La reforma del Ministerio Público Fiscal generó fisuras en Juntos por el Cambio: para Carrió, el “ala dura” fue funcional al oficialismo

POLÍTICA 19 de mayo de 2021 Por Ricardo Carpena*
H7TUTBRLAJE7BMQC25KCNBGDQE

El avance del proyecto de Reforma del Ministerio Público Fiscal que impulsa el gobierno nacional causó un fuerte rechazo en Juntos por el Cambio, pero también generó fisuras internas: Elisa Carrió y la dirigencia de la Coalición Cívica (CC) consideraron que la oposición “cayó en una trampa por no haber sostenido una estrategia” y responsabilizaron al ala dura de la coalición: “Lo impidió un capricho”, se quejaron en llamadas cruzadas en las cuales le apuntaron directamente al PRO.

“No podemos ser funcionales. Sin estrategia es muy difícil conducir porque todos sabíamos que Cristina Kirchner venía por todo y esto Carrió lo avisó todas las veces”, afirmó un referente de la Coalición Cívica, que aseguró que la ex diputada está furiosa por la elección del Procurador.

Para Carrió, según trascendió, “muchos diputados que podrían darle quórum al oficialismo son del PRO y ellos tendrán que dar las respuestas para explicarlo”.

La fundadora de la CC el año pasado pidió respaldar a Daniel Rafecas, el candidato de Alberto Fernández para la Procuración, porque lo consideraba “un mal menor” ante la posibilidad de que se designara a alguien afín al kirchnerismo o que se cambien las mayorías y plazos para su nombramiento.

Sin embargo, en Juntos por el Cambio se impuso la postura del PRO y de la UCR, que no apoyaron la idea de facilitar el quórum para tratar la designación del Procurador General de la Nación porque consideraron que no debían meterse en una interna en el oficialismo porque el propio Alberto Fernández no había enviado el pliego de Rafecas al Senado y no daba señales de impulsarlo.

La posición de Carrió era compartida por el ala moderada de la coalición opositora, liderada por Horacio Rodríguez Larreta y María Eugenia Vidal, pero la estrategia del Gobierno sobre el Procurador se radicalizó luego del desplazamiento de Marcela Losardo del Ministerio de Justicia y su reemplazo por Martín Soria, quien inició una ofensiva contra el actual procurador interino, Eduardo Casal, y en favor de la reforma del Ministerio Público Fiscal que impulsa el Frente de Todos.

Ante esa embestida, la mesa nacional de Juntos por el Cambio se reunió este domingo con carácter de urgencia y rechazó el proyecto que el oficialismo quiere que avance cuanto antes en la Cámara de Diputados luego de su aprobación en el Senado: se tratará este martes, a las 19, en comisión.

Los diputados de JxC resolvieron concurrir al encuentro de la Comisión de Asuntos Constitucionales y Justicia para firmar un dictamen de rechazo contra la reforma del Ministerio Público Fiscal.

En el Zoom opositor advirtieron que es “un intento de quedarse con la Justicia” y consideraron que “sin fiscales independientes sólo se puede esperar falta de libertad y persecución a cualquiera que piense distinto”. Además, dijeron que “no responde a las verdaderas necesidades de los argentinos que sufren la inflación, la falta de vacunas, la pobreza y el desempleo”, y sostuvieron que el Gobierno quiere “manejar la Justicia para garantizar la impunidad en causas que nunca pudieron explicar”.

La máxima dirigencia de JxC también conversó sobre la posibilidad de impulsar el avance del pliego de Rafecas en el Senado, pero se coincidió en que la oposición no tiene la suficiente cantidad de legisladores para que pueda debatirse en comisión y luego llevarse al recinto.

La iniciativa que impulsa el oficialismo elimina el cargo vitalicio del procurador general de la Nación y establece un mandato de cinco años (en la actualidad el cargo es permanente), mientras que el ministro Soria también propone que para designar al Procurador no se exijan los dos tercios del Senado sino la mayoría absoluta de los presentes en la Cámara alta.

El juez Rafecas ratificó este lunes que si el kirchnerismo avanza con la reforma del Ministerio Público Fiscal y rebaja la mayoría calificada para el nombramiento del Procurador, él se bajará de la postulación que oportunamente hizo el Presidente.

“Si a mitad del proceso para mi designación, se reduce por ley la mayoría necesaria en el Senado para nombrar al Procurador, eso será para mí un limite ético insuperable, que me hará imposible seguir adelante con la postulación. Respeto otras posturas, pero esta es mi convicción, ética y jurídica”, advirtió en un mensaje publicado en su cuenta de Instagram.

Para el magistrado, “más allá de que el cargo sea vitalicio o temporario, es indispensable que el Procurador tenga el consenso político suficiente para ejercer un cargo de tanta relevancia institucional, para lidiar con la Corte Suprema y para encarar reformas estructurales a nivel federal”.

* Para www.infobae.com

Te puede interesar