Trump aventaja a Biden en los estados decisivos tras reventar las encuestas

INTERNACIONALES Por AGUSTÍN DE GRADO
Donald Trump ha reventado las encuestas de las elecciones presidenciales en EEUU y a esta hora avanza con el viento a favor en el escrutinio de los grandes estados clave que resolverán unos comicios de interés planetario
RCVFXQBCC5FDVLPQK2OTRRLF6E

Lo ha vuelto a hacer. Donald Trump ha reventado las encuestas de las elecciones presidenciales en EEUU y a esta hora avanza con el viento a favor en el escrutinio de los grandes estados clave que resolverán unos comicios de interés planetario: Pensilvania, Michigan, Wisconsin y Carolina del Norte. De los feudos que conquistó hace cuatro años, el candidato republicano retrocede en Arizona y Georgia, derrotas que se podría permitir si el republicano termina imponiéndose en el resto de las plazas que las encuestas habían avanzado como decisivas para su reelección o el triunfo de Joe Biden.

Llegó a la cita con las urnas por detrás en todos los estudios demoscópicos, con su rival a mayor distancia de la que siempre tuvo a Hillary Clinton. Pero Trump está peleando la larga noche electoral con mayor fortaleza de la que presumían los sondeos, para sorpresa otra vez del mundo entero que lo venía desahuciado de la Casa Blanca tras el daño económico de la pandemia del Covid y su polémica gestión.

Las opciones de Donald Trump pasaban por el triunfo en Florida y sus 29 votos electorales, la primera gran batalla de la noche. En 2016 había derrotado a Hillary Clinton por apenas un punto (49,02% frente a 47,82%). Cuatro años después ha multiplicado esta ventaja por cuatro, gracias a la fortaleza del candidato republicano entre la comunidad latina y los jubilados que se trasladan a la tierra del sol para disfrutar de los últimos años de vida.

 
 
El triunfo en Florida ha dado alas a la noche electoral de Trump. Ha conservado la poderosa Texas (38 votos electorales) con menos respaldo que hace cuatro años, no ha flojeado en el Sur profundo y está combatiendo por conquistar el denominado cinturón del óxido, esa colección de estados del Medio Oeste castigados por la crisis industrial (Wisconsin, Michigan, Ohio y Pensilvania) que reparten en conjunto 64 delegados electorales. Sobre ellos levantó la sorprendente victoria de 2016 y allí está peleando Trump los escrutinios para mantener las opciones de su reelección.

Sin esperar al final de los recuentos, Biden ha comparecido en público ante sus seguidores para proclamar su confianza en un triunfo que, en su opinión, terminará confirmándose en las próximas horas. «Mantengan la fe porque vamos a ganar», ha dicho el aspirante demócrata. Apenas dos minutos después, a través de Twitter, el republicano ha acusado a su adversario de «querer robar las elecciones». La realidad es que, a esta hora, Trump se ha impuesto o aventaja al candidato demócrata en todos los estados sobre los que construyó su victoria en 2016, salvo Arizona.

 
Trump ha asegurado la victoria en Ohio, el termómetro político de EEUU. Desde 1960, quien gana en Ohio termina siendo presidente al final de la noche electoral y Trump lo ha hecho, como hizo cuatro años atrás. Además, aventaja por 4 puntos a Biden en Wisconsin con más del 75% escrutado, por 9 en Michigan con cerca del 60% de los votos recontados y por 15 en Pensilvania, la joya de la corona con sus 20 delegados electorales en disputa. El problema para Trump, que en estos tres estados aún está por escrutar el voto por correo, mayoritariamente a favor de los demócratas, como se ha puesto de manifiesto durante toda la noche.

No obstante, Trump tendrá asegurados los 270 delegados que garantizan la reelección si, además de ceder Arizona, cae en uno de los otros estados con el resultado aún abierto: Pensilvania, Wisconsin, Michigan, Carolina del Norte y Georgia.

Por  AGUSTÍN DE GRADO para OKDIARIO de España

Te puede interesar