PwC alerta que se acaba el "viento de cola" de la economía mundial: así afectará a la Argentina

ECONOMÍA 05 de julio de 2021 Por Mariano Jaimovich*
511778

A los problemas domésticos económicos se le agregan factores externos que, para muchos analistas, puede complicar aún más la realidad de la Argentina.

Una de las principales consultoras internacionales en auditoria, impuestos y negocios, PwC, está advirtiendo que puede acabarse el "viento de cola" que tenía el país para no ver más golpeada actividad local.

Así, alerta que a nivel internacional han sucedido eventos que podrían impactar directa o indirectamente en la economía argentina, en el corto y mediano plazo.

"En los Estados Unidos se está dando un debate sobre la posibilidad de que las medidas de estímulo por parte de su gobierno, para reactivar la economía y palear los efectos de la pandemia, puedan impactar sobre los precios en dicho país", detalla en un informe José María Segura, economista jefe de PwC Argentina.

En ese contexto, se registra que el índice de precios al consumidor en dicho país alcanzó en abril y mayo de este año registros interanuales "no vistos desde 2008".

De forma paralela, la Reserva Federal de los Estados Unidos (FED) comunicó a mediados de junio que se mantendría la tasa de interés de referencia sin cambios, en su mínimo histórico, y afirmó que continuaría con su política de compra de activos, algo que "implica emisión monetaria", hasta que se vea un progreso sostenido en el empleo.

Asimismo, sostiene que la FED adelantó que estima que el recalentamiento en el nivel de precios, "que reconoce al aumentar sus estimaciones de inflación para el corriente año", es transitorio y que espera subir las tasas de interés recién hacia 2023.

"Los mercados entendieron que, aún cuando la política monetaria se mantendría laxa en el corto plazo, lo cual alejaba el riesgo de caída en el valor de los activos financieros, no necesariamente seguiría así ante el riesgo inflacionario de mediano plazo", advierte Segura.

A partir de allí, agrega, el dólar, que venía depreciándose, "revirtió su tendencia y ello repercutió casi de inmediato en los precios de los commodities".

Y completa: "Como hemos comentado en otras oportunidades, los precios de las materias primas se miden en dólares, con lo cual su apreciación, ceteris paribus (todo lo demás constante), implica una caída en los precios de estos".

En el caso de los commodities agrícolas, que son de suma relevancia para nuestro país por el ingreso de divisas, como la soja, maíz y trigo, cayeron en un día hasta 8%.

"De consolidarse la tendencia a la apreciación de la moneda estadounidense, aún cuando otros componentes de la oferta y/o de la demanda puedan operar en sentido contrario, implicará un menor precio relativo medido en dólares para dichos bienes agrícolas", proyecta Segura.

Por lo tanto, afirma que ante la expectativa de que los precios no se pudieran sostener en el tiempo, muchos exportadores anticiparon la liquidación.

Algo que explica, en gran medida, los mejores números de saldo comercial y la gran acumulación de divisas que pudo realizar el Banco Central de la República Argentina, que compró u$s6.500 millones en el primer semestre del año.

"El problema que se advierte es que los precios de las materias primas en torno a los máximos históricos y el segundo trimestre del año, estacionalmente alto en cuanto a ingreso de divisas, están llegando a su fin", afirma.

Problemas con foco local

El otro evento financiero internacional que, destaca Segura, que ha tenido impacto de forma local fue la exclusión de Argentina de la categoría de mercado emergente, en la revisión anual de clasificaciones que realizó MSCI, donde se clasificó ahora al país como "standalone", un escalón por debajo de mercado de frontera.

"Ello significa que resultará más difícil aún a las empresas financiarse en el exterior. El hecho de que Argentina se encuentre fuera del mercado de capitales, sumado a la desaceleración del ingreso de divisas por el canal comercial, hace prever que la estrategia de contención del mercado cambiario enfrente una mayor volatilidad", concluye este economista.

Y finaliza respecto al plano doméstico: "Si bien, en ausencia de cisnes negros, no parecería probable que se pierda el control sobre las cotizaciones del dólar; al aproximarnos a las elecciones, cuando en general aumenta la demanda privada de divisas, es muy posible que asistamos a una mayor volatilidad".

* Para www.iprofesional.com

Te puede interesar