Alberto Fernández se reunió con Sergio Massa para planificar la agenda política tras las críticas de Cristina Kirchner

POLÍTICA Por Heretz Nivel
Se trató de un almuerzo servido en el primer piso de Balcarce 50. También participó el ministro de Defensa, Agustín Rossi, muy cercano a la Vicepresidenta
TCJYEZK7CG3A6CSOGZLSRQC3CU

En un día de homenajes a Néstor Kirchner y fuertes gestos políticos, Alberto Fernández almorzó con el titular de la Cámara de Diputados, Sergio Massa y el ministro de Defensa, Agustín Rossi, con quienes analizó la carta de Cristina Kirchner y su impacto adentro y afuera del Gobierno.

Apenas 24 horas después de la carta que publicó la vicepresidenta por los 10 años de la muerte de Néstor Kirchner, el Presidente evaluó esa misiva como una señal de respaldo. Aunque también respondió a esa misma carta con gestos de peso político con una caminata antes del acto de homenaje a Néstor Kirchner acompañado por dos referentes del oficialismo que Cristina Kirchner señaló en tono crítico: Massa y la secretaria Legal y Técnica, Vilma Ibarra.

Rossi, que siempre respondió a CFK, había ido por otro asuntos institucionales y se sumó al cónclave. Los tres coincidieron en afirmar que, a partir de ahora, empezó una nueva etapa en el Frente de Todos.

En la lectura de la carta de Cristina Kirchner, tanto el Presidente como Rossi y Massa coincidieron en que sirvió para terminar con la idea del doble comando en el Gobierno. Es que la Vicepresidenta atemperó su influencia sobre el gobierno nacional: “El sistema de decisión en el Poder Ejecutivo hace imposible que no sea el Presidente el que tome las decisiones de gobierno”.

Alberto Fernández, Rossi y Massa también mencionaron el pasaje referido a los “funcionarios y funcionarias que no funcionan”. A los tres, que conocen la intimidad del poder y sus juegos infinitos, no les llamó la atención la estocada de la presidenta del Senado.

En este contexto de críticas veladas, Alberto Fernández hizo un ampuloso gesto de apoyo a Massa cuando lo invitó a almorzar.

“A nosotros nunca nos movió el rencor ni la venganza. Al contrario, la responsabilidad histórica y el deber político para con el pueblo y la Patria guiaron todas y cada una de nuestras decisiones y acciones. No hay demostración más cabal de ello que haber decidido con el volumen de nuestra representación popular resignar la primera magistratura para construir un frente político con quienes no sólo criticaron duramente nuestros años de gestión sino que hasta prometieron cárcel a los kirchneristas en actos públicos o escribieron y publicaron libros en mi contra. Deberán esforzarse mucho para encontrar en la historia argentina ejemplos similares”, dijo la Vicepresidente en obvia referencia al diputado nacional.

No son pocos en el Frente de Todos los que recordaron cuando Cristina Kirchner cumplía su segundo mandato y Massa e Ibarra cuestionaron su gobierno y su mirada sobre el poder. El titular de Diputados prometió su encarcelamiento y la secretaria de Legal y Técnica escribió un libro que objetaba duramente la forma de manejar el poder de la ex presidenta. Al parecer, Cristina Kirchner nunca se olvidó de esos desaires.

Además de repasar la carta de la Vicepresidenta, en el almuerzo de la Casa Rosada se habló de la necesidad de que haya un llamado al diálogo amplio con opositores, empresarios, movimientos sociales y gremios. Esto es lo mismo que pidió Cristina Kirchner en su carta para hacer frente a los vaivenes del dólar y la crisis económica.

No sólo esto. Hubo un compromiso de Massa de aprobar en noviembre la ley de creación del Consejo Económico y Social que había impulsado Alberto Fernández al inicio de su mandato y que la pandemia de COVID-19 postergó hasta ahora.

Desde esta perspectiva, se analizó la idea de empezar a fomentar una convocatoria al diálogo bajo el paraguas del Consejo Económico y Social. El Presidente coincide con su vice en que en este momento de crisis mundial y debacle de la economía argentina se necesitará de un fuerte respaldo del empresariado, los gremios y la oposición para poder gobernar sin sobresaltos.

Además, en el almuerzo en el primer piso de la Casa Rosada el Presidente y Massa repasaron los detalles del proyecto de presupuesto 2021 que se tratará mañana en la Cámara de Diputados y que el oficialismo quiere aprobar cuanto antes para dar un gesto al FMI y los inversores extranjeros en medio de las negociaciones por la deuda.

Se mencionó la necesidad de que esa iniciativa se logre con el apoyo del mayor conjunto de la oposición a pesar de que Juntos por el Cambio ya adelantó que no la avalarán.

Con información de www.infobae.com

Te puede interesar