Reutemann quiere seguir corriendo en el Senado y va por su quinta reelección

POLÍTICA Por Daniel Abba*
El ex piloto y ex gobernador de Santa Fe va por un récord en la Cámara alta: en 2021 cumplirá 22 años de permanencia. Con casi 79 años, avisó que quiere ser otra vez candidato. Las razones por las que ahora ya no lo quieren como antes
FWGL3DS77BB4BKNZIJG476L44M

Carlos Reutemann va a cumplir este 2021 un récord de 22 años como representante de Santa Fe en el Senado y, previsor como es, ya hizo saber que quiere continuar. Se lo dijo vía Zoom a algunos pocos compañeros del Interbloque Federal que integra y, para asegurarse, le mandó también un audio al teléfono de Mauricio Macri. Ninguna de las dos acciones cayó demasiado bien. Sus silencios esta vez no lo favorecen.

“Mauricio, a ver cuándo hablamos. Yo estoy a disposición”, fueron las palabras iniciales del mensaje que el actual senador le mandó al ex presidente. A Macri le molestó que durante los cuatro años de su mandato el Lole no abriera la boca para respaldar la gestión de Juntos por el Cambio. “En cuatro años no hizo nada para defender mi gobierno”, le reprochó a Miguel Ángel Pichetto, quien quería impulsar la candidatura del ex corredor como parte de una estrategia electoral más amplia.

En Santa Fe, en cambio, ya están acostumbrados a prescindir de Reutemann: en los 21 años que lleva sentado en la banca habló media hora en total, y casi siempre para defender sus intereses personales. En 600 sesiones del Senado pidió la palabra doce veces, por no más de diez minutos, y leyó intervenciones cortas durante otros veinte minutos. De la última vez que hizo un discurso sin leer en el recinto pasaron ya 15 años, y fue a favor de reducir el IVA para la compra de fertilizantes para la producción agropecuaria, su actividad privada.

En general, Reutemann registra una asistencia alta, fue al 80% de las sesiones, incluso a las remotas del último año. Pero muchas veces se retiró antes de que terminen, dejando su banca vacía a la hora de votar.

¿Por qué entonces se habla del futuro político de un hombre que en abril va a cumplir 79 años y que quedó muy afectado físicamente después de padecer en 2016 una grave enfermedad de la que se trató en Estados Unidos? Tal vez porque fue reelecto tres veces y ahora fue él mismo quien avisó que quiere continuar, probablemente preocupado por la posibilidad de quedarse sin fueros para enfrentar un par de causas cuyo cierre fue cuestionado en la Justicia de Santa Fe.

Reutemann era gobernador en diciembre de 2001 cuando la policía de Santa Fe reprimió una protesta que provocó la muerte del militante social Pocho Lepratti y otras siete víctimas en la provincia. Nunca fue indagado por este caso. El otro hecho que dio origen a causas judiciales en su contra ocurrió en 2003, durante su segundo mandato, cuando se produjeron unas catastróficas inundaciones en la ciudad de Santa Fe con un saldo oficial de 23 muertos.

Fuera de esta búsqueda de protección parlamentaria, también puede ser que el ex gobernador haya encontrado en el Senado un lugar que le resulta cómodo: llegó al Congreso nacional después de su primera gobernación en 1995, y aunque renunció dos años antes de terminar ese mandato para asumir otra vez como gobernador (en 1999), volvió en el 2003 para quedarse.

Comparado con los 12 años durante los que fue piloto de Fórmula 1, y los ocho en los que se desempeñó como gobernador, podría decirse que salvo por su ocupación de toda la vida como productor agropecuario, el Senado es la actividad a la que Reutemann le dedicó más tiempo. Además de que con los 22 años de permanencia que cumplirá este 2021, batirá un récord histórico para un senador nacional.

Durante su gestión parlamentaria hizo gala de su parquedad, esa misma que mostró para decidir no considerar la posibilidad de ser presidente de la Nación cuando tenía todo a su favor y declinar porque “vio algo que no le gustó”.

Los otros candidatos

Ahora ese silencio que, como el personaje de Mr. Chance Gardiner de Peter Sellers en “Desde el jardín”, provocó tantas interpretaciones, le trae sus primeros disgustos grandes. A Macri no le cierra que se piense en un candidato que no está comprometido con el espacio político al que el Lole migró en 2015, después de su origen justicialista, aunque nunca se afilió al partido al que adhirió en tiempos de Carlos Menem.

Ante la necesidad de buscar referencias conocidas que le aseguren más votos, Juntos por el Cambio pensó también en Miguel Del Sel, quien perdió las elecciones a gobernador en 2015 por 1500 votos a manos de Miguel Lifschitz. Pero el Midachi puso fin a las especulaciones que se venían haciendo en su nombre cuando este fin de semana le reveló al portal santafesino “Suma Política” que ya lo dio todo y que no está pensando en una nueva candidatura.

El problema con Reutemann es que a pesar de su alto conocimiento público, ya no es tan seguro que sume demasiado. “Que le den las gracias porque en su momento su candidatura sirvió para arrebatarle una banca en el Senado que hubiera sido para Hermes Binner, pero hoy ya hay una generación y media que no lo conoce y quisiera ver cómo mide en las encuestas”, especulan los que creen que su figura es parte del pasado.

Si se presentara, además, Reutemann ahuyentaría a sectores del radicalismo santafesino con los que el PRO se quiere unir para sumar más fuerza en las elecciones de este año. Precisamente desde ese espacio polìtico partieron las denuncias penales que lo tuvieron a maltraer en la Justicia tras sus dos gestiones como gobernador de Santa Fe.

Acostumbrado a los consensos que provocaba su figura, tampoco es probable que quiera enfrentar en medio de la pandemia los desafíos de una elección interna, en un momento de su vida donde le cuesta caminar solo y no le resulte agradable pasear por los medios su imagen ya desgastada por la enfermedad y el paso del tiempo.

Sin Del Sel ni Reutemann, la interna de Juntos por el Cambio en Santa Fe por la candidatura a senador nacional se dirimiría entre tres posibles candidatos. Uno de ellos anunció que se presentará en cualquier escenario: es el rosarino Federico Angelini, que en 2019 encabezó la lista más votada para diputado nacional, y suma los apoyos de Mauricio Macri, Horacio Rodríguez Larreta y Patricia Bullrich. Tambien aspira a la misma postulación el ex candidato a gobernador y ex intendente de Santa Fe de extracción radical José Corral. El tercero es el actual diputado provincial radical Maximiliano Pullaro, ex ministro de Seguridad durante la última gestión socialista.

Por el socialismo, el ex gobernador Miguel Lifschitz debe enfrentar el 18 de abril una difícil elección interna en su partido antes de decidir si quiere ser candidato, aunque en sus más recientes declaraciones -presionado por ese panorama interno- tuvo que descartar una alianza antiperonista que reúna al PRO. Una alternativa a su postulación es el diputado nacional Enrique Estévez.

Por el oficialismo justicialista por ahora se apunta a las candidaturas del mismo binomio que actualmente ocupa las otras dos bancas por Santa Fe: María de los Ángeles Sacnún y Roberto Mirabella, quien reemplazó a Omar Perotti cuando fue electo gobernador. Perotti y Sacnún le ganaron la última elección a senador a Reutemann que, ya en declive, logró salir segundo y seguir en la banca ocupando un lugar por la minoría.

Completando el panorama, el actual ministro nacional de Defensa Agustín Rossi contestó que se ve en el gabinete de Alberto Fernández por los próximos tres años, hasta el fin del mandato, después que se mencionara su nombre como un posible candidato a senador en el 2021 por el unificado peronismo santafesino.

* Para www.infobae.com

Te puede interesar