer su posición. El cierre de discursos estuvo a cargo de Luis Naidenoff, jefe del Interbloque de Juntos por el Cambio, que se mostró muy enojado.

El legislador aseguró haber intentado tender puentes para poder tener mayor presencialidad en el recinto teniendo en cuenta que los funcionarios y legisladores están habilitados a circular y excluidos del aislamiento obligatorio. “Uno es consciente de la pandemia y los acuerdos previos que se celebraron en este recinto, pero quiero preguntarles si se tomaron el tiempo de leer el decreto que hoy se somete a votación. Establece que el bloque que conforma la mayoría y el bloque que conforma la primera minoría estamos facultados a sumar de forma presencial en el ámbito del recinto dos miembros respectivamente en las sesiones de modo virtual o remoto” y que “se deberá informar a la Secretaría Parlamentaria con 24 horas de antelación de cada sesión para concurrir a la sesión a los fines de emitir la correspondiente autorización”.

“¿Se dan cuenta lo que van a votar? Hay que pedir autorización a la Secretaría Parlamentaria para ejercer el derecho de sentarse en las bancas”, increpó a sus pares del oficialismo el formoseño. Y recordó que en 1890, en el fallo Leandro N. Alem, la Corte Suprema de Justicia estableció, en estado de sitio, que “no se puede impedir ni siquiera en estado de sitio la presencia de los senadores en el recinto”. Lo dijo, lo repitió y aunque aclaró que hay pandemia y cuarentena “y que hay que tomar recaudos, intentamos tender puentes con el oficialismo".

Naiodenoff se enojó, alzó la voz y se mostró irónico: “¡Agradecer la presencia de dos senadores en sus bancas, pedir permiso, se dan cuenta lo que significa esta cuarentena, me parece que están aturdidos, que no se dan cuenta el rol de senadores, ¡agradecer que se autorice la presencia de dos senadores! ¡A qué extremo hemos llegado que no se puede acordar!”

Aclaró que pedían una mínima presencia, rotativa. “¿Se resguardan en un Zoom los cajeros del supermercado, se resguardan los transportistas, se resguardan los médicos, se resguardan los docentes, se resguardan los policías? Nosotros no vamos a tener la posibilidad de estar presentes de manera rotativa en el recinto”, se quejó.

En defensa de la postura del principal bloque opositor, que no puede impedir la votación de leyes con mayoría simple porque el oficialismo tiene número holgado para hacerlo, Naidenoff insistió en que "pretendíamos acordar lo básico, una minoría rotativa de las bancadas que garantizara la presencia federal y no pudimos hacerlo. No vamos a sentar el precedente de pedirle permiso al secretario parlamentario para poder sentarnos en nuestras bancas”.

El formoseño habló de los contagios en su interbloque, el senador Humberto Schiavoni que ya fue dado de alta y ahora la tucumana Silvia Elías de Pérez a quien saludó porque toda su familia está afectada.

Sentado en su despacho, por primera vez en seis meses, alzó aún más la voz: “Estoy en el Senado como muchos senadores que estamos en nuestros despachos en representación de los que quieren venir. Acá a pocos metros, en la Cámara de Diputados, se logró acordar y vienen todos de manera presencial y se exceptúa a los que no pueden. Nosotros pretendíamos acordar lo básico, una minoría rotativa de las bancadas”, consideró sobre el acta de consenso que establece en la Cámara baja la posibilidad de sesiones con mayor presencialidad, a pedido de algún bloque. Juntos por el Cambio pidió esta modalidad para cuando se debata sobre el Presupuesto y el Aporte Solidario Extraordinario.

Para el tratamiento del tema más fuerte del día, el “Convenio de Transferencia progresiva a la Ciudad de facultades y funciones de Seguridad en todas las materias no federales ejercidas en CABA”, también viajó a Buenos Aires el riojano Julio Martínez. Además pretendían dar su discurso desde el recinto Guadalupe Tagliaferri (senadora por la Ciudad) y Esteban Bullrich (Buenos Aires). En el caso del porteño Martín Lousteau y la cordobesa Laura Rodríguez Machado, ambos se encuentran en sus bancas como vicepresidentes del Senado.

“Se dan cuenta la enorme distancia que nos separa del nivel de representación democrática de la Cámara de Diputados y el nivel de autodegradación en que cae esta casa, no vamos a convalidar y nos vamos a retirar, vamos a estar ausentes en esta votación. No vamos a manchar la cancha, no vamos a sentar el precedente de pedir permiso al secretario parlamentario para entrar al recinto ni poner un límite a la representación”, gritó Naidenoff.

Y exigió: “Respeto a las bancas, respeto a los ciudadanos, a los familiares de los que perdieron su vida. Este decreto es una ofensa a cada uno de los senadores, si ustedes quieren voten y pidan permiso, nosotros no lo vamos a hacer”.

A pesar del reclamo opositor, el Decreto 16 de Cristina Kirchner se votó sin cambios y sólo con los votos del Frente de Todos y algunos aliados, tras lo cual arrancó el debate sobre la coparticipación porteña que bajará a partir del proyecto que fija las transferencias y la forma de actualización. El oficialismo sentó entonces al bonaerense Jorge Taiana y la mendocina Anabel Fernández Sagasti, que esperaban en sus respectivos despachos.

En la previa calentaron las redes los senadores del Frente de Todos. Antes de que arrancara la sesión viralizaron mensajes contra sus pares de Juntos por el Cambio. Les reclamaron que voten a favor de sus provincias y del federalismo en lugar de defender las partidas presupuestarias de la ciudad de Buenos Aires. Algunos arrobaron al bloque opositor, otros directamente a los senadores de sus provincias. La puntana Eugenia Catalfamo, por ejemplo, le pidió a Claudio Poggi “que vote a favor del federalismo y defienda los intereses de San Luis”. “Vamos a votar el convenio que recupera fondos de la coparticipación en beneficio de las provincias”, le escribió al ex gobernador peronista que ahora es senador en alianza con Juntos por el Cambio.

Carlos Caserio apuntó: “Macri benefició con recursos extraordinarios a la ciudad de Buenos Aires y perjudicó a las provincias”. Ana Almirón en cambio escribió: “Hoy podemos lograr que se retome la Constitución Nacional y el verdadero federalismo, no aquel que beneficia de manera ilegal a lxs del mismo color político. Le pido a mi colega correntino @PedroBraillardP que hoy vote por el federalismo real y no por la oposición misma sin fundamentos, lxs argentinxs necesitamos que se discutan los privilegios porque hay 23 provincias que lo reclaman”.

El chubutense Mario Pais defendió el protocolo de funcionamiento remoto que no convalidaron los senadores de la oposición en la sesión anterior ni tampoco el agregado conflictivo. Como José Mayans, jefe del bloque oficialista, recordó que el reglamento contempla la posibilidad de sesionar fuera del recinto en caso de “gravedad institucional”, como es la pandemia.

Con información de www.infobae.com sobre una nota de Analia Argento

Te puede interesar