Javier Milei: “Logramos correr el eje del debate; nosotros terminamos ganando la batalla de las ideas”

POLÍTICA 09 de septiembre de 2021 Por Matías RUSSO COROMAN
IEQAWX2CSFEQ7GI4FPL4LDUUTI

Javier Milei concluyó su campaña de cara a las PASO más que conforme. Se le esboza una sonrisa cuando ve que se convirtió en el blanco de críticas del kirchnerismo y de Juntos por el Cambio. Alberto Fernández, Horacio Rodríguez Larreta, Mauricio Macri, Patricia Bullrich, María Eugenia Vidal, Leandro Santoro y los referentes de las fuerzas de izquierda, toda “la casta” -como dice él-, todos hablan del candidato libertario.

Siente que en medio de la grieta logró incluir al liberalismo dentro de la agenda electoral. “Nosotros terminamos ganando la batalla de las ideas”, presume. El postulante a diputado nacional por el frente La Libertad Avanza se muestra confiado a obtener un resultado positivo en las PASO que lo catapulte a noviembre a convertirse en la tercera fuerza de la Ciudad de Buenos Aires.


En diálogo con Infobae, el economista habló del fenómeno que generó su figura en la campaña, el rol que asumiría en el Congreso de la Nación, aseguró que no se arrepiente de haber calificado a Larreta de “zurdo de mierda” y se refirió a la polémica con La Renga por la utilización de la canción “Panic Show” en sus actos.

- ¿Conforme con su cierre de campaña?

- Lo del domingo fue un evento hermoso. Me gustaría ver cuántos tienen esa convocatoria de forma natural y espontánea, nosotros lo hicimos por redes y solo pudimos conseguir hacer un acto el día del partido Argentina-Brasil; eso jugaba negativamente y a pesar de todo la convocatoria fue enorme. Hice propuestas, hice una discusión moral de las políticas económicas y de la defensa del sistema. Logramos correr el eje del debate, hasta la izquierda habla de libertad. En la cuestión discursiva, nosotros terminamos ganando la batalla de las ideas. Todos han hecho un movimiento hacia las ideas de la libertad y eso, más allá de los resultados finales, creo que es bueno para la sociedad. En tanto y en cuanto avancemos hacia una economía más libre, vamos a ser más prósperos.

- ¿A qué le atribuís el nivel de convocatoria del acto? ¿A las ideas que pregonás o al personaje que lograste construir?

- Hay que dejar en claro que no construí ningún personaje. Al verme a mí, uno se encuentra con tres facetas de mi vida bien marcadas: soy economista y liberal, pero también te encontrás con el cantante de rock y con el arquero de Chacarita. Esa mixtura, esa combinación, es lo que ve la gente.

En el cierre de campaña se vio mucho al cantante de rock, en el discurso se escuchó al economista, y cuando me pongo áspero sale el arquero de Chacarita. Más allá de una cuestión personal, acá cuentan las ideas. Lo más lindo del acto para mí fue que al cierre, recitamos la definición de liberalismo de Alberto Benegas Lynch (hijo) y la recitó toda la gente. No hay plata que te lo pague. Tiene que ver con la rebelión de los jóvenes contra el statu quo que es de izquierda y con que la educación argentina, sea de gestión estatal o privada, es una máquina de lavar cerebros, de adoctrinar el marxismo cultural, y como los jóvenes tienen menos tiempo de exposición a esa maquinaria nefasta de adoctrinamiento, todo hace que la rebelión sea liberal.


- ¿Pero por qué ese mismo avance libertario y de centro derecha que se da en la Ciudad no se ve reflejado en la campaña de la provincia de Buenos Aires donde compiten Espert, Gómez Centurión, Cynthia Hotton? Insisto, ¿son las ideas o tus formas lo que generaron este fenómeno?

- Antes de la pandemia yo estaba haciendo presentaciones que oscilaban entre mil y cinco mil personas. Era algo bastante normal este tipo de convocatorias. El día que festejé mi cumpleaños en Plaza Holanda juntamos cinco mil personas, un número fuerte que pensé que era difícil de superar porque veníamos de las restricciones, con la gente encerrada... y a mi me sorprendió que en el acto de lanzamiento ese número se duplicó y ahora lo volvimos a duplicar. Lo que me permitió la política fue darle más profundidad a la batalla cultural. Mi planteo con la política es desde una perspectiva moral, hay una batalla política y cultural que puede generar este efecto.

No solo la defensa de las ideas de la libertad, sino también hay un enfoque moral que quizás esté resultando muy atractivo. Ya no son solo los jóvenes, como en las primeras caminatas, ahora la base es mucho más amplia.

En mi lanzamiento dije ‘yo no me metí acá para guiar corderos, sino para despertar leones; quiero escucharlos rugir el grito de la libertad’, y vaya que lo hicieron. Toda la campaña giró en torno a la discusión sobre la libertad, tanto de parte del oficialismo, de la pseudo oposición y hasta de la izquierda. Todos agrediendo a las ideas de la libertad. La gente se sintió identificada y se metió a dar la pelea. Después mi presencia es circunstancial, acá lo importante es que cada vez más personas se sumen y en algún momento aparecerá alguien que lo haga mucho mejor y quizás con más conocimiento y mejor impronta que yo. Hay que abrir el juego y que más personas se sientan comprometidos en la defensa de la libertad.


- Hablás de “despertar leones”, ¿No temés que “los leones” se descontrolen con tus discursos, donde por momentos se tornan violentos, y despertar una fuerza un poco peligrosa?

- No, porque yo creo en los individuos. Además sería más partidario del liberalismo porque si no creo en los individuos, qué ¿le tengo que dar el monopolio a la derecha? Sería una condena asegurada. Es lo que nos pasa con el Estado y el status quo que cada vez nos empobrece más, jamás la existencia de más libertad es malo. Todo lo que puedas avanzar en la libertad, siempre es mejor. El eje de una de las instituciones del capitalismo, la cooperación social, está basada en la división del trabajo porque gracias a Dios somos todos distintos y donde la única igualdad que vale es la igualdad ante la ley, vos solo podés progresar sirviendo al prójimo con bienes de mejor calidad a mejor precio. Vos podés odiar a la otra persona pero si la otra persona no compra tu bien te vas a la quiebra, entonces inexorablemente lo tenés que tratar bien. Por eso Bastiat decía, ‘donde entra el mercado, no entran las balas’. Es el mismo proceso que se utilizó en la Unión Económica Europea, vivían matándose a guerras y terminaron quedando vinculados al comercio.

Mi discurso muta en función del lugar en donde estoy y en función de si soy agredido o no. Yo desafié públicamente a muchas personas que me demostraran cuándo yo tiré la primer piedra. Siempre fue ‘en respuesta a’. Una cosa es Mick Jagger en el escenario y otra afuera, donde es un tipo tranquilo.

- Creo que lo que más te complicó fue la frase en la que acusaste a Horacio Rodríguez Larreta de “zurdo de mierda” y que los podías “aplastar hasta en silla de ruedas”. ¿Te arrepentís?

- No. ¿Por qué lo haría si lo hice en el entorno de mis redes sociales, en una reunión con seguidores con los cuales tengo mayor vínculo?

- Pero fue transmitido públicamente...

- La diferencia entre mi persona y los otros políticos es que yo soy sincero, frontal y transparente. La pregunta para estos imbéciles que ponen por encima de todo las formas en lugar del contenido: ¿Quién es el arquitecto del gran triunfo de la educación en Argentina?: Sarmiento. ¿Y cómo era su vocabulario? Bueno entonces de qué estamos hablando. Pongamos en el centro de la discusión el contenido, no las formas. ¿Por qué no pusieron el foco de lo que yo estaba denunciando que es el uso de fondos públicos para perseguir a opositores y armar operaciones? Hasta Facundo Manes hizo la misma denuncia, y el propio Rubinstein habló de la maniobra de poner a López Murphy para tratar de complicar mi desempeño electoral. Le debería dar vergüenza a López Murphy que, habiendo prologado libros míos, ahora me emparenta con el kirchnerismo, cuando lo hace además todo el arco que se arrodilla frente a Larreta. Su lista son un conjunto de personas que se arrodillan frente al poder enorme de la caja de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires que está financiado con el pago de los impuestos de los porteños.


- Y encima te denunció un militante de Juan Grabois...

- Qué casualidad, qué interesante. Justo Grabois que tiene tan buena relación con Larreta. Habría que ver si tiene algún socio en la empresa de cartón el señor Grabois... para ver por qué se mueve esa denuncia.

- Podés sostener este nivel de confrontación con ambos bandos durante la campaña, lo seguirás haciendo de cara a noviembre, pero una vez en el Congreso que es un ámbito de consensos, ¿Qué vas a hacer?

- Te lo pregunto al revés, si alguien quisiera consensuar con vos para matar gente, ¿Lo aceptarías? ¿Podrías consensuar para robar a otras personas?

- Pero entonces, ¿Qué vas a hacer si presentás un proyecto? ¿No vas a convencer a kirchneristas o al resto de la oposición para que te apoyen para sancionar una ley?

- Yo voy a presentar los proyectos y se los voy a mostrar a la sociedad. Voy a demostrar que gran parte de la casta política son unos inmorales. Que se hagan cargo. Voy a confrontarlos contra la sociedad y les voy a demostrar que son unos inmorales y que el país está hundido por culpa de la casta política que nos empobrece, son nuestros enemigos. A mí no me interesa tranzar con delincuentes, con chorros, con inmorales, con gente que está muy lejos de ser gente de bien. Voy a plantear la política desde un lado moral.

Por ejemplo, vos me podés decir que es una locura que quiera eliminar el Banco Central. La pregunta es: ¿Estás a favor del robo? ¿Estás a favor de la corrupción y que los políticos roben cinco puntos del PBI? Porque eso es lo que hace el Banco Central. Entonces que vaya el resto de los políticos ladrones a explicarle a la sociedad por qué quieren robarnos con esa estafa que es el Banco Central. Yo voy a estar para decirle a la gente que los políticos son unos chorros. No necesito consensuar con nadie, voy a dejarlos en evidencia.

- ¿Cómo te imaginás el domingo?

- La decisión está en la gente, voy a tratar de hacer mi mayor esfuerzo para que los porteños nos acompañen a mí y a quienes están conmigo en este espacio hermoso que es La Libertad Avanza, con personas brillantes como Victoria Villarruel, Ramiro Marra... gente de laburo, gente honesta que quiere torcer este curso decadente que tiene Argentina desde hace 100 años y que de una vez por todas volvamos a abrazar las ideas de la libertad y de esa manera volver a ser un país desarrollado. Estamos haciendo historia para cambiar este rumbo decadente.
- ¿Te gusta o te gustaba La Renga?

- Uno de los seguidores aportó la idea del tema Panic Show en relación a mi apodo de ‘el león libertario’ y me relacioné con esa canción que me parece maravillosa. No exploré más la producción que ha hecho La Renga básicamente porque no tengo tiempo.

- Siempre me llamó la atención que utilizaras un tema de una banda asociada a ideas progresistas, en la que en en sus shows siempre hubo banderas del Che Guevara...

- El arte está más allá de la ideología, te puede gustar más o menos, acá lo que cuenta es el arte y la percepción es subjetiva. Que ellos tengan una determinada visión del mundo no tendría por que ser parte de la determinación de mi gusto musical. Es un temazo. Que piensen como piensen.

- ¿Pagaste los derechos para usar la canción?

- Sí, de hecho cuando alquilás el sonido para un acto, dentro de los impuestos que uno paga está la retribución de SADAIC y otro cargo más que se paga por eso. Tenemos todo en regla, ahora si a ellos no les gusta que cante su tema... te imaginás a Creedence enojándose con la hinchada de Boca porque cantan ´decime que se siente´. La gente está festejando con ese tema y contribuyó a darle visibilidad y que no haya quedado solo en el kichnerismo. Ellos sí usaron esas canciones en actos kirchneristas, ¿Les molesta que un liberal escuche su música? Es una forma rara de ver el mercado y el arte.

- ¿La vas a seguir usando entonces?

- Si está dentro del marco legal, ¿Cuál es el problema? ¿No puedo escucharlos porque ellos odian el liberalismo? Este análisis deja en claro lo que pasa con las ideas progresistas: son los enemigos del progreso, todas las ideas socialistas siempre se terminaron aplicando de maneras totalitarias y fueron un fracaso en lo económico, lo social y lo cultural. Y hay un pequeño detalle que no pueden explicar: donde se aplicó ese sistema de modo puro mataron a 150 millones de seres humanos. En el fondo, el socialismo fue siempre y en todo lugar un fenómeno totalitario.

Fuente: Infobae

Te puede interesar