Argentina explota: 22.420 nuevos casos y a un paso de los 3 millones desde que se inicio la pandemia

CORONAVIRUS 30 de abril de 2021 Por Agencia de Noticias del Interior
argentina-se-acerca-a-los___YMzGYGj3A_1256x620__1

En el día que el Gobierno nacional anunció la extensión de las retenciones en el Area Metropolitana y otras zonas en alerta epidemiológica y sanitaria, el Ministerio de Salud reportó este viernes otros 22.420 casos de coronavirus en todo el país. Así, Argentina quedó a un paso de llegar a los tres millones de contagios, al contabilizar 2.977.363.

 

 
Además hubo 357 muertes, que ya trepan a 63.865. De los últimos fallecidos, 156 residían en la provincia de Buenos Aires, 56 en la Ciudad de Buenos Aires, 16 en Córdoba, 13 en Santa Fe, once en Río Negro; diez en Chubut y Mendoza; nueve en Entre Ríos y Formosa; siete en San Juan; seis en Jujuy, La Pampa y Santiago del Estero; cinco en Salta y San Luis; tres en Neuquén, dos en Chaco y uno en La Rioja y Santa Cruz.

 

Pese a la disminución de los casos en los últimos días, sigue creciendo el número de internados. De las 279.192 que se encuentran cursando la enfermedad, 5.369 se encuentran internadas en Unidades de Terapia Intensiva (UTI), nuevo máximo para el país. La ocupación de camas se ubica en el 77,9% en el Area Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) y 69,1% en el resto de la Argentina.


La provincia de Buenos Aires volvió a registrar la mayor cantidad de casos del día, con 10.470, seguida por la Capital Federal (2.721), Santa Fe (1.945), Córdoba (1.850), Mendoza (820), Tucumán (641), Entre Ríos (565) y San Luis (522).

 

Luego se ubicaron Neuquén (347), La Pampa (312), San Juan (298), Río Negro (287), Santa Cruz (270), Salta (265), Chaco (203), Catamarca (189), Santiago del Estero (160), Chubut (120), Corrientes (114) y Misiones (112).


Jujuy (89), Tierra del Fuego (64), La Rioja (45) y Formosa (11) fueron las únicas provincias que reportaron menos de cien positivos.

En las últimas horas fueron hechos 84.215 testeos, con una positividad del 26,6%. Desde el inicio del brote se realizaron 11.148.350 pruebas diagnósticas para esta enfermedad.


De acuerdo a la información oficial, esta semana el promedio diario de personas fallecidos se disparó, al superar las 400 víctimas fatales por jornada, con un récord histórico de 561 muertos este jueves.


En tanto, los nuevos infectados superaron la media de 22.000, cifra que no aumentó en relación a siete días atrás, pero "se estabilizó en un número muy alto" e insuficiente para alejar el peligro de colapso del sistema de salud.


"El promedio de fallecimiento que vemos esta semana representa un crecimiento del 86 por ciento, que es muchísimo, pero que es lógico por la gran cantidad de casos que tuvimos a principios de mes", explicó a la agencia Télam la docente e investigadora Soledad Retamar.


La ocupación de camas, un problema central

La especialista añadió que en estos números aún no se puede "evaluar el impacto de testimonios de personas que no llegaron a atenderse en guardias o que necesitaron traslados porque no había camas".

Según explicó la médica intensivista Carina Balasini, "el promedio entre que las personas ingresan al centro de salud y fallecen es de 15 días; los que sobreviven pueden estar entre uno y dos meses en Unidades de Terapia Intensiva (UTIs), más un mes de recuperación en sala".


"Es decir que, por ejemplo, hoy estamos dando de alta a los pacientes que ingresaron en enero", abundó Balasini, integrante de la Sociedad Argentina de Terapia Intensiva (SATI). Este dato es clave a la hora de pensar la cantidad de casos diarios y que la curva se amesete en un número "alto" de nuevos contagios reportados.


"Aunque los nuevos casos se estabilicen, los pacientes con Covid-19 permanecen mucho tiempo en las UTIs. Eso produce una acumulación de casos; entonces si ese amesetamiento se da en un número de nuevos casos altos como lo que está sucediendo ahora, esto puede llevar a la saturación del sistema de salud", describió Martín Hojman, integrante de la Sociedad Argentina de Infectología (SADI).


Por ello, "no alcanza con que los casos dejen de subir, necesitamos que bajen y que bajen lo más rápido posible", alertó.


En el mismo sentido, Retamar -que integra el Grupo de Investigación en Bases de Datos (GIBD) de la Facultad Regional Concepción del Uruguay, de la Universidad Tecnológica Nacional (UTN)-, sostuvo que "los casos no están bajando como deberían" y que "con suerte" se puede hablar "de un amesetamiento".


Retamar analizó las dos variables que propone el Ministerio de Salud para evaluar el riesgo de los departamentos: incidencia (la cantidad de casos acumulados en los últimos 14 días cada 100.000 habitantes) y razón o crecimiento (la cantidad de casos en los últimos 14 días versus la cantidad de casos de los 14 días previos).

"Si tomamos la razón o crecimiento, la mayoría de las provincias están mostrando un descenso, pero estamos teniendo en cuenta las últimas dos semana respecto de las dos anteriores, que fueron de muchísimos casos; entonces ahora se ve un leve descenso pero hay que tener en cuenta que la incidencia sigue siendo muy alta"; concluyó.

Fuente: Clarín

Te puede interesar