Diputados de Máximo Kirchner en ascenso, las “espadas” de Sergio Massa y los que ganaron fama: el nuevo mapa del Frente de Todos tras un año en el Congreso

POLÍTICA Por Analia Argento*
El tucumano Yedlin cuestionó la gestión de Salud y se anunció que Pablo González dejará su banca para presidir YPF. En pandemia y en año electoral, la Cámara baja es una gran vidriera
ZNU4F66VCRD7JJGSC2RGSYZDII

Máximo Kirchner pidió a los diputados de su bloque que en este año electoral trabajen más de lo habitual y que también haya mayor actividad en el Congreso, a la inversa de lo habitual. Sin abandonar el trabajo territorial, menos en contexto de pandemia, una docena de diputados aprovecharon la vidriera nacional. El jefe del bloque tiene sus favoritos, obviamente. Pero algunos tienen línea con el presidente Alberto Fernández, con la vice Cristina Kirchner, con Sergio Massa o con sus respectivos gobernadores. Están los que se animan a desafiar a algunos ministros y los que ascienden a un cargo nacional como está por ocurrir con el santacruceño Pablo González, que presidirá la estratégica YPF.

Un diputado crítico con amigos en Salud

En diciembre del 2018 el diputado nacional Pablo Yedlin logró lo que pocos peronistas podrían en el marco del gobierno de Mauricio Macri: la sanción por unanimidad de la Ley 27.491 de Control de enfermedades prevenibles por vacunación, más conocida como la ley de vacunas. Al mes siguiente el presidente de Cambiemos la promulgó y actualizó así el marco legal para que continúe la gratuidad y obligatoriedad de los planes de vacunación en todo el territorio nacional. En esa ley trabajó con su asesora y amiga Carla Vizzotti, la secretaria que maneja la Sputnik V.

Al gobernador de Tucumán, Juan Manzur, más que amigo lo considera un hermano. En su nombre presentó el proyecto de ley para eliminar para este año las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias. En cambio ignoró su opinión y defendió la interrupción voluntaria del embarazo, aún siendo diputado nacional de una provincia declarada “provida” por la Legislatura local.

Con la pandemia y la IVE ganó presencialidad y la última semana cuestionó sin pedir permiso el plan de vacunación y la comunicación. En el Ministerio de Salud no creen que pretenda la silla de Ginés González García porque trabajan en equipo. Y él lo niega: “Fui alumno de Ginés y soy admirador de Ginés”, le reveló a Infobae tras desechar las versiones que le atribuyen intencionalidad política a sus críticas. En Tucumán saben que este año querría pasar de la Cámara baja a ser senador nacional, una vidriera con mayor proyección en su carrera política.

Yedlin es un apellido que se repite en su provincia. Hijo de médico, el diputado es pediatra. El menor, Gabriel Yedlin, estudió con Manzur en la universidad y es el actual ministro de Desarrollo Social de la provincia, además de ser legislador provincial en uso de licencia. Junto con el mayor, Daniel, fueron funcionarios de la gestión de Manzur en el ministerio de Salud cuando reemplazó a Graciela Ocaña en el medio de la epidemia por Gripe A.

Ex ministro de Salud tucumano (2007-2015) y ex secretario General de la Gobernación (2015-2017) provocó un cimbronazo al pedir más rapidez en el plan de vacunación en una entrevista con el diario La Nación y pidió más precisiones y un mejor manejo de la comunicación. Sin embargo, ante Infobae insistió en sus buenos vínculos con Ginés y Vizzotti. “Hacen un trabajo excepcional en el tema vacunas. No solamente por las vacunas efectivas sino porque también van a garantizar suficientes dosis para vacunar a los grupos de riesgo”, subrayó después de criticar a varios referentes de la oposición.

Del número 257, al top ten

La última vez que el diputado Marcelo Casaretto vio a su papá tenía cinco años. Tras la separación se mudaron con su madre de Concepción del Uruguay a Rosario del Tala donde cursó la escuela primaria, para la secundaria estaba en Maciá y finalmente se recibió de contador nacional en Paraná. Días atrás, junto al rector de la facultad donde estudió y dio clases, fue anfitrión del ministro de Economía Martín Guzmán y del ministro del Interior, Eduardo ‘Wado’ de Pedro. Guzmán, que hasta hace un año no lo conocía, le dedicó palabras elogiosas.

Hace 35 años que Casaretto divide su tiempo entre la política y su otra pasión, el básquet. Aunque en Maciá jugó al fútbol en Primera en la capital provincial pasó de hincha de Echagüe a directivo del club. Como Vicepresidente integra la mesa directiva de la Liga Nacional de Básquet desde el 2014 y juega con los veteranos paranaenses. Retomó el deporte con la habilitación de permisos en su provincia. Separado, invirtió su propia historia cuando sus dos hijos varones se mudaron con él después de terminar la secundaria.

En diciembre del 2019 juró por primera vez como diputado nacional. Al presidente Alberto Fernández lo conoció en campaña, a Cristina Kirchner no la veía desde que su marido era gobernador y a Máximo Kirchner y Sergio Massa los conoció durante el último año. Aunque en la política nacional era un ignoto diputado (”yo era el 257″, se autodefine), hoy está en la mesa chica del Parlamento. En Entre Ríos fue funcionario de todos los gobernadores peronistas: estuvo en los tres mandatos de Jorge Busti (con él fue el ministro de Economía más joven a los 30 años); acompañó los dos mandatos de Sergio ‘Pato’ Urribarri, la gobernación de Mario Moine y también las dos gestiones de Gustavo Bordet. Con todos se peleó, con todos se amigó y con todos habla semanalmente. Aún así muchos dicen que se impuso sin padrinos políticos.

“¿Quién es?”, se preguntaban diputados y periodistas que tras doce meses de mandato lo consultan asiduamente. Es incluso de los privilegiados que hablan con Máximo Kirchner, aunque juega con igual lealtad tanto para Massa como para el Presidente y su Vice. Desde octubre, con la mayor presencialidad, presidió varias sesiones en su rol de presidente de la comisión de Previsión Social y también tuvo a cargo el trabajo de la Bicameral que analizó la nueva fórmula de actualización de haberes jubilatorios que después se cambió en el Senado. Además oficia de vocero de las políticas del Frente de Todos y devino en un activo defensor de la gestión nacional y parlamentaria.

Los más cercanos a Máximo

De la escudería de La Cámpora, algunos definen al santafesino Marcos Cleri como “la sombra” del diputado nacional Máximo Kirchner y señalan a la lomense Daniela Vilar como una de las diputadas nacionales que más creció, casi una “revelación”. Pareja del presidente de la Cámara de Diputados bonaerense, Federico Otermin, integra el círculo del intendente Martín Insaurralde y participa de la mesa de poder en el mayor territorio nacional, Buenos Aires. Tan central es Vilar en el entorno del hijo de la Vicepresidenta que él le cedió el lugar para que con su discurso cerrara debates en el Parlamento y CFK la destacó por su defensa de la cuestión ambiental. Es diputada nacional por primera vez y tuvo a cargo el acuerdo y la redacción del protocolo de funcionamiento remoto en Diputados.

Una par de Cleri es Paula Penacca que ataja varios penales: goza de la confianza del jefe del bloque, se ocupa del quórum, defiende la gestión y las leyes sin dudar y como porteña confronta con el larretismo. Similar juego político tiene Gabriela Cerrutti aunque en su caso la construcción es previa al año que se recordará por la pandemia. En el caso del santafesino Cleri no sólo tiene a su cargo la negociación de algunas leyes clave sino que condujo con rigor kirchnerista los debates de la comisión bicameral de Trámite Legislativo donde impuso, a pesar de las quejas opositoras, la revisión de varios DNU de Mauricio Macri que ya tenían dictamen de comisión. Tanto Cleri como Leonardo Grosso, del Movimiento Evita y con militancia en el partido de San Martín, son experimentados legisladores a pesar de su juventud.

Aunque cercanos a La Cámpora, hay un grupo de diputados más referenciados en Cristina Kirchner: Vanesa Siley, Leopoldo Moreau y Rodolfo Tailhade son los encargados de seguir la pelea con la Justicia y del área de Inteligencia. Cuando es necesario, arremeten con su labia en el recinto.

Mujeres en ascenso

Otras tres mujeres incrementaron su presencia legislativa: Cecilia Moreau es número dos en el bloque, diputada de extrema confianza de Sergio Massa y estuvo a cargo del debate de la Interrupción Voluntaria del Embarazo. También a ella Máximo Kirchner le cede el lugar, o lo alterna con ella.

La secretaria parlamentaria del bloque, Cristina Alvarez Rodríguez, ocupó un rol central y fue el enlace entre el Patria y el resto de los diputados nacionales. También su eficacia estaba probada.

La “sorpresa” para algunos fue Jimena López, una massista de Necochea, hermana del ex intendente Facundo López. Es la especialista en cuestiones de género en el Frente Renovador y ayer viajó para acompañar en la vuelta del tren Cosntitución-Pinamar al gobernador Axel Kicillof y a los dos referentes de su espacio, Massa y el ministro de Transporte Mario Meoni.

Mucho menos conocido el sanjuanino Francisco Guevara fue “mimado” al extremo tras convertirse en el único diputado de su provincia que votó a favor de la IVE: le escribió en agradecimiento el Presidente de la Nación; lo llamó Máximo Kirchner después de escuchar su discurso y lo elogió Massa en una visita a la provincia.

Una ‘albertista’, también kirchnerista, que sumó con el debate de la IVE y con su trabajo en otro tema de los ‘nuevos’, fue Carolina Gaillard. Además de presidir la comisión de Legislación Penal, trabajó en la reglamentación de la ley de cannabis. Entrerriana, la diputada comparte el recinto con su pareja, Nicolás Rodríguez Saá, que prefirió no dar un discurso en el debate por el aborto legal porque consideró que era un día en el que el lugar destacado era el de la madre de su hijo. Gaillard empezó su militancia universitaria en la Facultad de Derecho en 2003. Entonces su referente política era Vilma Ibarra, hoy secretaria de Legal y Técnica. Su jefa política fue también su jefa laboral. La entrerriana trabajó por la ley de matrimonio igualitario cuando como secretaria parlamentaria del bloque que integraban Ibarra, Cecilia Merchán, Victoria Donda y Carlos Heller, otro ‘abanderado’ del Frente de Todos que este año batalló con varias leyes, desde el Presupuesto al Aporte Solidario Extraordinario que le costó un ‘escrache’ y la salida de clientes del banco que preside. La política tiene costos, no solo miles.

* Para www.infobae.com

Te puede interesar