En el Hospital de reconquista muere el 90% de los pacientes con Covid

CORONAVIRUS Por Agencia de Noticias del Interior
Una vergüenza más para un gobierno inmoral como el de Perotti, que nada hace por la salud y solo busca disfrazar la realidad. El Hospital de Reconquista es una responsabilidad absoluta del Gobierno Provincial

Hospital de Reconquista: de 120 pacientes ingresados, murieron 109 Según un informe oficial revelando por el propio director del hospital de Reconquista, Fabián Nuzzarello, de 120 pacientes que ingresaron a la sala de terapia intensiva por covid, murieron 109. Las estadísticas de mortalidad en el nosocomio son alarmantes, pero desde la dirección se consideran como algo “normal”.

Entre las tantas barbaridades que precede al Dr. Nuzzarello facilitando declaraciones a la prensa regional y provincial, es que encubra una reformulación conceptual que en boca de un profesional de la medicina que sigue estando al frente de un hospital central de alta complejidad en el norte santafesino ya no da para sustos: El problema de que se muere gente es que en el norte viven 400.000 personas”, explicó Nuzzarello a un medio provincial accediendo a una nota periodística que duró cerca de una hora de aire.

Aunque las temerarias declaraciones expresada por Nuzzarello – director del hospital central – cuyo reportaje fue escuchado por personal de salud y del ministerio de la misma cartera, desde donde se indicó, según fuentes cercanas, Nuzzarello “seguirá al frente del nosocomio”, respetando compromisos contraído con anterioridad entre el gobernador Omar Perotti y el intendente de la ciudad de Reconquista, Amadeo “Enri” Vallejos pone sobre la lupa antecedentes que se enmarcan dentro de análisis lineales y peligrosamente sesgados: lo primero que explica esta tragedia es haber tercerizado la facturación del nosocomio público en manos de la Gremial Médica institución que representa lo más rancio de los intereses de la salud privada en el norte santafesino. El presupuesto público destinado a la salud se convirtió en un motín codiciado cuyo encarnizamiento garantiza negocios millonarios y políticos que a la población del norte ya costó 109 muertos sobre 120 internados Covid en UTI.

Si bien el hospital central de la provincia ubicado en la ciudad cabecera del departamento Obligado trabajó a cama caliente, lo cierto es que todos los pronosticados de Covid, fueron internados y recibieron su respectivo tratamiento. Todos los muertos están registrado como internados de UTI – Unidad Terapia Intensiva -, es decir, no hay un solo registro cuyo paciente se haya muerto en el pasillo del hospital sin haber recibido su diagnostico y tratamiento respectivo. A todos, se los sometió a la atención de alta complejidad que alberga el hospital central de la ciudad norteña. ¿En qué se basa Nuzzarello cuando explica que el problema de las muerte está relacionada con los 400.000 habitantes – potenciales pacientes – en que se referencia el nosocomio central?

Una extraña reformulación conceptual emitida por Nuzzarrelo que responde no solo por un profesional de la salud en la que se advierte una patología psicológica peligrosa, sino, que en boca de quien dirige un nosocomio de alta complejidad nos resulta imposible de evitar superar un sudoroso escalofrío. Luego de estas singulares declaraciones de Nuzzarello el ministerio de salud de la provincia y la gestión Perotti, ¿seguirá sosteniendo en el cargo a este místico y siniestro personaje?

El sujeto de enunciación ante el particular planteo, es analizar los contextos donde explicaciones sobre lo que debe responde los altísimos porcentuales de muerte que registra el hospital central. Es patético analizarlo desde la cantidad de personas que vivimos en la región norte de la provincia. Es igual que explicar que el glifosato genera cáncer en la gente solo porque respira. Si la gente no respiraría, tales casos cancerígenos producidos por el agrotóxicos no tendrían lugar ni posibilidades. Es decir, para «Méngüele» Nuzzarello el problema “es la gente” y no el veneno.

Todo el personal del hospital central coincide en que están amenazados con sumarios administrativos si alguien osa hablar o dar detalles del funcionamiento del hospital. Hay quejas por decenas enfatizando sobrecarga horaria en la que se suman testimonios de familiares de paciente que indican que el personal “se duerme en las guardias ante enfrentar agotamientos físicos” que van más allá de la resistencia física. Sin embargo, el particular director no solo admitió que esto es una realidad, sino que la expolición entregada al medio periodístico fue que “el personal decidió de motus propios hacer ese sacrificio”.

Nuzzarello tiene la singular particularidad consistente en naturalizar, a instancia de sus dichos, crueldades explicando lo inhumano como una contingencia inevitable de la que él no se hace cargo absolutamente ni por asomo. Sería oportuno solicitar un diagnóstico psicológico analizando los dichos de este personaje. La patología psiquiátrica explicará en manos de quien está la salud del norte santafesino.

La gestión que encabeza Nuzzarelo y regentea el intendente Vallejos, con pretensiones de sentarse en una banca de la senaduría provincial, desde el comienzo de la pandemia contrató poco personal formado para cuidados críticos, muchos de los contratos médicos redundaron entre los que ya tenían cargos y, del equipo de terapista intensivista que alberga el hospital, solo se sabe que el único formado es el jefe de servicio, del resto de los médicos, se dice que no serían intensivistas con especialidad rendida.

Con información de Norte Obligado y Rec, por Coni CHEREP

Con información de Norte Obligado y Rec, por Coni CHEREP

Te puede interesar