La Justicia investiga la filtración de nombres de agentes que actuaban bajo órdenes secretas de la AFI

POLÍTICA Por Gustavo Alzirac
La jueza Servini tratará de determinar si hubo negligencia en la decisión del Gobierno de enviar información clasificada a un tribunal de Lomas de Zamora que tiene una causa por espionaje ilegal abierta contra ciertos funcionarios de la administración de Macri
M5HT6RJ5BVBJ7KHLKITTLKUG7A

La jueza federal María Romilda Servini está a cargo de una causa que se abrió para determinar si hay responsabilidades penales por el envío y posterior filtración de datos clasificados remitidos por la dirección de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) a un juzgado de Lomas de Zamora que investiga la existencia de una aparato paralelo de espionaje que funciono en épocas de Mauricio Macri como Presidente de la Argentina.

Asimismo, frente al hecho propio de la filtración, en la Casa Rosada afirmaron a Infobae que no es cierto que hubo un retiro de urgencia y masivo de agentes que operaban en el exterior.

El sábado 26 de septiembre este medio reveló que habían quedado expuestos los nombres de decenas de agentes y ex agentes de la AFI a partir de la difusión de un documento que se agregó a la causa del juzgado federal de Lomas de Zamora en la que ya fueron procesados, entre otros, Gustavo Arribas y Silvia Majdalani, quienes condujeron la AFI durante los cuatro años de gobierno de Mauricio Macri.

El contenido de ese documento al que pudieron acceder las 80 partes que pueden consultar el expediente judicial sobre espionaje ilegal, comenzó a publicarse en algunos medios nacionales e internacionales. Fue por eso que la fiscal del caso, Cecilia Incardona, pidió que el documento fuera bajado del sistema judicial. Para cuando el juez Juan Pablo Augé ordenó que se retire el documento, habían circulado muchas copias.

El documento es un PDF donde fueron escaneadas las páginas del libro de protocolos de resoluciones de la AFI donde se volcaron todas las decisiones administrativas tomadas entre diciembre de 2015 y enero de 2019. Y allí quedaron expuestos los nombres de agentes de varias administraciones. Los que llegaron con el gobierno macrista y los que dejaron las oficinas de la AFI y habían ingresado durante el gobierno de Cristina Kirchner. Y también de aquellos que hicieron trámites de jubilación y habían ingresado durante otros gobiernos. La identidad de las agentes que pidieron licencia por embarazo también quedó revelada. Los nombres de los agentes de la AFI destinados en el exterior también quedaron al descubierto.

Según pudo confirmar Infobae en fuentes de la AFI, los traslados de los agentes que revistan en el exterior se pidieron mucho antes de la filtración sucedida en septiembre pasado cuando el documento se subió a la página pública de la causa por espionaje. Según fuentes de inteligencia es aconsejable que los agentes no pasen más de cuatro años en un destino en el exterior. Varios de los argentinos llevaban más tiempo en los destinos. Caamaño convocó a la Argentina a 11 agentes que revistaban en destinos en América y a tres que estaban destinados en Europa.

Por ejemplo el agente destinado en El Líbano, capital de Beirut fue convocado a Buenos Aires el 29 de junio de 2020 mediante una nota enviada por Caamaño al ministro de Relaciones Exteriores Felipe Solá. El agente M.H.R. estaba asignado en El Líbano desde hace muchos años y había establecido una familia en el lugar ya regresó al país.

El pedido de regreso se hace a través de la Cancillería porque los delegados de la AFI (antes de la SIDE) tienen estatus diplomático y son conocidos en los países donde revistan. Para que vuelvan al país tienen 45 días de plazo. Los trámites de regreso de todos los convocados -que se hacen a través de Cancillería- por Caamaño se retrasaron por la pandemia y solo uno han concluido aún.

Los nombres de los sucesores también están circulando en ámbitos vinculados con la inteligencia. Para la delegación en Madrid suena del de un amigo del presidente Alberto Fernández. Para la de Asunción en Paraguay el del hijo de un dirigente peronista que fue gobernador de su provincia. Y para reemplazar al agente en El Líbano se barajó el nombre de un analista internacional especializado en Oriente Medio cuyo nombre fue vetado por la Cancillería.

A raíz de la filtración del documento en el que quedaron expuestas las identidades de decenas de agentes se realizaron dos denuncias judiciales. Una de ellas fue hecha por cuatro agentes cuyos nombres fueron expuestos. Esa causa le tocó al juzgado de María Servini con la intervención del fiscal Eduardo Taiano quien impulsó la investigación. La jueza Servini hizo un pedido de información al juzgado de Lomas de Zamora para saber si hubo sumario administrativo por el hecho denunciado y cómo fue el proceso para que se subiera al sistema el documento.

Caamaño también hizo una denuncia que le tocó a la jueza María Eugenia Capuchetti con intervención del fiscal Carlos Stornelli. En esa denuncia no se acusa a la fiscalía de Incardona de haber hecho público un documento reservado pero se lo sugiere. Según confirmaron fuentes judiciales Capuchetti envió la denuncia para que se acumule en el juzgado de Servini.

Con información de www.infobae.com

Te puede interesar