La orden de China que haría imposible hallar el origen del coronavirus en el laboratorio de Wuhan

CORONAVIRUS 22 de junio de 2021 Por Eva DOU
SRVGI6GVGFERRGSVKDT6EPAULU

En mayo de 2019, el personal del Instituto de Virología de Wuhan se presentó en una sala de conferencias anticuada. Un representante local de la Administración Nacional para la Protección de los Secretos de Estado de China estaba en el atril.

El funcionario, Tang Kaihong, habló de los riesgos para la seguridad nacional de las investigaciones del instituto y advirtió de los esfuerzos de infiltración de espías extranjeros, según un informe publicado por la organización matriz del instituto, la Academia China de Ciencias. Los investigadores se comprometieron a proteger la información confidencial.


El laboratorio de Wuhan ha atraído el escrutinio mundial debido a sus investigaciones sobre los coronavirus de los murciélagos en la ciudad donde comenzó la pandemia. Los sucesos han puesto de manifiesto un nicho de investigación que -en China, Estados Unidos y otros países- funciona con gran secretismo debido a los riesgos para la seguridad nacional que entraña la manipulación de patógenos mortales.

Una revisión de los registros públicos y las directrices internas del laboratorio revela la existencia de proyectos clasificados no especificados y la discusión de las responsabilidades del laboratorio en virtud de la ley de secretos de Estado de China. Algunos registros mencionan protocolos para la divulgación de información a extranjeros y el sellado de algunos informes de investigación durante hasta dos décadas.

El secreto puede ayudar a explicar por qué los esfuerzos para confirmar o refutar la teoría de la filtración del laboratorio sobre los orígenes de la pandemia han hecho pocos progresos. El presidente Joe Biden ha ordenado a las agencias de inteligencia estadounidenses que “redoblen sus esfuerzos” para determinar el origen del virus, exactamente el tipo de operación para la que el laboratorio de Wuhan se preparó hace más de una década con la creación de sistemas para manejar información confidencial.

Las precauciones no significan que el laboratorio tenga nada que ver con el origen del virus, ni que haya algo nefasto en sus proyectos clasificados. Estados Unidos también lleva a cabo investigaciones clasificadas sobre patógenos, y exige a los empleados de los laboratorios de alta contención que pasen un control de antecedentes.

El umbral de China para la clasificación de secretos es más bajo que en algunos países; según la amplia Ley de Secretos de Estado de China, este material abarca no sólo asuntos militares y diplomáticos, sino también información sensible sobre el desarrollo económico, científico y social del país, y las autoridades tienen una amplia discreción.

Muchos científicos occidentales están a favor de la teoría de que la pandemia comenzó en la naturaleza, calificándola como la explicación más sencilla. Pero reconocen que los accidentes de laboratorio ocurren con frecuencia. En 2019, solo en Estados Unidos, los reguladores estadounidenses registraron 219 liberaciones accidentales de “agentes selectos” -virus o toxinas mortales- y 13 muestras perdidas en el informe anual del Programa Federal de Agentes Selectos.


No está claro con qué frecuencia se producen estos accidentes de laboratorio en China. En 2004, las autoridades sanitarias chinas reconocieron que un accidente de laboratorio había provocado un brote localizado de SARS, un año después de que la epidemia estuviera ampliamente controlada.

Hasta ahora, no han aparecido pruebas que contradigan las declaraciones de los investigadores de Wuhan de que no se encontraron con el covid-19 antes de la pandemia y de que no se produjo ningún accidente en el laboratorio.

Robert Gallo, director del Instituto de Virología Humana de la Facultad de Medicina de la Universidad de Maryland, dijo que incluso con las nuevas investigaciones, parece poco probable que se pueda probar o descartar una fuga de laboratorio. “Nunca sabremos la respuesta”, dijo. “O nos fiamos de su palabra, o te enviamos con unos tipos musculosos y les sacamos sangre. ¿Toleraríamos eso? No, no lo haríamos”.

Las directrices del laboratorio de Wuhan sobre la divulgación de información dicen que el instituto comparte detalles de su trabajo con el público, con la excepción de los secretos de Estado, los secretos de investigación y de trabajo, los asuntos que se están investigando y las divulgaciones que violarían la ley.

Se desconocen los temas de los proyectos clasificados del laboratorio. El laboratorio y la Administración Nacional para la Protección de los Secretos de Estado no respondieron a las preguntas sobre el asunto.

El Departamento de Estado de Estados Unidos dijo en enero que el laboratorio de Wuhan había trabajado en proyectos clasificados, incluyendo experimentos con animales, con el ejército de China desde al menos 2017. The Washington Post no pudo confirmarlo de forma independiente, pero encontró registros públicos de que el laboratorio trabajaba con hospitales militares chinos en proyectos no clasificados para el desarrollo de medicamentos y la prevención del sida, así como instancias en las que funcionarios del laboratorio mencionaban proyectos clasificados en el instituto.

Angela Rasmussen, investigadora de la Organización de Vacunas y Enfermedades Infecciosas de la Universidad de Saskatchewan, dijo que los laboratorios de alta contención, incluidos los de Estados Unidos, tienen requisitos de confidencialidad por una serie de razones, como evitar que extraños hostiles accedan a patógenos mortales y proteger la propiedad intelectual.


“Si la pandemia se hubiera iniciado en la zona de Washington, se puede contar con que el gobierno de Estados Unidos no permitiría una investigación ‘independiente’ sin restricciones por las mismas razones: es un riesgo importante para la seguridad a largo plazo que no se puede mitigar completamente”, dijo. “No indica la necesidad de encubrir nada más allá de no dejar que las potenciales potencias adversarias tengan acceso con carta blanca a las instalaciones seguras del gobierno”.

En marzo de 2014, China actualizó su reglamento de aplicación de la Ley de Secretos de Estado, proporcionando una orientación práctica para aquellos cuyo trabajo implica información sensible. Entre los nuevos requisitos: que los equipos obsoletos se eliminen de forma que la información que contienen nunca pueda recuperarse.

Lo que podría haber sido un ejercicio burocrático de bajo perfil se convirtió en algo de alto nivel cuando el presidente Xi Jinping declaró que la seguridad nacional era una prioridad al mes siguiente, diciendo que el país se enfrentaba a amenazas crecientes. Los funcionarios se apresuraron a seguir la línea, incluso haciendo pública la aplicación de las normas de confidencialidad.

En mayo de 2014, la rama de Wuhan de la Academia China de Ciencias (CAS), la organización matriz del laboratorio, celebró una reunión para discutir el manejo de la información confidencial, según un post en el sitio web de la CAS. Chen Pingping, subdirector general de la rama, dijo a los participantes que debían seguir las nuevas normas, incluidas las relativas a un mejor control del personal en los proyectos clasificados y una gestión más cuidadosa de los documentos.

Hay que “normalizar el tratamiento de los documentos antiguos, para evitar decididamente que los materiales con información confidencial lleguen al público”, dijo.

A esto le siguió, en octubre de 2014, una sesión de formación para más de 60 miembros del personal del laboratorio de Wuhan que eran miembros del Partido Comunista. Xiao Gengfu, jefe del comité de confidencialidad del laboratorio, habló del significado de los secretos de Estado y de los protocolos del instituto.

“Señaló que el trabajo de confidencialidad está relacionado con la seguridad del partido y la nación”, según un resumen publicado por la CAS.

En 2018, Xiao fue ascendido a secretario del partido del laboratorio, a menudo el cargo más poderoso en una organización china, incluso cuando otra persona es el jefe titular, según Jude Blanchette, un experto en política china del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales con sede en Washington.

En la lista de dirigentes del laboratorio que aparece en Internet, Xiao aparece en segundo lugar después del director general Wang Yanyi. El título de secretario del partido de Xiao sólo aparece en el sitio web chino del laboratorio, y la versión inglesa lo identifica como subdirector general.

Xiao parece haber seguido de cerca la investigación del laboratorio sobre el coronavirus desde que comenzó la pandemia: fue coautor de al menos 15 artículos revisados por pares relacionados con el nuevo coronavirus, más que Wang y otros líderes del instituto, según ResearchGate.

En los últimos años, el laboratorio ha celebrado sesiones periódicas de formación en materia de confidencialidad para el personal, incluida una en 2018 en la que los ponentes hablaron de las mejores prácticas para trasladar a los investigadores dentro y fuera de los proyectos clasificados, de las directrices de viaje al extranjero para los que participan en proyectos sensibles y de la “gestión de la confidencialidad cuando se recibe a extranjeros”. Esa sesión se celebró varios meses después de una visita de diplomáticos estadounidenses, que enviaron un cable a Washington sobre las preocupaciones de seguridad en el instituto.

El trabajo de confidencialidad ha continuado en el laboratorio desde que la pandemia lo colocó en el punto de mira mundial, lo que subraya los desafíos para evaluar la teoría de la fuga del laboratorio.

En agosto de 2020, el laboratorio anunció la búsqueda de un especialista en informática para su oficina de confidencialidad, especificando que el candidato seleccionado debía ser miembro del partido.

Esta primavera, el laboratorio distribuyó entre los estudiantes formularios para sellar disertaciones sobre temas confidenciales. Uno de los formularios decía que las disertaciones “confidenciales” se sellarían hasta 10 años y las “clasificadas” hasta 20 años.

(C) The Washington Post.-

Te puede interesar