VENTA ONLINE: SOLUCIONES Y PROBLEMAS

OPINIÓN Por Isaías ABRUTZKY / Especial para Tiempo de Santa Fe
“Bezos, el terror del retail allí donde se mete. Abre una farmacia online y Walgreens cae casi 10% en un día. Justo es decir que la acción cayó más del 50% los últimos 5 años”
5fb3f18430b41__822x460

Isaías ABRUTZKY / Especial para Tiempo de Santa Fe 

La frase -publicada en Facebook- pertenece a Gustavo Hernández Baratta, un experto en informática y cripto monedas, y muestra una realidad que invita a la reflexión.  

El comercio electrónico venía ya ganando terreno, y la pandemia lo catapultó. El gráfico que muestra la evolución, en un año, del valor de las acciones de la segunda cadena minorista de farmacias de los Estados Unidos, que contaba con 9277 tiendas (al 31 de agosto de 2019) y las empresas de venta online Amazon y Mercado Libre, es más que elocuente. Mientras los papeles de la farmacia cayeron 30%, los de la empresa de Jeff  Bezos subieron 80% y las de la “local” de Marcos Galperin 138%

WBA_YahooFinanceChart


Desde el punto de vista económico, la venta online es sin duda un monumental avance. Claro está que cada reacomodamiento social tiene también efectos no deseados. Y habrá que tenerlos en cuenta. Por una parte, el beneficio de la aplicación de la tecnología al comercio minorista deja afuera a una importante porción de la ciudadanía: gente que no tiene domicilio para recibir los envíos y/o no dispone de los medios de hacer la transacción. Por otra, también excluye a una masa de empresarios y empleados de los comercios tradicionales.

Bal Harbor* seguirá existiendo, pero será, con algunos otros sitios de comercio, marginal. Otra consecuencia poco deseable en circunstancias normales (aunque beneficiosa en el caso de la pandemia) es el aislamiento de las personas. Hoy, todavía, la realidad está en la calle (por eso se le pide a los gobernantes y funcionarios que no se encierren en sus despachos sino que salgan a ver qué pasa en la sociedad). En estos días estamos viendo cómo las redes sociales -en teoría herramientas formidables para que cada uno esté mucho más informado que antes del advenimiento de las comunicaciones digitales- son terreno fértil para manipular a la opinión publica e inclinarla hacia intereses particulares, además de posibilidades inéditas para delincuentes de variados pelajes. Hay que aceptar que en este tema no se puede volver atrás, y es necesario estudiar la forma de no perder el ámbito democrático y plural de la calle. Toda revolución deja víctimas en el campo de batalla, algunas inmediatas y otras de más largo plazo. Efectos a tener en cuenta para minimizarlos en la medida de lo posible.  

Al capitalismo le debemos muchos progresos en la generación de riqueza, pero no podemos ignorar las imperfecciones generadas durante su vigencia. El alto nivel de vida de que disfrutamos una porción de la población mundial contrasta con condiciones de absoluta miseria de otra parte, probablemente mayor. Y -lo sabemos más que contundentemente a través de nuestra experiencia diaria- está conduciendo al planeta a condiciones de desastre ecológico e insustentabilidad.   De esta situación no escapa ningún ser vivo del mundo. Algunas personas podrán ir sorteando, de una forma u otra, las vicisitudes a las que nos somete el progreso. Viene ocurriendo: una pequeña cantidad de personas de altos ingresos dispone de medios que le permiten disminuir los efectos indeseables de la evolución. Pero hasta cierto punto y muy provisoriamente. Pueden evitar la contaminación de los alimentos consumiendo productos cultivados orgánicamente; pueden instalar sus viviendas en lugares altos y de aire y agua de aceptable calidad.  De todos modos, esos y otros recursos son absolutamente provisorios, sin perspectivas de mantenerse en el tiempo. 

Se requiere hoy más que nunca una vuelta de tuerca hacia una sociedad global más equitativa, igualitaria y justa. El gran desafío es conciliar los extraordinarios avances de las ciencias y las tecnologías con condiciones de vida que permitan a todos los seres humanos convivir en armonía a partir de la satisfacción de sus necesidades básicas, tanto material como intelectual y espiritualmente. Y es absolutamente necesario que nadie deje de tomar conciencia de lo imprescindible de un consenso respecto de la urgencia de abordar los problemas y buscar las soluciones a desequilibrios que ponen al borde de la extinción a toda la humanidad.     

*Un centro de compras exclusivo del conglomerado urbano de Miami al que se refiere GHB.  

Te puede interesar