Empezó el reclutamiento de los cibermanifestantes para el acto del 17 de octubre en la CGT: ¿asistirá Cristina Kirchner?

POLÍTICA Por Gustavo Alzirac
El festejo por el Día de la Lealtad Peronista era criticado por el kirchnerismo duro, pero sus representantes se sumaron al comité organizador. Alberto Fernández será el único orador. Cómo será la celebración virtual de los 75 años del peronismo
EU5IPM7DNZGAJC3DL3JIDGW7I4

Exactamente dentro de una semana, el peronismo celebrará los 75 años del 17 de octubre de 1945 de manera virtual, con Alberto Fernández en la sede de la CGT y cientos, miles o millones de concurrentes que podrán seguirlo desde una plataforma digital. Un festejo tan inédito como las incipientes tensiones que rodearon a su organización: desde el kirchnerismo duro se interpretó que, con ese acto, la central obrera y algunos sectores del PJ querían rodear al Presidente para enfrentar a Cristina Kirchner.

Esa visión fue explicitada por el periodista Horacio Verbitsky (“es la idea deforme de un 17 de octubre virtual para blindar a Farrell contra Perón”, opinó) y el escritor Mempo Giardinelli (“una mesa en la CGT con Alberto rodeado de burócratas -algunos habrán cenado la noche anterior con patrones gorilas- y sin CFK sería grotesca y negativa por más tecnología de que se disponga”).

Esa interpretación no era tan descabellada: en la reunión que mantuvieron en la Quinta de Olivos el 10 de septiembre pasado, seis dirigentes de la CGT le pidieron al Presidente que “el peronismo tuviera más espacio en el Gobierno”, en referencia a los gobernadores, los intendentes y los propios sindicalistas. “Es una gestión políticamente descompensada”, advirtieron en alusión a los avances del cristinismo en el armado de las grillas de funcionarios y, sobre todo, de las medidas que se adoptan.

De allí surgió la idea de la cúpula cegetista de efectuar el acto en la sede de Azopardo 802, con el aval del primer mandatario. En esos días, la dirigencia gremial insinuaba en privado que se proponían “blindar” al Presidente ante su vicepresidenta, una idea que se complementaba con la iniciativa de algunos gobernadores y referentes partidarios de ofrecerle a Alberto Fernández la presidencia del PJ.

Es más: en la CGT había importantes dirigentes que, siempre en la intimidad, advertían que ellos no iban a invitar a Cristina Kirchner a la celebración del 17 de octubre. “Si quiere, que la invite el Presidente”, bramaban.

Son muy antiguas y profundas las diferencias entre la vicepresidenta y el sector que conduce la CGT: para Cristina Kirchner, algunos de esos sindicalistas estuvieron comprometidos con el menemismo y mantienen lazos demasiados estrechos con el empresariado; para la cúpula de la central obrera, por su parte, ella “no es peronista” y opera para desalojarlos de sus puestos y ubicar como líder allí a un archienemigo como el camionero Pablo Moyano. Para colmo, la responsabilizan por la decisión del kirchnerismo impedir un homenaje a José Ignacio Rucci en la Legislatura bonaerense.

Sin embargo, la sensación de una suerte de acto de bautismo del albertismo como corriente interna para frenar a Cristina Kirchner se diluyó esta semana: a la comisión organizadora del festejo en la CGT se sumó por primera vez el kirchnerismo. Hasta ahora, allí estaban dirigentes de la CGT, de la Jefatura de Gabinete de la Secretaría General de la Presidencia, del Frente Renovador, de los intendentes bonaerenses y de los movimientos sociales.

En sintonía con esa presencia K, los mismos dirigentes que advertían que no iban a invitar a la vicepresidenta ahora cambiaron el discurso: “Cristina tiene las puertas de la CGT abiertas”, dijeron a Infobae con un tono casi angelical.

¿Concurrirá Cristina Kirchner a Azopardo 802? Nadie lo confirma ni lo desmiente. Al acto del sábado próximo asistirán de manera presencial sólo 25 personas, pese a que el salón Felipe Vallese, en el primer piso del histórico edificio, hay 300 butacas. Los que estarán de cuerpo presente serán, además del Presidente (el único orador), los miembros de la mesa chica de la CGT, algunos gobernadores y algunos de los 21 ministros del gabinete nacional. El resto lo seguirá de manera virtual desde el sitio 75octubres.ar.

Si bien la mayoría de los gobernadores e intendentes del PJ se conectarán por Zoom, los organizadores del acto terminaron aceptando que en algunos distritos se realicen caravanas de autos o movilizaciones reducidas y con distancia social para participar de manera real.

Lo mismo harán algunos sindicatos, que prefieren mostrarse de alguna forma y no desde una plataforma “que permite llevar adelante la movilización en el espacio virtual”, como se explica en el sitio que fue creado por la productora de Javier Grosman, quien desarrolló el proyecto de Tecnópolis, en Villa Martelli, y estuvo a cargo de las grandes puestas en escena del kirchnerismo, como los espectáculos por el Bicentenario y la despedida del poder de la ex presidenta, en diciembre de 2015.

Grosman y su equipo idearon una aplicación para manifestaciones virtuales, Virtualmov.com, que se usó por primera vez en abril pasado durante la celebración de los 50 años del Día de la Tierra y que permitió a miles de personas presenciar en cualquier parte del mundo el evento organizado por Earth Day Network en la plaza Lafayette, frente a la Casa Blanca, en la ciudad de Washington.

El sitio, por ahora, sólo tiene como contenidos una cuenta regresiva en tiempo real y las respuestas a unas “preguntas frecuentes” sobre la iniciativa. Allí se aclara, por ejemplo, que la celebración peronista se puede seguir dentro de la página y no desde ninguna aplicación: “Simplemente dentro de la página clickeás INGRESAR y seguís las instrucciones”.

“¿Cómo es la movilización?”, es otra pregunta. “Es a través de una plataforma que permite llevar adelante la movilización en el espacio virtual -se afirma en el sitio-. Todos estaremos bajo la misma consigna, en un mismo lugar para compartir un evento histórico”.

Con respecto al funcionamiento, en 75octubres “se ingresa completando algunos datos básicos y eligiendo un avatar, que es la figura que te va a representar en la movilización. Luego comienza la experiencia ocupando un lugar en el plano que geolocaliza la movilización. Allí podrás acceder a material diseñado especialmente para el evento mientras comienza la transmisión del mismo”.

Se aclara, además, que es gratis (“no hay que pagar nada para ingresar ni ver el evento”) y que para participar “no tendrás que dejar ninguna información personal para ser parte de una movilización”.

Los organizadores del acto también informan que “no hay límites” en materia de participantes: “Cien, mil o millones de personas pueden conectarse en simultáneo, en tiempo real y participar de la movilización -se sostiene en el sitio-. La plataforma incluye un contador de participantes en vivo que permite monitorear el ingreso de los usuarios”.

Señalan, por último, que la gente “se puede movilizar con cualquier dispositivo: computadora de escritorio, tableta, celular o SmartTV”. Ahora, sólo falta que comience la difusión de esta movida peronista que terminó unificando a casi todos los sectores del movimiento fundado hace 75 años.

La campaña en las redes sociales para reclutar cibermanifestantes ha tenido, hasta ahora, resultados módicos: en Facebook sólo hubo 4099 personas que dijeron que les gustaba la página 75octubres y 4239 que la siguieron; en Instagram, apenas 6628 seguidores, y en Twitter, 7032 seguidores (entre los cuales figura, curiosamente, la Organización de Trabajadores del PRO).

Otra de las sorpresas de este 17 de octubre del siglo XXI (virtual y en pandemia), que llegará sin la militancia en la calle, choripanes ni bombos. Ni Perón lo hubiera imaginado.

Con información de www.infobae.com sobre una nota de Ricardo Carpena

Te puede interesar