Castillo supera su primera batalla política en el Congreso de Perú

INTERNACIONALES 30 de agosto de 2021 Por Jacqueline FOWKS
HHIYTJQRFMMLT3NQCXEPXPMORY

Pedro Castillo ha superado este viernes su primer gran obstáculo como presidente de Perú. El Congreso ha aprobado el gabinete de ministros que había propuesto, con el primer ministro Guido Bellido a la cabeza, que en su momento fue muy criticado por incluir a algunos políticos radicales. Sin embargo, finalmente ha recabado la confianza de la mayoría de la cámara, con 73 votos a favor y 50 en contra. Después de un inicio dubitativo, el maestro rural puede apuntarse su primer logro político.


Bellido, su mano derecha, ha sido el encargado de explicar al resto de congresistas la hoja de ruta del Gobierno. Por sorpresa no ha incluido la creación de una asamblea para reformar la Constitución peruana, la propuesta más debatida y polémica con la que ha llegado al poder. El primer ministro, en cambio, puso el énfasis en la vacunación y la reactivación de la economía diezmada por la pandemia.


La oposición es muy crítica con una posible nueva Constitución porque consideran que puede ser una vía para instalar en Perú las políticas autoritarias de Cuba y Venezuela. Ese argumento se ha repetido en el debate del pleno después de las casi tres horas de intervención de Bellido. Detrás de todas estas discusiones se encuentra siempre Vladimir Cerrón, el presidente de Perú Libre, el partido bajo cuyas siglas se presentó Castillo. Cerrón presiona constantemente al presidente, vía Twitter y sus operadores políticos -el principal, Bellido- para mantener un discurso de izquierda radical y colocar a sus dirigentes en puestos clave del Ejecutivo pese a no siempre cumplir los requisitos del cargo.

En realidad, el presidente llegó al poder gracias al impulso final de una alianza con la izquierda moderada, representada por la excandidata presidencial Verónika Mendoza de Juntos por el Perú: a ese grupo político pertenecen el ministro de Economía, Pedro Francke, y la ministra de la mujer, Anahí Durand.

En su comparecencia en el Parlamento, Bellido hizo un llamado a la unidad, pero también recordó que el Gobierno de Castillo ha prometido cambios a sus electores, los pobres y los descendientes de los pueblos originarios postergados en 200 años de república independiente. ”Me encuentro ante ustedes para invitarlos a que depongamos nuestras diferencias y juntos contribuyamos a solucionar una de las más graves crisis políticas, sociales, ambientales y sanitarias de las últimas décadas”, dijo el primer ministro. El Ejecutivo anunció que pretende terminar de vacunar contra la covid-19 a los mayores de 18 años al final de 2021 y continuar con los menores de edad y para ello el Ministerio de Relaciones Exteriores debe asegurar las dosis suficientes para lo que resta de este año y el siguiente.


Bellido aseguró que para afrontar la tercera ola del nuevo coronavirus los centros de salud ampliarán la atención las 24 horas y coordinarán la apertura de puntos de provisión gratuita de oxígeno. Hasta el miércoles, más de 198.000 personas han muerto en Perú por causa de la covid-19 y uno de cada 100 niños peruanos ha perdido a su padre, madre o cuidador principal durante la pandemia. El país tiene la tasa más alta en el mundo de menores en orfandad en este período: 10,2 por cada 1.000 niños, sumando 1.13 millones afectados, según The Lancet.

“No podemos permitir que la existencia se convierta en un privilegio”, añadió el funcionario al recordar que los peruanos se endeudaban para comprar el oxígeno a precios altos entre enero y mayo pasados. El primer ministro adelantó que el Gobierno unificará el sistema de salud —hoy operan cinco subsistemas de servicios desconectados entre sí— y presentará un proyecto de ley para que una comisión elabore una propuesta de un nuevo sistema de pensiones. Además, ofreció un incremento del sueldo mínimo vital y la derogación de la suspensión perfecta -una figura laboral por la que miles de empresas dejaron de pagar a sus trabajadores en la pandemia-.

Bellido recordó que antes de la pandemia había un 75% de trabajadores informales, por ello dijo que el Gobierno creará un servicio de asesoramiento a emprendedores para que se inscriban 600.000 empresas en los próximos cinco años. Entre otras iniciativas para la reactivación económica, indicó que replantearán los créditos para el sector turismo, no solo para las empresas, sino para guías de turismo y porteadores, duramente afectados por la pandemia.

Perú Libre cuenta con la primera minoría parlamentaria (37 escaños) y tres partidos están en la oposición más dura: el fujimorista Fuerza Popular (24 escaños), el ultraderechista Renovación Popular (nueve escaños) y el derechista Avanza País (diez escaños). Durante el debate, los opositores reiteraron sus críticas a los “modelos fracasados o desfasados” como Bolivia, Cuba o Venezuela, que creen que Castillo tomará como referencia. También cuestionan al ministro Bellido porque la Fiscalía lo investiga por apología terrorismo, y al ministro de Trabajo, Iber Maravi, cuyo nombre figura en un atestado policial de los años 80 sobre sabotajes a infraestructura eléctrica.

Adicionalmente, uno de los congresistas de Perú Libre más cercanos a Cerrón afronta un juicio por colaboración con el terrorismo-, por ello varios congresistas opositores les recriminan que están a favor del desaparecido grupo terrorista y maoísta Sendero Luminoso. Desde que la campaña electoral, y nuevamente este jueves y viernes en el Congreso, Castillo y sus ahora ministros han deslindado con los violentos. Por ejemplo, la parlamentaria Adriana Tudela, de Avanza País, dijo en el debate que “el Gabinete que han presentado es una afrenta a la memoria de los peruanos generada por el marxismo-leninismo, pensamiento que hoy profesan alegremente quienes están en el poder”.

Bellido no fue ambiguo esta vez. Reiteró que ni el presidente Castillo ni nadie del Gobierno siente simpatía por los movimientos armados. “No solo no somos terroristas, somos contrarios a toda medida o acción subversiva”, insistió. En la sesión del pleno del viernes, los ánimos se calmaron cuando los parlamentarios escucharon las intervenciones del ministro de Economía, Pedro Francke; el ministro de Salud, Hernando Cevallos; y los de Educación y de Mujer y Poblaciones Vulnerables, entre otros.

El economista Francke destacó que para este año la meta de déficit fiscal es más baja que la prevista por el Gobierno saliente, lo que asegura que las agencias de calificación financiera mantengan bajo el riesgo-país de Perú, “más bajo que Colombia”. Cevallos se llevó unos aplausos cuando informó que en septiembre llegarán 13 millones de vacunas y que destinarán fondos para pagar a personal del primer nivel de atención para ampliar el horario de atención en los centros de salud y pagar deudas laborales al personal.

Fuente: El País

Te puede interesar