Explota una bomba de tiempo: Termina congelamiento de alquileres y desalojos

ECONOMÍA Por Agencia de Noticias del Interior
Este miércoles, 31 de marzo, vence el decreto nacional que congelaba el valor de los alquileres y que permitía la continuidad de los contratos y suspendía los desalojos
alquilero

Este miércoles, 31 de marzo, vence el decreto nacional que congelaba el valor de los alquileres y que permitía la continuidad de los contratos y suspendía los desalojos. La medida, dispuesta por el gobierno hace más de un año, tenía como objetivo evitar algunas de las consecuencias de la pandemia: la reducción de ingresos familiares y los eventuales problemas para hacer frente al precio de los alquileres.
En reclamo, los inquilinos convocaron a un "Ruidazo Nacional contra el abuso del mercado inmobiliario" . Solicitan, además de la extensión del decreto nacional, un plan de desendeudamiento y el cumplimiento efectivo de la Ley de Alquileres.

Paralelamente, las inmobiliarias  comenzaron a notificar a los inquilinos sobre el vencimiento de los beneficios. Una reconocida empresa de la ciudad le advierte a los locatarios a través de un comunicado: "En caso de tener conceptos adeudados correspondientes al pago de sus alquileres mensuales y/o falta de cumplimentación de documentación o firmas en las prórrogas de contratos, regularice su situación para evitar mayores gastos y molestias.

"El DNU arrancó el 26 de marzo. El primer vencimiento fue el 30 de septiembre; después se hizo una prórroga hasta el 31 de enero y después una última prorroga hasta el 31 de marzo". "Hasta el 30 de septiembre fue entendible, eran el comienzo de la pandemia y sin un horizonte claro. Haberla prorrogado en septiembre no fue algo conducente y menos hasta el 31 de marzo", dijo un conocido agente inmobiliario que prefirió no publicar su nombre.

 Adelantó que la salida del congelamiento en el precio de los alquileres provocará, en muchos casos, que los valores se disparen.

Fue crítico de la extensión de la medida y sostuvo que deberían haber hecho un análisis sobre quienes eran los que necesitaban el beneficio y que no sea generalizado: "Hubo un sector perjudicado, que fueron los propietarios; que en un país inflacionario no pudieron actualizar el alquiler y viven en la misma Argentina".

"La rentabilidad es una de las más bajas de la historia. Hoy hay mucha demanda de alquiler, hay menos oferta (como por ejemplo casas) y no hay créditos hipotecarios para la compra. Cada vez es más complicado convencer a la gente para que ofrezca inmuebles en alquiler y es lo que más necesitamos. Tener más inmuebles para que el mercado sea más amplio, que la oferta regule la demanda y no suban los precios", describió el referente del sector, continuó.

Aclaró que "si bien se mantenía el congelamiento, ahora se deben pagar las diferencias. Con respecto a la deuda acumulada, el primer decreto establecía entre tres y seis cuotas y ahora lo extendieron hasta 12 cuotas en acuerdo entre las partes". Precisó que los intereses por dicha financiación no son punitorios, sino compensatorios.

Un problema más que serio es el que se les avecina a los inquilinos de todo el país y por lo visto el Gobierno Nacional no sabe como va a enfrentar este problema que no es ni más ni menos ue una bomba de tiempo.

Te puede interesar