La conducción de Juntos por el Cambio intentará llegar a acuerdos que impidan que la pelea por las candidaturas pongan en peligro su futuro

POLÍTICA 23 de junio de 2021 Por Ricardo Carpena*
UBLQ6G4DWBCG5GSOGJUFTBSVIE

Algunos se proponen bajar la temperatura que alcanzó el caldeado clima interno. Otros quieren subir la apuesta para aprovechar las diferencias. ¿Qué pasará esta tarde cuando la conducción nacional de Juntos por el Cambio realice una reunión presencial en medio de las fuertes tensiones por las candidaturas? Es la gran incógnita para la oposición, que debe comenzar a definir las listas para las elecciones, pero hasta está en debate su nombre.

La cita será a las 18.30 en el espacio de eventos Galpón de los Milagros, en Gorriti 5417, Capital, y se espera una asistencia casi perfecta: con la excepción de María Eugenia Vidal, en cuarentena tras su viaje a los Estados Unidos, estarán allí los dirigentes del PRO Mauricio Macri, Horacio Rodríguez Larreta, Patricia Bullrich, Cristian Ritondo y Humberto Schiavoni; los referentes de la UCR Alfredo Cornejo, Mario Negri, Luis Naidenoff y Martín Lousteau; los representantes de la Coalición Cívica Maximiliano Ferraro, Juan Manuel López y Maricel Etcheconi, y el líder de Peronismo Republicano, Miguel Angel Pichetto.

Se espera, además, que participen el titular del PRO bonaerense, Jorge Macri, y el jefe de la UCR de la Provincia de Buenos Aires, Maximiliano Abad. Estarán en el coqueto salón del barrio de Palermo porque todos coinciden en la importancia del distrito que hoy gobierna Axel Kicillof y algunos dan por hecho que justamente por eso se incorporarán a la Mesa Nacional de Juntos por el Cambio. Otros, en cambio, aclaran que Macri y Abad irán en carácter de invitados especiales y que en la misma reunión se debatirá acerca de la posibilidad de que integren la conducción de la principal fuerza opositora.

El tema no es menor: la Provincia de Buenos Aires es uno de los territorios que se convirtió en el explosivo eje de las principales diferencias en JxC. Macri quiere que Vidal lidere la lista de candidatos a diputado nacional porque puede aportar una mayor cantidad de votos, pero Rodríguez Larreta prefiere que ese puesto quede en manos de Diego Santilli, el vicejefe porteño, para que la ex gobernadora encabece la nómina porteña y bloquee a Bullrich.

Jorge Macri, intendente de Vicente López, resiste el desembarco de Santilli y reclama que la principal candidatura sea para un dirigente bonaerense, mientras el resto de los jefes comunales que también integran el Grupo Dorrego y compartían hasta ahora su postura, parecen haberse dado vuelta luego de la reunión de hace 48 horas en Lanús con Rodríguez Larreta y su segundo. Macri, en la intimidad, cree que el giro de los intendentes es un “papelón”.

Por eso será un dato clave determinar cómo se insertarán Jorge Macri y Maximiliano Abad en la estructura de JxC, adonde el líder de la UCR provincial es uno de los principales promotores de la candidatura de Facundo Manes, que alteró los equilibrios de la coalición y desvela al PRO porque siente que podría perder el protagonismo en el distrito y unas cada vez más probables PASO ante una figura con muy buena imagen como la del neurocientífico.

Aunque Manes aún no dio el sí definitivo, el radicalismo siente que su gran esperanza electoral podría cambiar la dinámica de la oposición y abrirle las puertas al primer lugar de la lista bonaerense como un candidato de consenso frente a las profundas diferencias que hay en el PRO para elegir su postulante y el poco entusiasmo que genera entre sus pares la propuesta de Elisa Carrió de ofrecerse para encabezar la nómina y evitar que se profundicen las peleas.

La fundadora de la Coalición Cívica habló en los últimos días con Macri porque comparte con el ex presidente la preocupación por el peso de los enfrentamientos que se insinúan en Juntos por el Cambio para dirimir las candidaturas en la Provincia y en Capital. Más cercana al ala moderada de Juntos por el Cambio que encarnan Rodríguez Larreta y Vidal, Carrió “se está ocupando del tema”, aseguraron a Infobae en el entorno del ex presidente.

Preocupa a toda la dirigencia opositora que las disputas internas terminen en una competencia despiadada en las PASO en las que habrá heridos políticos. Macri prefiere que Rodríguez Larreta se haga cargo de ordenar la situación y logre consensuar las listas, pero si finalmente todo termina en las primarias abiertas y simultáneas, que sean “respetuosas, donde se vean los matices y que al día siguiente permita estar juntos para pelear contra el Gobierno”.

Mientras, uno de los temas que quieren resolver esta tarde los dirigentes de JxC es el reglamento interno de la coalición: la discusión pendiente es sobre los pisos y los techos de votos necesarios para la distribución de cargos legislativos a elegirse en las PASO. La UCR no quiere que se defina un criterio general y sí, en cambio, que cada distrito tome una decisión. La postura diametralmente opuesta es encabezada por Rodríguez Larreta y Vidal.

Sobre la mesa de discusión también estará hoy el nombre con que la coalición se presentará en las elecciones. Macri cree que no hace falta modificar la marca de Juntos por el Cambio ahora y sí rebautizarla en 2023. En el radicalismo también advierten riesgos con esa decisión porque aseguran que en Córdoba y Santa Fe, por ejemplo, la sigla tiene más peso que la imagen de muchos dirigentes opositores. El principal promotor del cambio es Rodríguez Larreta, para quien un nombre más inclusivo permitirá que se incorporen referentes de otros espacios que miran con recelo la actual denominación.

El 14 de julio vencerá el plazo para oficializar las alianzas y frentes electorales que participarán de las PASO. Cada líder partidario está monitoreando las candidaturas en los distintos distritos y evaluando alguna alquimia electoral que sume votos en las primarias del 12 de septiembre. Juntos por el Cambio lo está haciendo en medio del peor clima interno, con pronósticos de más cortocircuitos y de cruces personales que dejarán cicatrices. Esta tarde puede empezar a revertirse, o no, esa sensación de lucha sin cuartel que preocupa a todos, pero que, al menos hasta ahora, nadie puede detener.

* Para www.infobae.com

Te puede interesar