Los planes de las low cost en Argentina: tarifas, frecuencias, destinos y vuelos desde Ezeiza

ECONOMÍA Por Ximena Casas*
Flybondi reanudó su operación regular de cabotaje después de nueve meses. Durante diciembre, viajará a 12 destinos nacionales. Jetsmart también sumó vuelos

Luego de la habilitación de los vuelos regulares, pero con la imposibilidad de operar desde el aeropuerto de El Palomar, las aerolíneas low cost –Jetsmart y Flybondi– van reacomodando sus planes y programando sus operaciones para los próximos meses.

Este sábado, Flybondi reanudó sus vuelos regulares de cabotaje después de nueve meses. Durante diciembre, volará a 12 destinos nacionales desde y hacia el Aeropuerto de Ezeiza. La programación incluye Córdoba, Corrientes, Jujuy, Mendoza, Neuquén, Posadas, Puerto Iguazú, Salta, Bariloche (con 5 frecuencias semanales), Santiago del Estero, Trelew y Tucumán. Salvo Rosario, la empresa mantuvo casi todas sus rutas prepandemia.

Con todo, aseguran que la recuperación será lenta. Por ahora, la empresa está operando con un solo avión y espera poder contar a partir de enero con uno más, que está en mantenimiento en México. Por ahora, estiman que los vuelos internacionales –la compañía volaba a San Pablo, Rio de Janeiro y Asunción– no estarán disponibles hasta mediados del año que viene.

“Estamos felices de reiniciar nuestros vuelos en Argentina, luego de 9 meses sin operación. A pesar de estas dificultades, a partir de ahora iniciamos una etapa de recuperación de la oferta y de la flota. Estamos convencidos de que tenemos que seguir conectando a los argentinos a través de las tarifas más bajas del mercado”, explicó Mauricio Sana, director Comercial y CEO interino de la aerolínea. En una primera etapa, darán prioridad a sus vuelos nacionales.

Este lunes, el Organismo Regulador del Sistema Nacional de Aeropuertos (Orsna) confirmó que el aeropuerto de El Palomar, desde donde operaban las empresas low cost, permanecerá cerrado para vuelos comerciales. “No es sustentable mantener tres aeropuertos comerciales operativos en el AMBA. Teniendo a Ezeiza a 37 kilómetros y Aeroparque a 28 kilómetros, los dos aeropuertos más grandes y mejor preparados del país”, señaló el organismo en un comunicado.

“La continuidad de la operación comercial del Aeropuerto de El Palomar exige realizar importantes inversiones no solo en la terminal de pasajeros para garantizar un servicio mínimo, sino sobre todo una importante inversión de reconstrucción de la pista de aterrizaje. El monto de las inversiones requeridas tiene un valor superior a los $4.000 millones. Destinar estos recursos a El Palomar representaría dejar de realizar obras en varios aeropuertos del interior del país”, agregaron.

Fuentes del sector aseguraron que la decisión del Orsna va en contra de las intenciones del ministerio de Transporte que prefería que la operación desde El Palomar se mantuviera para los vuelos comerciales, al menos hasta que las empresas low cost pudieran ir retomando su actividad luego de las limitaciones que tuvieron durante la cuarentena.

Las dos empresas low cost habían presentado itinerarios para volver a operar desde el aeropuerto de El Palomar pero no recibieron aprobación. Por eso, les dieron una autorización para volar en forma “temporal” desde Ezeiza, respetando las mismas tarifas y tasas que pagaban antes.

Ahora, negocian con el Ministerio de Transporte un lugar en el Aeroparque Jorge Newbery –hoy cerrado por refacciones– para poder operar desde allí sus vuelos domésticos a partir del año que viene. En este caso, también podrían tener una tarifa diferencial.

Así, por el momento, los precios de los tickets no tendrían modificaciones extra, aunque aún resta saber si las tarifas aéreas están incluidas entre los aumentos de transporte que ya anunció el Gobierno. Tampoco hay precisiones el tiempo durante el que se extenderá la presencia en Ezeiza.

En el caso de Jetsmart, que comenzó a operar con vuelos regulares a mediados de noviembre, sumó nuevas rutas y destinos. En diciembre reactivó sus vuelos desde Ushuaia, Rosario e Iguazú, tres de los destinos que tenía antes del inicio de la pandemia. Y también las rutas que no pasan por Buenos Aires, como Bariloche-Córdoba, Salta-Neuquén y Rosario-Neuquén.

Jetsmart operaba desde noviembre a siete destinos de Argentina con vuelos desde Buenos Aires a Córdoba, Mendoza, Neuquén, Bariloche, Salta y Tucumán; y la ruta internacional a Santiago de Chile que la aerolínea estaba activa desde octubre.

“Apuntamos a seguir aportando conectividad con nuevos destinos y rutas que conectan a otras provincias sin pasar por Buenos Aires. Tenemos previsto agregar nuevas rutas a corto plazo para sumar conectividad en el país, pero dependerá en gran medida de la demanda”, explicaron desde la empresa.

“Dejar el aeropuerto de El Palomar nos implicó un mes de no poder operar debido a los movimientos de traslado de la operación, que no solo significa el traslado de los aviones sino la gestión de nuevos permisos y habilitaciones. Aeroparque es una de nuestras bases en el país, tras la compra de Norwegian. Tenemos tres posiciones en Aeroparque y estamos listos para operar desde ahí en cuanto ese aeropuerto vuelta a estar operativo”, aclararon. Con respecto a la demanda, destacaron que desde el inicio de los vuelos, fue en aumento y alcanzó “un buen nivel de ocupación”.

Con todo, los analistas del sector aerocomercial aseguran que el cierre de El Palomar traerá como consecuencia una oferta menos diversificada de líneas aéreas, ya que se requiere un sistema con mayor capacidad y bajos costos de operación.

“El Palomar permite ampliar la capacidad del sistema y diversificar con una operación de muy bajo costo y con fácil acceso por ubicación y excelente conectividad terrestre, como tren, micros y autopista cercana. Aun si se subsidian los costos aeroportuarios, Ezeiza no ofrece la conectividad terrestre para una propuesta low cost suficientemente atractiva para incentivar el aumento del numero de pasajeros en el mercado”, explicó Mariano Ansaldo, especialista en el sector.

* Para www.infobae.com

Te puede interesar