Se viene el "bono Pimco" en dólares: ¿servirá para bajar al "contado con liqui"?

ECONOMÍA Por Candelaria de la Sota*
Los analistas creen que el nuevo título por u$s750 que se emitirá el lunes será un éxito en términos de demanda. Qué efecto prevén sobre las cotizaciones
506434

El mercado confía en que la licitación del lunes y martes de bonos en dólares será un éxito, que habrá muchos interesados en comprar esos títulos en moneda extranjera y ayudará al Gobierno a reforzar su estrategia de llevar calma al mercado cambiario.

Sin embargo, no necesariamente creen que el éxito de la esta licitación pueda incidir de manera directa en el precio del dólar contado con liquidación (CCL), que era uno de los objetivos originales de esta subasta en la cual el Gobierno pondrá en juego 750 millones de dólares. 

Así, aunque todos consideran que será exitosa en términos de demanda y hasta se animan a pronosticar que tal vez Economía tenga que realizar una segunda subasta similar a esta antes de fin de año, algunos analistas consideran que la estrategia que aplicó el ministro Martín Guzmán para bajar el precio de los dólares bursátiles y el blue, ya estaría tocando su límite en materia de resultados. Y, en este sentido, sostienen que la licitación que se realizará lunes y martes de la semana próxima, tendría un impacto mínimo en este terreno.

"Creo que la licitación de bonos que se hará el 9 y el 10 de noviembre próximos será exitosa por la gran cantidad de ofertas que el Gobierno recibirá, pero no creo que por eso el dólar contado con liquidación vaya a bajar 20 pesos en un día", advirtió Leonardo Chialva, analista de Delphos Investment. 

Y precisó: "Me parece que ya estamos llegando a una especie de piso del dólar MEP que, a su vez, le pone un piso al CCL, lo que está relacionado también con el piso del dólar solidario. Gran parte de la baja que se tenía que dar, ya se ha logrado, digamos que casi lo máximo que se podía".

Se refería a que el dólar CCL bajó en los últimos 14 días de manera contundente: el 22 de octubre pasado marcó el récord al cotizar $181 y este jueves se ubicó en $146,87, lo que significa que perdió $35 pesos en sólo dos semanas. Este mismo comportamiento tuvo también el dólar blue, que pasó de $195 el 23 de octubre (día que marcó su precio máximo) a cotizar $157 en las últimas horas, una baja de $38 pesos. 

Tal vez estas caídas tan contundentes son las que llevaron a algunos analistas a inferir que tal vez ya no haya margen para más bajas. Cabe recordar que, para conseguir que tanto el dólar CCL como el blue bajaran, Guzmán puso en marcha una combinación de medidas: desde pedirle a las ALyCs que no operaran dólar MEP ni CCL hasta ofrecer alternativas de inversión en pesos a través de las licitaciones de títulos que se ajustan por dólar linked o las colocaciones de letras que se rigen por la tasa de referencia del Banco Central, como comenzó a hacer esta semana.

Además, envió al mercado señales de fiscales y monetarias, como devolverle al Central parte de los adelantos transitorios que éste le facilitó, evitando que la emisión continúe creciendo.

De todas maneras, la licitación de bonos en dólares que se realizará los próximos lunes y martes, ya estaba definida de antemano.

"Esa licitación viene a cumplir lo que se le prometió a los fondos Pimco y Templeton", recordó el analista financiero Christian Buteler. Se refería a que la decisión de poner en marcha esta colocación de deuda en dólares, fue algo que el propio Guzmán resolvió cuando el CCL se disparaba y se temía que la intención de estos fondos que quedaron atrapados en pesos en el país pudiera disparar el precio de ese dólar si buscaban salir por esa vía.

Buteler pronosticó que "la licitación de este título en dólares tendrá una demanda muy alta, y desde ese punto de vista se podrá considerar que será muy exitosa", pero no se mostró muy confiado a la hora de pronosticar si esto impactará directamente en el precio del dólar. "Aún estamos en un contexto de debilidad y complicaciones, eso no hay que dejarlo de lado", señaló.

Por su parte, Federico Broggi, jefe de research de IEB, también consideró que la licitación de comienzos de semana será "un verdadero éxito en cuanto a la demanda de este instrumento", no se mostró muy confiado de que esto efectivamente sirva para bajar el dólar de manera directa. "Hay que ver cuánto despejan", señaló. Pero se animó a pronosticar que "lo más probable es que, si es tan exitosa como se piensa, tengan a convocar a otra más pronto, seguramente en diciembre". 

Cumpliendo la promesa con el mercado

Un posible segundo tramo de otros 750 millones en diciembre le permitiría a Guzmán cumplir con lo que se había comprometido hace tiempo, cuando planeó hacer tres licitaciones de 500 millones de dólares cada una, una en agosto, otra en septiembre y la última en diciembre. Las primeras dos no ocurrieron, y por eso ahora se realizará esta primera de 750 millones y lo más probable es que una segunda tenga lugar en diciembre antes de que termine el año.

Si bien desde la Secretaría de Finanzas aclararon que esta licitación no está dirigida exclusivamente a los fondos como Pimco y Templeton, que llegaron durante la gestión de Mauricio Macri y luego quedaron atrapados en el país sin poder salir en su moneda original, lo cierto es que el principal objetivo de esta subasta es permitir que esos fondos salgan del país sin tener que pasar por el mercado del dólar CCL, para no correr el riesgo de que una mayor demanda de este tipo de dólar bursátil dispare su precio. 

"La verdad es que, en un contexto como el actual, este tipo de medidas pueden resultar muy útiles", señaló Chialva. "Porque si le permiten al Gobierno sacar a los fondos que vinieron de afuera y que, cada vez que había una baja, te presionaban a la suba, eso sólo ya genera un gran alivio", agregó.

De todas maneras, el analista del Delphos Investment consideró que lo más importante que hizo el Gobierno en las últimas dos semanas fue "tratar de llevar más certidumbre en lo fiscal-monetario". Y consideró que eso "es lo que ha servido más para calmar una poco la situación".

Sin embargo, advirtió que "la clave estará en los próximos meses en el cumplimiento de esta cuasi-restricción fiscal que se ha auto-impuesto Guzmán y en ver cómo efectivamente se puede llevar a cabo". 

En noviembre y diciembre, eso parece más sencillo de cumplir, ya que la gente y las empresas necesitarán tener pesos y eso hará que se descomprima la presión sobre el dólar. Todos los analistas coinciden en que esta suerte de "tranquilidad cambiaria" durará hasta el 5 o 6 de enero de 2021. Allí es donde comenzará a jugarse el partido de lo fiscal-monetario para el año que viene.

Y entonces se verá cuál es la estrategia que el Gobierno planea aplicar cuando el dólar vuelva a ser demandado y aún falten un par de meses para el ingreso de la cosecha gruesa. Pero eso, ya es en 2021.

* Para www.iprofesional.com

Te puede interesar