Sin posibilidades de introducir más cambios, el Frente de Todos quiere votar el Presupuesto 2021 antes de que llegue la próxima misión del FMI

POLÍTICA Por Analia Argento*
Las negociaciones se hicieron en paralelo entre ambas cámaras y algunos gobernadores. Se anticipa un debate exprés
FTYOGJCI3FE7JOYTYZABB7I62Y

La oposición en el Senado da por hecho que el oficialismo podrá aprobar el Presupuesto 2021 sin ninguna dificultad y da por perdida la batalla sobre eventuales cambios. Aún así y en línea con la estrategia desplegada en Diputados, en Juntos por el Cambio discutirán los planteos de fondo de un proyecto que consideran que “no es realista”. La abstención será la manera de ayudar a la gobernabilidad, sostienen, tal como acordó el frente opositor. En ese marco, el Frente de Todos apurará el tratamiento del proyecto para votarlo antes de que llegue la segunda misión del Fondo Monetario Internacional (FMI), una señal en el tramo final de la renegociación que encara el ministro de Economía Martín Guzmán. El funcionario busca mostrar el camino de la recuperación económica post crisis y post pandemia.

La media sanción del Presupuesto 2021 votada tras 19 horas de debate y el plus de la discusión que se dio en particular ya fue girada al Senado donde comenzará la discusión en comisión el próximo martes por la tarde. El oficialismo no quiere extender demasiado el tratamiento, aunque con la presencia de Martín Lousteau y Esteban Bullrich en la comisión de Presupuesto y Hacienda que preside el cordobés Carlos Caserio la discusión técnica y política está garantizada.

El Frente de Todos no aceptará cambios para que la ley no vuelva a Diputados y quede sancionada antes de mediados de noviembre. Eso fue lo que motivó las negociaciones de último momento y las modificaciones que se hicieron durante la sesión en la Cámara baja. Uno de los cambios, polémico, fue concedido para garantizar los votos del Frente de la Concordia Misionero: la creación de zonas francas en Misiones, una provincia que reclamaba por las desventajas comerciales que representa un territorio con 90% de frontera con Brasil y Paraguay. Hasta el PRO votó en particular a favor y en un hecho inédito saltaron la grieta y coincidieron en el voto a favor adversarios como el kirchnerista Héctor 'Cacho’ Bárbaro y Alfredo Schiavoni, hermano del senador Humberto Schiavoni que preside en la Cámara alta el bloque macrista.

Aún cuando el tema había sido acordado con el radical misionero Luis Pastori, vicepresidente de la comisión de Presupuesto y Hacienda, el presidente de la Coalición Cívica, Maximiliano Ferraro, advirtió que el artículo sería inconstitucional ya que el Poder Legislativo estaría delegando facultades propias al Poder Ejecutivo. En la madrugada del jueves se generaron diferencias en esa bancada opositora a tal punto que el jefe del interbloque, Mario Negri, habló en respaldo de Pastori y lo mismo hizo Sergio Massa desde la presidencia de la Cámara. “Hizo un gran trabajo Pastori como Luciano Laspina y como Carlos Heller. No queremos ventilar internas”, minimizó Massa, intentando salvar diferencias propias de cada distrito y evitar peleas en una sesión que transcurrió sin sobresaltos.

El chubutense Gustavo Menna, también radical, propuso un cambio para que además de las zonas aduaneras en Misiones se habilitara a las 19 provincias limítrofes a tener el mismo beneficio. El artículo había generado incluso malestar entre gobernadores del oficialismo como el formoseño Gildo Insfrán y el chaqueño Jorge Capitanich. Tras un breve intercambio, la propuesta de Menna fue aceptada pero el planteo de inconstitucionalidad quedó pendiente y probablemente se traslade al Senado de la Nación. Sin embargo en el oficialismo citaron el artículo 601 del Código Aduanero que habilita la creación de áreas especiales mediante una ley. “Es lo que se votó”, afirman desde el Frente de Todos y aclararon que sólo se delega la delimitación geográfica.

El proyecto tiene varios cuestionamientos de la oposición, que no cree que a fin del año próximo el dólar esté a $102, que descree de las proyecciones de recaudación y del pronóstico de crecimiento. Sin embargo, el oficialismo ya avisó en Diputados -la cámara más difícil porque el Frente de Todos no tiene ni quórum ni mayoría propios- que no haría concesiones conceptuales. Tampoco necesita negociar en el Senado, donde tiene el número necesario y lo supera.

La proyecciones que figuran en la media sanción señalan un crecimiento para 2021 del 5,5% del PBI, un déficit fiscal primario del 4,5%, un déficit financiero de 6% y una inflación del 29%. No incluye ni asignaciones en concepto de ATP ni tampoco la IFE, cuyo cuarto pago aún no se definió. No hay asignadas partidas especiales para la pandemia. La razón, explicó Heller, presidente de la comisión de Presupuesto, es que los mayores gastos de equipamiento ya se hicieron durante los últimos siete meses. En caso de que haya necesidad, avisó que habrá reasignaciones de partidas.

Quien no habló en la sesión fue Máximo Kirchner, silencio que varias fuentes consultadas atribuyen a que a la misma hora en que estaban previstos los discursos de cierre la Policía Bonaerense desalojaba el predio tomado en Guernica. Cerca de él aseguran que prefirió no hablar para terminar antes la votación.

Las negociaciones para llegar a un tratamiento rápido en el Senado se dieron en paralelo en ambas cámaras. Hubo intercambios entre diputados de Juntos por el Cambio y Lousteau, la voz más fuerte en la materia en el Senado. También los senadores del Frente de Todos fueron invitados a las reuniones que vía Zoom mantuvieron los diputados del oficialismo con los funcionarios del Ministerio de Economía. En las semanas previas, Massa conversó y acordó con varios gobernadores y con los distintos bloques y junto a Heller, como presidente de la comisión de Presupuesto, elevaron sus planteos y listas de pedidos. Hicieron lo propio el presidente de la comisión de Presupuesto y Hacienda del Senado, el cordobés Caserio y el jefe del bloque oficialista, el senador José Mayans que participaron de las mismas reuniones vía Zoom.

Resultado de esos diálogos fueron la abstención de 90 diputados de la principal oposición y los seis votos a favor de los riojanos, correntinos y jujeños. Incluso el diputado de La Rioja Felipe Álvarez anunció ayer que formaba un bloque aparte. Fue uno de los que votó a favor en general después de que La Rioja consiguiera una partida especial y que se consensuara que de esos fondos $250 millones irán directamente a la intendenta radical Inés Brizuela y Doria.

En Diputados Juntos por el Cambio se abstuvo en general, pero se aceptó que por intereses particulares algunos diputados votaran a favor una serie de artículos en beneficio de las economías regionales. Aún así 13 diputados, entre ellos Paula Oliveto de la Coalición Cívica, votaron en contra junto con Romina del Plá y Nicolás del Caño, de la izquierda.

La abstención de la principal bancada opositora fue un guiño a favor y la manera de superar en forma exitosa las dificultades en ese recinto donde, como se vio, no toda la oposición compartió la decisión.

Si existiera la posibilidad de contar con el voto afirmativo de Juntos por el Cambio, distinta sería la agenda, dijeron algunos voceros oficialistas a Infobae. Pero como no hay chances de cambios ni de acuerdo, el debate no duraría más de una semana o semana y media.

Para el próximo martes ya fueron invitados funcionarios del Ministerio de Economía y Carlos Macón, director de la Oficina de Presupuesto del Congreso, un organismo desconcentrado que elaboró varios informes, algunos de los cuales fueron presentados en Diputados. La sesión para aprobar la ley probablemente tenga lugar alrededor del 12 de noviembre, apenas unos días antes de la llegada del FMI.

* Para www.infobae.com

Te puede interesar