La UCR busca liderar la oposición y resiste al "operativo seducción" del Gobierno

POLÍTICA Por Jaime Rosemberg
Radicales advierten sobre el costo político de los movimientos de Morales y Valdés o la actitud de Ricardo Alfonsín, ante un electorado que reclama "unidad opositora"
24-ucr

La antigua foto con Raúl Alfonsín está ahí, en la biblioteca de su despacho de la quinta de Olivos, y el presidente Alberto Fernández se ocupa de mostrarla en cada encuentro virtual o presencial que allí desarrolle. "La idea es comprarnos como lo hicieron con (Ricardo) Alfonsín, o al menos dividirnos", sostienen desde el partido que preside el hoy diputado nacional mendocino Alfredo Cornejo, preocupados por el "operativo seducción" de radicales que adjudican a la Casa Rosada y que la semana pasada quedó expuesto con el apoyo de dos diputados de la UCR jujeños al impuesto a las grandes fortunas impulsado por Máximo Kirchner. 

"¿Qué hacen ustedes con los neoliberales de Pro?", suele chicanear el Presidente a sus interlocutores radicales cada vez que tiene oportunidad, según coinciden tres dirigentes de la primera línea del centenario partido. Más allá de adjudicarle un motivo "económico", el voto de los diputados que responden al gobernador jujeño Gerardo Morales, sumados al apoyo que su par de Corrientes, Gustavo Valdés, dio al Presupuesto oficialista la semana anterior, configuran gestos de acercamiento que generan preocupación puertas adentro y de cara al futuro del partido de Leandro N. Alem.

"Si van a votar así, es mejor que hagan ya un bloque aparte: nos generan menos costo político. La unidad opositora es lo que más nos reclama la gente", se despacha un miembro de la joven generación de radicales, mientras cerca de Cornejo reconocen que "lo que preocupa es que algunos radicales se crean el relato kirchnerista de que estamos con la derecha". El destino diplomático de Ricardo Alfonsín como embajador en España -está ya en la embajada en Madrid Federico Polak, de origen desarrollista y emblemático último vocero del expresidente radical- es hoy una simbólica "espada de Damocles" para el funcionamiento partidario, aunque desde la UCR minimizan su impacto real.

"Es entre ridículo y grotesco. Hay muy pocas cosas más diferentes de la visión radical de la institucionalidad, la división de poderes y la transparencia que el kirchnerismo", expresó el miércoles pasado a radio Mitre el presidente de la Auditoría General de la Nación, Jesús Rodríguez, cuando le preguntaron por las "banderas radicales" que enarbola el Gobierno.

Las expresiones de Rodríguez, que formó parte de la experiencia de gobierno alfonsinista y es una voz escuchada en Juntos por el Cambio, son compartidas por otros dirigentes, que creen que la "seducción" no pasará de una ilusión. "Las obras que proponen a los gobernadores radicales son solo promesas. A Morales le prometen fondos, pero lo ningunean cuando viajan a Jujuy y tienen a una ministra (Elizabeth Gómez Alcorta) que es la abogada de Milagro Sala", grafica un pope de la UCR nacional, que también escuchó al gobernador jujeño quejarse por "tal o cual promesa que no se cumple" desde Balcarce 50.

"Nadie les pide tanto a los gobernadores", critica otro radical importante, aunque Morales defendió esta semana su postura en favor del impuesto a las grandes fortunas y Valdés dejó trascender que "negarse a que te ayuden es como votar contra uno mismo", con la mente puesta en su reelección como gobernador, el año que viene.

Ambos acuerdan, además, con un sector del oficialismo y los gobernadores peronistas que piden suspender las PASO del año que viene, mientras la cúpula de Juntos por el Cambio rechaza ese "cambio de reglas" a meses de la cita electoral.

Armado 

Más allá de lo que haga o proponga el oficialismo, Cornejo tiene en mente preparar al partido para "competir con el Pro" en 2021 -confía en que candidatos radicales encabezarán listas de diputados en 16 o 17 provincias- y también en 2023, esta vez por la postulación a la Presidencia.

"Hoy no tengo el equipo, pero faltan tres años", recalca en la intimidad el exgobernador mendocino, que ya admitió públicamente que competir por la Presidencia dentro de Juntos por el Cambio (contra Horacio Rodríguez Larreta u otro candidato) es uno de los objetivos y que apuesta a las "cabezas sin prejuicios de las jóvenes generaciones de radicales" por encima de la generación de posalfonsinistas "que sienten culpa por estar con el macrismo".

Mientras tanto, conversa con el exministro radical Ricardo López Murphy y con el exgobernador socialista Miguel Lifschitz (compartieron una actividad vía Zoom el viernes), con el objetivo de lograr con ellos algún tipo de entendimiento electoral.

¿Llegará a ser él el candidato o hay otras opciones? En la actualidad, sus correligionarios coinciden en que "hoy no tienen una figura nacional acorde con el peso partidario en los distritos". Un radical de la joven guardia lo describe así: "Cornejo tiene ambición y es valiente, se anima a hablar de capitalismo en la Argentina, pero tal vez le falta empatía; a (Mario) Negri le sobra empatía, pero es previsible, y a Martín Lousteau le sobra carisma, pero marea a sus votantes con sus decisiones". Analiza otro dirigente radical: "Si los tres se dieran cuenta que juntos tienen un potencial enorme, estaríamos mejor".

Una candidatura de Cornejo en 2021 a senador por Mendoza (que él rechaza) le abriría las puertas de esa postulación, aunque también Negri analiza presentarse por el mismo cargo, pero en Córdoba. "Sería otra vez ir a chocar", analiza un veterano dirigente radical que conoce los antiguos roces entre el mendocino y el cordobés.

"Vamos bien, la condición es la unidad", sostienen desde la cúpula de la UCR, mientras miran de reojo los pasos del Gobierno. "El Gobierno debe convocarnos a dialogar y hay que hacerlo, pero somos opositores por convicción", destaca el dirigente bonaerense y exministro de Trabajo Juan Manuel Casella, convencido de que el paso de Ricardo Alfonsín a las filas del kirchnerismo debe ser la excepción y no la regla en un radicalismo que aspira a liderar la coalición opositora.

Jaime Rosemberg para La Nación 

Te puede interesar