Cóctel preocupante: se dispara la avidez por el dólar por efecto elecciones y expectativas de devaluación

ECONOMÍA 18 de agosto de 2021 Por Claudio Zlotnik*
500237

El fenómeno no es para nada novedoso pero sí angustiante por el escenario de crisis e incertidumbre: previo a las elecciones, la dinámica dolarizadora suele exacerbarse en la Argentina. La diferencia, esta vez, es que el calendario electoral encuentra al país con pocas reservas en el Banco Central. Una realidad que le impone más vértigo al proceso.

Todos los datos referentes al mercado cambiario dan cuenta del impulso dolarizador. Queda en evidencia cuando se repasan los números de las últimas semanas.

La dolarización acaba con las grietas: convoca a pequeños, medianos y grandes inversores. Lo mismo que a fondos de inversiones y también a las empresas, que recurren a distintas maniobras con tal de acceder a los billetes verdes.

Un breve repaso por los últimos datos que dan cuenta de la ola dolarizadora. En primer lugar, una especie de "remake" que en las últimas semanas tuvo el "dólar ahorro", que se había pinchado a mediados de septiembre del año pasado, cuando el Gobierno impuso severas restricciones para acceder a ese mercado.

El mes pasado se vendieron unos u$s125 millones a través del "home banking", de acuerdo a la estadística preliminar a la que tuvo acceso iProfesional. Más de 600.000 personas que hicieron uso del cupo de u$s200 mensuales que habilita el Banco Central.

Aunque parezca un monto pequeño en relación a los u$s800 millones que llegaron a venderse en agosto del año pasado, se trató del mayor volumen desde que se puso el "súper cepo", a mediados de septiembre de 2020.

Para tener una idea: en mayo se habían vendido u$s49 millones. En junio pegó un salto hasta u$s82 millones. Y el mes pasado fueron los mencionados u$s125 millones.

Fuentes oficiales dijeron a iProfesional que ese incremento estuvo motivado por el "efecto aguinaldo" y por la suba del "blue", que habilitó de nuevo al "puré": comprar dólares "ahorro" para venderlos -más caros- en el mercado informal.

Sin embargo, el inicio de agosto también marcó un crecimiento en la demanda de billetes verdes a través del "homebanking" de los principales bancos, en línea con la tendencia que se observa en otros mercados, como el "contado con liqui" y el MEP, una dinámica que obligó a poner más restricciones a las operaciones en esos nichos.

Precisamente, el segundo punto a tomar en cuenta del proceso dolarizador refiere a la fuerte demanda de los dólares "alternativos".

La intervención del Banco Central "en la brecha". Lo mencionado más arriba, el BCRA se vio obligado a sacar de sus reservas unos u$s400 millones para enfriar la tendencia alcista del "CCL" durante julio.

La tendencia continuó durante la primera semana de este mes, lo que obligó a nuevas medidas, conocidas antes del fin de semana.

Si continuara la tendencia de ventas del BCRA de la primera parte de agosto, este mes terminaría con una intervención aun superior a la de julio.

De acuerdo a datos de distintas consultoras que testean el mercado, entre el CCL y el MEP obligaban a intervenciones de u$s25 millones diarios antes de las últimas medidas. Representan más de u$s500 millones de ventas a lo largo del mes, siempre que se mantenga la misma tendencia.

Las empresas aprovechan el "dólar subsidiado"

La pregunta, en este contexto, luce reveladora: ¿cómo administrará el Gobierno el final de la campaña de la "gruesa"? Disminuirán notablemente las liquidaciones de las cerealeras y las divisas ya no fluirán asiduamente hacia el Banco Central. Todo un desafío para una administración que, antes de tiempo, sufre por la ola dolarizadora y la presión en el mercado cambiario.

El tercer punto también da cuenta del apetito por los dólares. En este caso de parte de empresas importadoras. Y también de las exportadoras.

El mes pasado, de acuerdo a estimaciones que hacen en los despachos oficiales, las importaciones treparon a unos u$s2.700 millones. El mayor nivel para ese mes de los últimos siete años.

La visión "optimista" de algunos funcionarios es que se está dando una ola de inversiones, sobre todo en la industria, que ya recuperó el nivel prepandemia y se encamina a mostrar mejores registros que antes de la explosión cambiaria de 2018.

Para algunos economistas, estos números de importaciones no se pueden analizar sólo en ese contexto.

"Un nivel de pagos de importaciones de u$s6.000 millones por mes no se condice con el actual nivel de actividad y es el reflejo de un sobrestockeo por parte de las empresas que aprovechan el enorme subsidio implícito en un dólar de $97 para alocar parte de los excedentes de pesos", escribió Dal Poggetto en su último reporte.

En el Gobierno no desmienten la preocupación por el aprovechamiento de algunas empresas. Pero más que en el nivel de importaciones, lo que se detectó fue a exportadores que demoran el ingreso de las divisas una vez que cobran sus ventas en el extranjero.

Se trata de un fenómeno que había revelado iProfesional: hay una "marca a presión" por parte del Gobierno para que los exportadores traigan los billetes verdes al país en tiempo y forma. Se trata de exportadores que no estarían cumpliendo con los plazos a los que están obligados para liquidar las divisas en la ventanilla del Banco Central.

De hecho, en algunos casos las demandas incluyen advertencias sobre la posible apertura de expedientes o de no pagos de los reintegros a las exportaciones.

Los exportadores, según el sector al que pertenezcan, están obligados a ingresar las divisas entre 15 y 180 días. Una vez cobrada la venta disponen de cinco días hábiles para liquidar los dólares en la ventanilla del Banco Central.

Los funcionarios están atentos a algunas prácticas ilegales: hay empresas que pasan sus facturas a fideicomisos, con el objetivo de cobrar en el extranjero y dejar los fondos en cuentas del exterior.

El Banco Central tiene bajo la lupa distintas operaciones que desembocan en una mayor demanda de dólares.

Lo que parece claro es que la economía argentina atraviesa por un pasillo muy estrecho, y que habrá que aguardar hasta el final de las elecciones para saber si ese pasillo se agranda para evitar un nuevo choque.

* Para www.iprofesional.com

Te puede interesar