Alberto Fernández con COVID-19: se reabre el debate acerca de si los vacunados pueden infectarse

CORONAVIRUS 03 de abril de 2021 Por Daniela BLANCO
Un test rápido de antígenos reveló que el primer mandatario contrajo coronavirus. Aún falta conocer el resultado del PCR para confirmarlo. Su caso dispara dos puntos clave de la progresión de la pandemia: el contagio de los vacunados y la duración de la protección de las vacunas
LDGXZ2LX2FAFLMGY4SOL4FNK3Q

Para el infectólogo argentino y experto en vacunas, Roberto Debbag, “los casos de infección tras vacunación son poco frecuentes pero ocurren. Puede ocurrir después de la primera dosis o después de la segunda”. De esta manera, se vuelve fundamental el cuidado post vacuna con distancia social y mascarilla”, explicó a Infobae.

Las vacunas pueden provocar dos tipos principales de inmunidad. Por un lado, la “inmunidad efectiva”, que puede evitar que un patógeno cause una enfermedad grave, pero no puede evitar que ingrese al cuerpo o haga más copias de sí mismo. Y, por el otro, la inmunidad esterilizante, que sí puede impedir la infección e incluso prevenir casos asintomáticos. Lo ideal es que una vacuna logre producir inmunidad esterilizante.

Mirada de expertos

Sobre reinfección y vacunados, el médico infectólogo Eduardo López aseguró a Infobae que “todo va a depender de la cantidad de dosis de una vacuna que se haya dado una persona, del tipo específico de vacuna y de la cantidad de días que hayan pasado desde la aplicación. Si te das la vacuna hoy, los primeros 14 días te podés contagiar porque todavía no tenés anticuerpos. La eficacia de la Sputnik V, por ejemplo, empieza después de los 10 días. En los estudios, la vacuna de AstraZeneca después de la primera dosis, en las primeras cuatro semanas, demostró no tener más del 50% de eficacia. Incluso luego de la segunda dosis, no supera el 70%”.

“La vacuna protege contra las formas graves de la enfermedad. No evita al 100% el contagio. Por eso, decimos que la vacuna es un elemento más de la protección contra el virus y debemos seguir cuidándonos”, manifestó consultado por este medio el infectólogo Lautaro de Vedia, ex presidente de la Sociedad Argentina de Infectología.


La posibilidad de adquirir la enfermedad de forma moderada aun tras estar inoculado es un tema del que se viene hablando en la comunidad científica. Es que, a pesar de que las campañas de vacunación avanzan en el mundo, se han difundido informes de personas completamente inoculadas que contrajeron COVID-19, como ocurrió con el Presidente.

Por ejemplo, en el Centro Médico de la Universidad de Texas Southwestern, en Dallas, se descubrió que cuatro de 8121 empleados vacunados con ambas dosis se habían infectado. Otro estudio reveló que siete de 14.990 trabajadores en UC San Diego Salud y en la Facultad de Medicina David Geffen de la Universidad de California dieron positivo luego de haberse inoculado con Moderna o Pfizer. Ambos resultados fueron publicados en el New England Journal of Medicine. Solo algunos de los trabajadores de la salud que dieron positivo por COVID-19 en el estudio de California presentaron síntomas, y estos tendieron a ser leves.

El debate continúa y aún no se logra consenso entre los científicos mundiales acerca de que la investigación actual está lejos de ser suficiente para afirmar que las personas vacunadas no pueden propagar el virus.

El caso del presidente de la República Argentina reafirma las preguntas científicas para las que todavía no hay respuestas finales entre las vacunas disponibles contra el COVID-19 -sin distinción de plataformas tecnológicas, sean las genómicas de ARN mensajero o las formuladas con adenovirus como son la Sputnik V o la de AstraZeneca- acerca de cuánto finalmente dura la protección o el llamado período de inmunidad sobre el inoculado.

Fuente: Infobae

Te puede interesar