El Gobierno aseguró que “si todos los que vienen del exterior se fueran a un hotel y se aislaran siete días, no habría cupo de ingreso al país”

POLÍTICA 21 de julio de 2021 Por Agencia de Noticias del Interior
23UBJU4M75HTPJ5HEFFNI32XGY

Florencia Carignano, titular de la Dirección Nacional de Migraciones, defendió la aplicación de cupos restrictivos para ingresar al país y apuntó contras aquellos argentinos que al regresar a la Argentina no cumplen con la cuarentena.

“Nos preocupamos mucho por el alto grado de incumplimiento de la cuarentena”, manifestó Carignano en diálogo con Romina Manguel por A24. La funcionaria del Gobierno precisó que se llegó a registrar un 40% de incumplimiento del total de aquellas personas que regresaron al país mientras la variante Delta de COVID-19 avanza en gran parte del mundo.

“Muchos argentinos pensaban que haberse vacunado afuera, contar con un PCR y el hisopado en Ezeiza era suficiente”, agregó, y explicó que desde el Ministerio de Salud de la Nación indicaron que “la mayor cantidad de casos de coronavirus se daba a los dos o tres días de haber llegado al país, y si la gente no realizaba el aislamiento el problema era que estábamos a días de que haya circulación comunitaria de la variante Delta en la Argentina”.

Además fundamentó que los cupos de 600 personas también se impusieron porque el Gobierno necesitaba “vacunar a la mayor cantidad de personas” para estar “mejor parados” frente al potencial ingreso de la nueva cepa. Para Carignano las medidas hasta el momentos son efectivas porque, según los datos de Migraciones, “de un 40% de incumplimiento se bajó a un 10%”: “La sociedad entendió la importancia de llegar y tener que aislarse”.

Tras las polémicas generadas en torno a la medida y los argentinos varados, el Poder Ejecutivo amplió el límite a 750 personas para luego ir aumentando la cifra gradualmente. Actualmente, hasta el viernes, hay un cupo de 900 personas, las próximas dos semanas se ampliará a 1.000 por día y recién para el 6 de agosto, cuando venza la Decisión Administrativa vigente de Migraciones, se evaluará, según Carignano, “que está pasando en Argentina y en los países que nos rodean y con los que tenemos una relación aerocomercial”.

Argumentó que además de contemplar el escenario epidemiológico local se analizará el contexto mundial y ejemplificó con que Estados Unidos “tiene 80% de circulación de la variante Delta”. “No podemos tomar decisiones aisladas”, justificó.

“Nuestro gran problema es el aislamiento, si todos los que viniesen de afuera se irían a un hotel y se aislasen siete días, no habría cupo; hoy lo necesitamos para que los argentinos ingresen de manera ordenada”, insistió la funcionaria nacional, quien agregó que la cuarentena serviría también si se cumpliese en los domicilios particulares con “una conducta responsable”. En este marco pidió “reforzar en las jurisdicciones el control” del acatamiento del aislamiento y habló de la responsabilidad individual: “El Estado llega hasta que te hisopas en Ezeiza, desde ahí depende de vos”.

La titular de Migraciones destacó que en provincia de Buenos Aires se aplican multas superiores a los cuatro millones de pesos más una denuncia penal por no acatar estas decisiones.

Consultada por la cantidad de varados que quedan en el exterior, de los cuales un porcentaje viajó antes de que se implementen los cupos, Carignano sin dar precisiones respondió que “quedan muchos menos varados de los que se dicen”. Luego añadió que en julio salieron del país 26.462 personas de las cuales “el 60% lo hizo por turismo, que no está prohibido pero no está recomendado”.

“Muchos deciden salir igual sabiendo que no van a volver en el momento que se desee, las reglas están claras”, expresó haciendo referencia a la declaración juradas que deben firmar los viajantes en Migraciones.

“Nuestro problema no es que los argentinos se vayan de vacaciones”, expresó ante las críticas. “Nuestro problema no es Miami, nuestro problema es la pandemia y qué hacer con aquellos argentinos que cuando ingresan nos ponen en riesgo a todos porque no cumplen la cuarentena”, enfatizó. No obstante, auguró que para septiembre “cuando estemos casi todos vacunados”, se podrá salir del país “con menos preocupaciones”.

Por último, con respecto a casos particulares o razones humanitarias que ameriten un retorno de forma inmediata, Carignano dijo que son las aerolíneas las que reparten los cupos entre las personas, pero que “en casos especiales” interviene el Gobierno “para excepciones”. “Todas las cuestiones humanitarias se contemplan”, expresó, y aclaró que los reclamos lo deben hacer los pasajeros a las empresas pero que “cuando nosotros no enteramos tratamos de intermediar”.

Con información de www.infobae.com

Te puede interesar