El Irresistible sexapil de Marcelo Saín

POLÍTICA Por Agencia de Noticias del Interior
Algo tendrá Saín que no deja de hacer "macanas" pero la administración de Omar Perotti le sigue dando confianza a un ministro absolutamente impresentable. Ahora Don Marcos Corach salió a bancarlo
hoy

El perottismo cierra filas y banca a su hombre en Seguridad, Marcelo Sain. A pesar de haber transitado semanas convulsionadas, “el ministro sigue teniendo la misma confianza”, le aseguró a Letra P el titular de la cartera de Gestión Pública, Marcos Corach.

Hombre de extrema confianza del gobernador de Santa Fe, Omar Perotti, y estratega político del gabinete, Corach plantea que, a pesar de la crisis generada por la pandemia, el gobierno provincial nunca dejó de gestionar. Hace énfasis en el Plan Incluir y lo destaca como una de las políticas públicas más fuertes del Ejecutivo. “Es tratar de hacer que la equidad sea lo que rija la gestión”, dice.

Corach afirma que se han cortado “los vínculos de la política y las mafias” y que abordan la seguridad con una mirada social, más allá de lo policial. Asegura que forma parte de un gobierno que dialoga. Tira algunos palos a la oposición, dice que no es “constructiva” y admite que la Legislatura a veces le representa una dificultad para avanzar con algunos proyectos.

 

-¿Cuál es el balance de la gestión hasta el momento?

 

-Cuando Perotti asume el desafío de gobernar, lo propuso durante toda la campaña, habló de poner a Santa Fe de pie. Asumimos la gestión con un plan, un horizonte y nos atravesó una crisis como la pandemia, la cual pasamos de la mejor manera posible, haciendo todos los esfuerzos que estaban a nuestro alcance para poder resolver los problemas. A pesar de esto, de ninguna manera hemos perdido de vista nuestras prioridades. Por eso, hoy estamos firmando y poniendo en marcha el Plan Incluir. Si no hubiese sido por el efecto del coronavirus, no quedan dudas de que lo hubiésemos hecho al inicio de la gestión. Lo que estamos haciendo después de un año y tras haber transitado la crisis sanitaria es tratar de que la equidad sea lo que rija la gestión y de esta manera reparar todas las injusticias y desigualdades que atravesó la provincia de Santa Fe durante los 12 años de gestión del socialismo.

 


-¿Cómo evalúa la gestión en materia de seguridad?

 

-Quizás sea reiterativo cuando hablo del Plan Incluir, pero claramente es una de nuestras políticas públicas más fuertes y más articuladas. El gobernador ha decidido que sea una política transversal y que incorpore a todos los ministerios y a todo el gobierno. Este plan genera mejoras en la situación social de la provincia, que se da a partir de la puesta en marcha de obras de infraestructura, mejoras de equipamiento barrial, saneamiento, acceso a luz, agua y el fortalecimiento de las redes sociales de los barrios. Todo esto hace a la seguridad. No podemos quedarnos en aumentar la cantidad de policías en la calle o comprar más armamento, el Plan Incluir también hace que la gente viva más segura, más tranquila, que es uno de los claros objetivos que se ha fijado Omar Perotti.

 
-Sain ha sido uno de los funcionarios que más críticas recibió. ¿Cómo está la relación con el ministro?

 

-Sigue teniendo la misma confianza, principalmente del gobernador, que es quien conduce los destinos de la provincia. Todo el gabinete confía en el ministro. Yo ratifico la confianza de Omar Perotti en el ministro Sain. ¿Qué hace el gobierno en materia de seguridad? Dejar atrás la connivencia y los vínculos de la política y las mafias. En este sentido, tenemos un ministro formado y que por sobre todas las cosas comparte la convicción del gobernador de marcar una divisoria de aguas con el delito. Nada bueno puede salir en materia de seguridad si no cortamos los lazos que impiden el accionar de la justicia.

 

-¿Con su llegada al gabinete y el cambio de puesto de Roberto Sukerman el gobierno ganó volumen político?

 

-Siempre tuvo volumen político. El gobernador decidió hacer algunos ajustes de su gabinete. Cuando armó un gabinete y lo pensó, no creyó que a los tres meses iba a tener que enfrentar una pandemia. A pesar de eso, fue un gabinete que puso la cara, fue al frente y tuvo que dar un montón de respuestas en un año especialmente duro. Después, Perotti tomó la decisión de hacer algunos ajustes, pero no tienen que ver con el volumen político. El esfuerzo que han puesto los ministros durante 2020 es para sacarse el sombrero, desde la gestión y desde la política.

 


-Hoy el Gobierno está en minoría dentro de las dos cámaras de la Legislatura. 

 

-Esa desventaja nos genera dificultades que a veces se hacen más manifiestas. En el caso de las leyes de conectividad o las que presentó el ministro de seguridad, estamos sujetos a la voluntad de las mayorías, que son muy propensas a tirarnos con los votos encima. Nos han dicho que no dialogamos. Nosotros dialogamos, tanto yo como el ministro Sukerman y los de otros sectores. Que no nos pongamos de acuerdo no significa que no dialoguemos. Ahora, si no les gusta lo que nosotros planteamos o cuáles son nuestras posturas es otra cosa. Este es un gobierno de diálogo. Si vamos a discutir lo que nos pasó con la ley tributaria, al proyecto que me entregó el diputado Joaquín Blanco para debatir ya lo voy a poner en un cuadrito, porque una vez que me lo entregó no pudimos volver a discutirlo. No sé qué pasó, se ve que se cayeron todas las líneas de comunicación. No pudimos discutirlo, lo votaron, el Senado votó un proyecto diferente a la aprobación que había dado Diputados. Con lo cual, sí, algunas cosas se nos dificultan en la gestión.

 

-¿Cuál va a ser la estrategia en ese sentido?

 

-No vamos a levantarnos de la mesa de la discusión y del diálogo en ningún momento. No hay más herramientas que sentarnos y discutir. Tenemos toda la voluntad para dialogar y debatir cada una de las leyes. El gobernador nos ha dado un mandato y tenemos un límite, hay cosas sobre las que no vamos a sentarnos a discutir. Vamos a ser un límite entre el delito y la política, porque eso ha generado muchísimo daño a la cosa pública. Ese es nuestro límite, hasta ahí dialogamos.

 

-¿La oposición es constructiva?

 

-No. Es una oposición a la que le gusta mucho tirarnos las mayorías.

 


-¿Hay alguna definición respecto de las PASO?

 

-El gobernador en algún momento, al igual que el resto de los gobernadores, hizo una referencia a la suspensión. No tenemos posibilidades de suspenderlas, porque, si se hace, es por ley y no está en nuestro ánimo no hacerlas. Lo que sí hay que discutir, en el peor de los casos, es el momento. Si tenemos un pico de pandemia otra vez y tenemos que ponernos a pensar en el armado del operativo de las elecciones en medio de una segunda ola, seríamos unos inconscientes e irresponsables. Nadie está hablando de suspender, sino que veamos los plazos y la oportunidad para hacerla.

 

-Prefieren pegar las elecciones al calendario nacional.

 

-En principio, la idea es unificar las elecciones.

Con infomación mayoritaria de Letra P, sobre una nota del periodista Agustín Vissio

Te puede interesar