Al menos 16 muertos y 200.000 evacuados por las fuertes inundaciones en el centro de China

INTERNACIONALES 21 de julio de 2021 Por Macarena VIDAL LIY
IEH3WJQDQNEDHH3JIMHSVSUJYU

Las graves inundaciones causadas por las fuertes lluvias de los últimos tres días en el centro de China han dejado al menos 16 muertos y obligado a evacuar a zonas más seguras a más de 200.000 personas. El temporal, que ha arrojado en 72 horas el equivalente a un año entero de precipitaciones, ha forzado también a movilizar al Ejército, ante la amenaza de desplome de una presa cercana a Zhengzhou, de 10 millones de habitantes, capital de la provincia de Henan situada a unos 650 kilómetros al suroeste de Pekín y la ciudad más afectada por el desastre meteorológico. Un segundo embalse cerca de Luoyang, una localidad de siete millones de habitantes de la misma provincia, amenaza también con romperse.


Barrios enteros inundados y convertidos en lodazales; ciudadanos arrastrados por la fuerza del agua en avenidas convertidas en auténticos ríos; vehículos sumergidos; hospitales anegados y sin electricidad; estaciones de metro llenas de agua, con pasajeros atrapados dentro de los vagones. Son algunas de las escenas que han difundido en vídeos los medios locales en Zhengzhou.


El Gobierno de esta ciudad, situada a orillas del río Amarillo, precisó que 12 de los fallecidos perecieron en una línea de metro inundada, mientras que otros 500 pasajeros lograron ser rescatados. Un vídeo difundido en las redes sociales mostraba a los viajeros a oscuras y sumergidos hasta el cuello en un vagón cubierto de agua turbia, así como una estación subterránea anegada.

“El agua me llegaba al pecho”, escribió en internet un superviviente. “Tuve mucho miedo, pero lo más aterrador no fue el agua, sino el aire que empezaba a faltar en el vagón”.

Las lluvias torrenciales habían provocado que se suspendiera poco antes el servicio de los autobuses públicos de la ciudad, que funcionan con electricidad, dijo a Reuters un ciudadano del que solo se precisa su apellido, Guo. Sin poder utilizar los autobuses, “mucha gente tomó el metro y ocurrió la tragedia”, declaró este hombre, que se vio forzado a pernoctar en su lugar de trabajo.

Desde la noche del sábado hasta última hora del martes, cayeron en Zhengzhou 617 litros de lluvia, una cantidad que casi iguala la media anual de precipitaciones que se recogen en esta ciudad. Según los meteorólogos de los medios locales, esto es algo que solo se ve una vez cada “mil años”. Estas lluvias tan inusuales han provocado el desbordamiento de varios cauces en la vasta cuenca del río Amarillo.

La situación de decenas de embalses y presas preocupa especialmente a las autoridades chinas. Además del riesgo de desbordamiento de muchos de ellos, hay dos presas cuyos muros se han agrietado. En Luoyang, una localidad de siete millones de habitantes al oeste de Zhengzhou, el embalse de Yihetan presenta una grieta de 20 metros en su muro de contención, confirmó un comunicado del Ejército chino, que alertó de que la presa “puede colapsar en cualquier momento”. El Ejército ha anunciado también que ha enviado soldados para tratar de desviar las crecidas de los ríos con explosiones de dinamita controladas.

En Zhengzhou, la sede local de control de inundaciones anunció que otra presa, la del depósito de agua de Guojiazui, que surte a los habitantes de la ciudad, está también agrietada.

La provincia de Henan es un importante centro logístico en el centro de China, que alberga importantes empresas de telecomunicaciones y automoción. Muchas de ellas han tenido que parar la producción y proporcionar alojamiento y comida a sus empleados. Otros residentes de la ciudad tuvieron que pasar la noche en bibliotecas, museos e incluso salas de cine. Los medios locales informaron de que había niños de corta edad atrapados en sus guarderías desde el martes.

Varios hospitales, entre ellos el de la Universidad de Zhengzhou, el más grande de la ciudad, con más de 7.000 camas, se quedó sin electricidad e incluso sin suministros de reserva, por lo que fue necesario encontrar transporte para reubicar a unos 600 pacientes en estado crítico.

El presidente chino, Xi Jinping, ha exigido en una circular que las autoridades locales den la máxima prioridad a garantizar la seguridad de la población y sus bienes, y que se extremen las medidas de protección contra las inundaciones.

Fuente: El País

Te puede interesar