Casi 8 de cada 10 personas encuestadas piden cambio de gabinete

POLÍTICA Por Gustavo Alzirac
Una encuesta de Giacobbe & Asociados revela qué espera la gente sobre la política en el país y, especialmente, que piensan de los principales funcionarios
501172

La consultora Giacobbe & Asociados afirma que resulta casi un clamor de la opinión pública un cambio de gabinete para oxigenar la gestión del Jefe de Estado, y para establecer inevitables y necesarios premios y castigos.

"Casi el 77% de los argentinos de las cuatro latitudes consultados para esta medición cree que el presidente Alberto Fernández debería cambiar a algunos (33,3%) o a todos los ministros de su gabinete (43,5%)", arroja la encuesta.

Semejante volumen de opinantes coincidiendo en este punto deja a las claras que la sociedad está percibiendo un faltante.

Casi todo el mundo advierte que la circunstancia que le toca afrontar al primer mandatario es prácticamente inhumana de atravesar, y le sugiere de esta forma, proponiéndole cambios, buscar personalidades con experiencias de gestión más robustas que las aquilatadas por quienes lo acompañan.

"Ya he señalado en estas columnas alguna preocupación por la tolerancia psíquica y física que pueda poseer Alberto, o cualquier otro ser humano, frente a una adversidad multifacética como la que atravesamos", advierte.

"Si es difícil el momento desde el llano, solo con el imperativo de tomar las decisiones correctas para proteger a un grupo familiar, muchísimo más, inimaginablemente más, lo es para quien debe ocuparse de la suerte de 45 millones de personas", agregó.

Dentro de la Casa de Gobierno, dicen que "el tipo se la banca bien", que "tiene el cuero curtido", que "es un profesional", pero esas visiones no coinciden con las de millones de argentinos jugados a su suerte que amablemente, vía encuestas, aconsejan consolidar el medio campo, conseguir algún delantero goleador y contar con otro arquero.

En el imaginario colectivo, así como en las especulaciones periodísticas suenan nombres Aníbal Fernández, Guillermo Moreno, Sergio Berni son algunos de ellos, no se sabe si los ciertos, pero los tres indican que sería mejor afrontar la parada con un equipo de rugby que con uno de golf.

En este contexto, los resultados de la encuesta son los siguientes:

* Entre autodefinidos como independientes y apolíticos llega al 82,7%.
* Entre pertenecientes al PRO 94,4%. Entre radicales al 87,6%. Entre adherentes a otras fuerzas alcanza el 90,4%.
* Entre peronistas cae el 56,4% y entre kirchneristas es solo del 39%.

De esta manera, se puede decir, que quiene lucen la misma camiseta que Alberto, especialmente los K, no sienten como el resto de la sociedad la necesidad de blindarlo o de generarle mayor espalda.

¿Y cómo tomamos nuestras decisiones electorales, qué es los que más valora de un político a la hora de decidir su voto?.

Al respecto fueron consultados 2.500 argentinos. Las respuestas son las siguientes:

* Su capacidad de gestión contesta el 40%.
* Su honradez, dice otro 26%.
* Su partido político de origen señala un 10%.

El 7% dice su formación educativa, su valentía 2% su madurez 1,6% y su juventud 0,2%.
Capacidad de gestión es el principal atributo para todos los campamentos ideológicos argentinos, pero adquiere mayor relevancia entre peronistas y kirchneristas.

Honradez, es el segundo atributo para considerar por un votante tipo, casi en la misma dimensión que capacidad de gestión, solo para independientes, adherentes al PRO, radicales y otras agrupaciones de menor caudal, pero no para peronistas y kirchneristas donde el 26% general se convierte en 9,3% y 10,3% intercalándose como tercer y cuarto tema de importancia respectivamente.

Para esas dos comunidades políticas, el segundo atributo a considerar a la hora de votar es el partido de origen, duplicando los guarismos de honestidad.

La formación educativa, como atributo de un candidato, resulta particularmente relevante para los votantes kirchneristas, que incluso le otorgan mayor valor que a la honestidad.

"Estos datos, tan claros, podrían dar para escribir un libro. Solo el análisis sobre que significa "capacidad de gestión" frente al contundente fracaso de la Argentina. O que significa "frente a la estatura de corrupción que la ciudadanía le imputa a la dirigencia, daría para docenas de análisis", dice Giacobbe.

"Alguien dirá que es absolutamente probable que los valores que nuestra sociedad preferiría de un político fueran los aquí descriptos, si fuera cierto que votáramos. Pero hace tantos años que, en vez de votar, nos vemos casi obligados a optar que bien resulta posible que queramos decidir de una forma y estemos compelidos a otra. Abro el debate. Quizá sirva", finaliza.

Con información de www.iprofesional.com

Te puede interesar