Caso Dolinsky: condenado pero con prerrogativas de rico

JUDICIALES Por Agencia de Noticias del Interior
Lo condenaron a 15 años de prisión domiciliaria y sin pulsera electrónica al empresario acusado de abusar de una niña. La condena fue dispuesta por los jueces Sergio Carraro, Rodolfo Mingarini y Rosana Carrara.
SM-tribunales-santa-fe-02112020

El empresario Alberto Dolinsky fue condenado por unanimidad este martes a cumplir la pena de 15 años de prisión domiciliaria y sin pulsera electrónica. El tribunal pluripersonal integrado por los jueces Sergio Carraro, Rodolfo Mingarini y Rosana Carrara lo encontró coautor del delito de abuso sexual gravemente ultrajante por ser cometido por dos personas. Además, le atribuyeron el delito de promoción a la corrupción de menores agravado por ser en perjuicio de una persona menor de trece años de edad. La condena se dio a conocer este martes en una audiencia de la que Dolinsky y sus defensores participaron de manera virtual.

El empresario Alberto Dolinsky fue condenado por unanimidad este martes a cumplir la pena de 15 años de prisión domiciliaria y sin pulsera electrónica. El tribunal pluripersonal integrado por los jueces Sergio Carraro, Rodolfo Mingarini y Rosana Carrara lo encontró coautor del delito de abuso sexual gravemente ultrajante por ser cometido por dos personas. Además, le atribuyeron el delito de promoción a la corrupción de menores agravado por ser en perjuicio de una persona menor de trece años de edad. La condena se dio a conocer este martes en una audiencia de la que Dolinsky y sus defensores participaron de manera virtual.

Los hechos
El abuso ocurrió el 2 de enero del 2014 en un hotel del centro de Santa Fe donde el imputado reside. En base a una cámara gesell, la pesquisa pudo establecer cómo habrían sucedido los hechos y qué responsabilidad tendría el propio acusado.

 En su acusación, la Fiscalía sostuvo que la víctima, que para ese momento tenía 11 años, fue obligada a tomar whisky en el baño de la habitación del hotel y luego fue abusada. No obstante, también presenció el momento en que Dolinsky mantuvo relaciones sexuales con una mujer de nacionalidad brasileña.

 “El acusado formaba parte del círculo más íntimo de confianza del padre de la víctima; había asumido –junto a la mujer extranjera– un deber de cuidado en relación a la niña; aprovechó la vulnerabilidad de la menor; la colocó en un total estado de indefensión y la expuso a un sinnúmero de riesgos físicos y psíquicos”, sostuvo la fiscal mediante el comunicado difundido.

“Además, los motivos por los que delinquió no pueden ser justificados en razones altruistas o de necesidades económicas extremas, ni dirigidos a la protección de un bien jurídico, sino más bien que implican un acto claro de pedofilia”, agregó.

 La fiscal hizo hincapié en que los delitos contra la integridad sexual “son de los más aberrantes que se pueden cometer contra una persona, en especial cuando las víctimas son niños y niñas”. En tal sentido, agregó que “no sólo por los derechos que se vulneran, sino también por lo traumático que resultan estas acciones y las consecuencias que producen o podrían producir a lo largo de la vida de una persona”.

 La investigación de la fiscal incluyó a la mujer de nacionalidad brasilera, que también estaba al cuidado de la niña y que fue citada a audiencia imputativa a principios de 2018. “Esta mujer pidió una prórroga pero cumplido este plazo, al no presentarse ante la justicia se declaró su rebeldía y se pidió captura internacional”, manifestó Del Río Ayala y añadió que “la mujer fue detenida por Interpol en Brasil el 20 de julio de 2018, y su situación procesal tramitará ante la Justicia del vecino país”.

Fuente: Aire de Santa Fe

Te puede interesar