Controlar el déficit fiscal y la emisión para evitar un desborde inflacionario, el pedido del FMI

ECONOMÍA Por Martín KANENGUISER
El ex auditor regional del organismo multilateral le dijo a Infobae que la misión que comenzará mañana en Buenos Aires arrancará con la hoja de ruta para equilibrar las cuentas públicas y que el acuerdo se podría alcanzar en diciembre con pedido de reformas en materia previsional, laboral e impositiva
VG2BDWDUGVB47PK6LZP6CIFLLY
Claudio Loser dio pistas sobre la negociación con el FMI

El Fondo Monetario Internacional (FMI) le pedirá a la Argentina que controle el exceso de emisión monetaria para evitar una suba mayor de la inflación y podría aceptar en el corto plazo un desdoblamiento del tipo de cambio.

Así lo expresó el ex auditor regional del organismo, Claudio Loser, en diálogo con Infobae desde Washington. Loser aseguró que la misión que comenzará este martes seguramente le pedirá una hoja de ruta al Gobierno en materia fiscal, con un ajuste gradual en 2021. Además, consideró que antes de fin de año podría haber un acuerdo para que el país refinancie la deuda de USD 45 mil millones que tomó desde 2018.

— ¿Como se imagina el inicio de las negociaciones?

— Es una primera conversación, no veo que vayan a cerrar un acuerdo rápido. La Argentina tiene que pagar este año 350 millones de intereses y recién en un año debe pagar unos 5.000 millones de dólares y 19 mil en 2022. Así que, desde un punto de vista de logística de pago, no es algo en lo que el gobierno tenga tanto apuro. Creo que en esta misión se hablará del presupuesto y alguna cuestión más. Las medidas cambiarias que se anunciaron me imaginé que iba a ser una cuestión en la mesa del diálogo. Serán reuniones moderadamente civilizadas, seguro más que el debate entre Joseph Biden y Donald Trump.


— ¿Pero el Gobierno no debería apurar un acuerdo para recuperar confianza?

— En términos de cronograma de pago no, pero del mercado sí. Pero no creo que el gobierno crea que se tenga que cerrar ya, pero puede hacerlo en diciembre. Para empezar a negociar, dado el acceso extraordinario, debe haber un permiso al board para negociar previamente, pero creo que será una formalidad. Ese trámite puede demorar un poco las cosas. Seguramente la primera misión hará un punteo y llevará este pedido al board.


— ¿El crecimiento de la inestabilidad financiera local puede alterar los pedidos del FMI?

— En cuanto a la cuestión fiscal, no. Creo que se pensará en un ajuste gradual para 2021. Pero sí se pondrá más énfasis en la política monetaria, para que no sea demasiado expansiva y que se suba la tasa de interés. No creo que se ponga nada raro de inflation targeting, sino algo más flexible, pero con un pedido más taxativo en términos devaluación y de baja de retenciones. En cuanto a las reservas del Banco Central, creo que van a darle la posibilidad de que haya algo de pérdidas, porque no creo que el FMI ponga más recursos.

— ¿Podría el FMI tolerar un desdoblamiento cambiario?

— Creo que el Gobierno va a ir a un desdoblamiento temporal y ese va a ser el compromiso con el FMI: van a tener un sistema de flexibilidad cambiaria en la parte comercial y ciertos servicios y el resto lo más devaluado y flexible que se pueda. Uno puede hablar mucho tiempo sobre la ineficiencia y los permisos en términos cambiarios, pero es mejor ponerlo en términos simples, con todos los problemas que sabemos que genera el desdoblamiento. Es verdad que el staff del FMI no tiene simpatía por el desdoblamiento, pero se verá como la única opción para la Argentina; lo van a justificar por las circunstancias excepcionales del Covid; así podrían bajar algunos impuestos como el PAIS.

— ¿Pedirán reformas estructurales?

— Creo que habrá un programa de facilidades extendidas, que permite un período de repago de 5 a 10 años. Y seguramente incluirán pedidos de cambio en materia previsional, no como algo de corto plazo, sino de mediano plazo, para extender la edad de jubilación de a poco, para adelante. Sería estructural, sin impacto inmediato. Y en la parte de legislación laboral, no sé cuánto margen habrá. Además, quizás pidan que haya una reforma al sistema impositivo para que se amplíe la base, sin que se aumenten los impuestos. Sobre todo, por arriba, a los más ricos. En paralelo, el FMI apoyaría un sistema racional de ayuda a los sectores más pobres; suena raro, pero está en el ADN actual del Fondo, con programas sociales que estén bien definidos.


— ¿Cuál es la principal preocupación del Fondo sobre la Argentina?

— Está la preocupación de que la tasa de inflación no suba tanto. La otra es la cuestión fiscal. Son los dos temas que discutir.

— ¿Y el exceso de emisión monetaria que observa el staff del Fondo?

— El gobierno dirá que no hay exceso de emisión y el FMI dirá que sí. Lo bueno es que la cuestión de la deuda con el sector privado está definida y se solucionó.

— ¿Cuál será la postura de Estados Unidos en el board respecto de un nuevo acuerdo con la Argentina?

— No creo que Estados Unidos coloque demasiadas objeciones; tal vez diga que hay demasiados controles y pedirá que el gobierno abra más la economía, que puede vivir con cambio dual. En cuanto al resto de los países del Grupo de los Siete, pasará algo similar; a lo mejor los alemanes se ponen un poco más duros, igual que los holandeses, pero no creo que se trabe el acuerdo.

— ¿Estados Unidos apoyará más allá de quién gane las elecciones en noviembre?

— Si gana Biden posiblemente va a querer más dialogo y les dará más importancia a los organismos internacionales. Pero no será un cambio radical.

Fuente: Infobae

Te puede interesar