Emilio Monzó: “Cristina Kirchner es la que conduce y eso los va a llevar a perder las elecciones”

POLÍTICA 07 de junio de 2021 Por Agencia de Noticias del Interior
ET4FGA4PXRF65PCH7WKB77KGHQ

El ex presidente de la Cámara de Diputados Emilio Monzó consideró este sábado que la actual vicepresidenta Cristina Kirchner “es la que conduce” el Gobierno y que esa situación va a llevar a que el oficialismo “pierda las elecciones”.

Invitado a La Noche de Mirtha, el programa que actualmente conduce Juana Viale, el dirigente peronista que formó parte de la administración de Cambiemos también hizo una autocrítica de la anterior gestión, pero sostuvo que durante el mandato de Mauricio Macri “había orden”.

“Nosotros teníamos reuniones de Gabinete y las decisiones eran claras de hacia dónde ir, podías estar equivocado o no, pero había mucha más certeza. Algunos dicen que si estuviera Macri la pandemia sería un desastre, pero no, porque de forma, seguramente hubiera sido mucho más predecible (su gestión). El anterior era un poder mucho más disciplinado”, destacó.

Consultado sobre los próximos comicios, opinó: “Yo creo que Cristina es la que conduce, desde la intransigencia, y yo creo que esa va a ser la propia torpeza que los va a llevar a perder las elecciones. El kirchnerismo es un partido que con La Cámpora tienen ideas claras, pero que no representan a la Argentina”.

En esta línea, recordó que el espacio liderado por la vicepresidenta tuvo un mal desempeño electoral en las legislativas del 2009, “cuando apareció Francisco de Narváez”, y también en el 2013, el 2015 y el 2017.

“Estoy relatando que de las últimas siete u ocho elecciones, el kirchnerismo las perdió absolutamente todas y me animo a decir que ahora están en serio riesgo de perder la próxima elección, esta de medio término, en la provincia de Buenos Aires. Olvidémonos del resto del país, porque lo que te marca y donde se plebiscita el Gobierno es en la provincia de Buenos Aires”.

Para Monzó, “hay una sociedad y una clase media que son el dique de contención” para el país, pero que en el 2019 “cayeron en la trampa” del armado del Frente de Todos.

Sin embargo, ratificó su idea de que “como están haciendo las cosas”, los miembros del oficialismo “van a tener otra derrota de medio término”, por lo que advirtió que Juntos por el Cambio debería “armar una alternativa política, ya de Gobierno y no de oposición”.

Volviendo a la autocrítica sobre la gestión de Macri, el ex titular de la Cámara de Diputados reconoció que la anterior gestión hizo “marketing” y que gracias al ”antagonismo mediático de Cristina Kirchner”, pudo ganar en territorio bonaerense.

“Pero lo que tendríamos que haber resuelto es el sistema electoral. Y con eso hubiéramos terminado con una estructura que está enquistada desde 1983 hasta la fecha. Esta es mi autocrítica. Los viejos varones del conurbano nos hubieran acompañado, estaban todos”, aseguró.

En este sentido, Monzó resaltó que en aquel momento Cambiemos tuvo “la posibilidad en el Congreso de la Nación y en la Legislatura de la provincia de Buenos Aires, con Sergio Massa como aliado de María Eugenia Vidal”, de avanzar hacia una reforma de ese estilo, pero en lugar de eso decidió “hacer gradualismo”.

“Había que ir a fondo. Los gobernadores estaban todos pintados de amarillo. Y el kirchnerismo es el partido y el espacio más intransigente de este país. Desde 2009 hasta la fecha. No estoy haciendo una calificación positiva, pero en el primer kirchnerismo, desde 2003 hasta la Resolución 125, Néstor Kirchner buscaba proscribir al peronismo. Buscaba hacer algo distinto. Se chocó con la 125. Desde ahí vivimos una polarización improductiva en la Argentina. Más pobreza. Más inflación”, cuestionó.

Al respecto, también reconoció que la anterior gestión fue “responsable de no sentarse en una mesa y hacer política pública para terminar” con la grieta. “La democracia se completa con acuerdos y negociaciones. Pero es más fácil hacer marketing político”, agregó.

Por último, Monzó se refirió al mandatario bonaerense, Axel Kicillof, y señaló que “tiene el mismo problema que tienen todos los gobernadores que no son de la provincia de Buenos Aires”.

“Tenemos un fenómeno mediático a nivel nacional, que hace que las personas que adquieren popularidad en nuestra provincia sean de la Ciudad. Entonces, con el desconocimiento, que es hasta biográfico de los actores, hace que ese gobernador decida surfear la realidad para salir a los cuatro años; en esa incertidumbre y ese temor se rodea de sus amigos. Porque necesita un lugar de confort. Se disocian de la realidad. Kicillof no es la excepción. La gestión hay que sentirla”.

Con información de www.infobae.com

Te puede interesar