Pese a la insistencia del Gobierno, la Ciudad de Buenos Aires y Mendoza seguirán con clases presenciales

POLÍTICA 03 de mayo de 2021 Por Maximiliano Fernández*
4RY253Z5HZA6XIJ2JLCFYNKYLQ

El ministro de Educación, Nicolás Trotta, ratificó este domingo la vigencia de la suspensión de las clases presenciales en los distritos que se encuentran en alerta epidemiológica, tal como consigna el decreto que firmó el presidente Alberto Fernández. Lo hizo tras la reunión que mantuvo con sus pares de la provincia y la ciudad de Buenos Aires, Santa Fe y Mendoza.

Pese a la insistencia del gobierno nacional, la Ciudad de Buenos Aires y Mendoza continuarán con el dictado de clases presenciales. La provincia de Buenos Aires acatará el DNU y mantendrá por tres semanas más las aulas cerradas en el conurbano y en los municipios que se encuentran en fase 2. Mientras que Santa Fe suspenderá la presencialidad en Rosario y San Lorenzo, sus dos departamentos más afectados por la segunda ola de coronavirus.

De la reunión virtual participaron los ministros de Educación Agustina Vila (Provincia de Buenos Aires), Soledad Acuña (CABA), Adriana Cantero (Santa Fe) y José Thomas (Mendoza). Durante el encuentro Trotta les ofreció asistencia para garantizar la continuidad pedagógica a distancia durante las tres semanas que, a priori, establece el decreto presidencial.

En esa línea, el funcionario nacional propuso una serie de medidas:1) Refuerzo del Fondo COVID; 2) Guía de recursos didácticos; 3) Las escuelas permanecerán abiertas para facilitar distintas tareas como la distribución de material, orientación a estudiantes o bajo vínculo con la institución y la provisión de alimentos; 4) Comunicar al menos 48 horas antes el cierre o apertura de las escuelas para organizar el trabajo docente y la rutina familiar; 5)Tener en cuenta los parámetros fijados por el Ministerio de Salud de la Nación a la hora definir aperturas o cierres.

“Es importante dejar en claro que todos deseamos tener clases presenciales en nuestras escuelas y el desafío que tenemos en el AMBA es mejorar los indicadores para volver a transitar la presencialidad. Con el Gobierno de la Ciudad tenemos una diferencia que se enmarca en comprender la gravedad de la situación que estamos atravesando, no solo en cuanto a la curva de los contagios sino también con un sistema sanitario saturado”, dijo Trotta tras el encuentro.

El DNU dispone la suspensión de las clases presenciales en todos los distritos que se encuentran en estado de alerta epidemiológica. Si bien no detallaron los indicadores sanitarios que monitorean, son zonas de fuerte tensión en el sistema sanitario y de una proporción elevada de contagios por habitantes.

Además del Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA), están en ese grupo el municipio bonaerense de Bahía Blanca: las ciudades mendocinas Godoy Cruz, Guaymallén, Las Heras, Luján de Cuyo y Maipú; y las santafecinas Rosario y San Lorenzo.

Mar del Plata también integraba esa lista pero su intendente, Guillermo Montenegro, logró que se revisaran los datos y el municipio fuera excluido para pasar a formar parte de una fase 3 con precaución sanitaria. Por lo tanto, allí continuarán las clases presenciales como hasta ahora.

El próximo martes habrá una sesión del Consejo Federal de Educación. Allí todos los ministros volverán a acordar los pasos a seguir en medio de la segunda ola de contagios.

CABA y Mendoza no acatarán el decreto

El viernes, algunas horas después del anuncio presidencial, el jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta, anunció que sostendrá buena parte de la educación presencial y que solo avanzará hacia un sistema bimodal en la secundaria.

En concreto, los chicos de jardines maternales, nivel inicial, primaria y educación especial seguirán concurriendo a los establecimientos todos los días. Mientras que en la secundaria reducirán la frecuencia de la asistencia desde mañana.

Si bien cada escuela tiene margen para definir su estrategia, la recomendación de la cartera educativa porteña es que la mitad de los chicos de secundaria asista una semana y la otra mitad concurra la siguiente. De ese modo, sostienen, reducirán la circulación de 96.228 estudiantes, el 50% de la matrícula total en secundaria.

En Mendoza, el gobernador Rodolfo Suárez, también desafiará el DNU y sostendrá las escuelas abiertas en toda la provincia. Según el propio Suárez, la experiencia recabada durante estos dos meses de clases permiten asegurar que las escuelas no son foco de contagios.

“Mañana hay clases presenciales”, ratificaron en la Dirección General de Escuelas. De acuerdo a sus datos, solo el 1% de las burbujas se debió aislar tras registrarse un caso sospechoso o positivo de COVID-19. “Los adolescentes van a estar en la calle y a los chicos los van a dejar con los abuelos, que es mucho más peligroso”, aseguró en la conferencia de prensa.

* Para www.infobae.com

Te puede interesar