Se viene la apertura de fronteras con Brasil: cuántos pesos hay que poner para comprar 1 dólar en el país vecino

ECONOMÍA 13 de septiembre de 2021 Por Mariano Jaimovich*
522794.jpg?7.2

El descenso en la cantidad de casos de Covid-19 en la región, por el avance de los planes de vacunación, está generando expectativas positivas en el sector turístico respecto a la flexibilización de los viajes al exterior. De hecho, Uruguay ya empezó y se esperan señales de Brasil.

Algo que, a la vez, también abre cierta inquietud en el ámbito cambiario doméstico, respecto a la cotización a la que se deberá pagar por la moneda extranjera en destino y a cómo puede repercutir a nivel doméstico.

En este caso, se estima que Brasil será más laxo en el ingreso de los argentinos a su territorio en las próximas semanas, como "efecto" rebote de las medidas que ya implementó Uruguay a inicios del corriente mes, en el que abrió las fronteras a los extranjeros vacunados que posean propiedades en dicho país. Y además habilitó a los argentinos inoculados con dos dosis de la vacuna Sputnik.

Incluso, desde el primer día de noviembre, la apertura gradual de fronteras uruguayas incluirá a todos los extranjeros inmunizados y con una prueba PCR con resultado negativo.

Es decir, se estima que todas estas acciones proactivas para el turismo que se comienzan a tomar en la región, empujarán a Brasil a ser más flexible en sus medidas restrictivas. Igual, varias agencias argentinas están vendiendo pasajes y hospedajes para el vecino país.

Hasta el momento, los viajeros argentinos que deseen visitar Brasil tendrán que presentar a la aerolínea responsable del vuelo, antes de embarcar, un resultado negativo de PCR de Covid realizado dentro de las 72 horas previas al embarque, aunque lo positivo es que no deberán hacer cuarentena.

También los turistas tienen que presentar una Declaración de Salud del Viajero (DSV), completada de forma impresa o digital, "aceptando las medidas sanitarias que deben cumplirse durante el período en el país", indica el Consulado General de Brasil en Buenos Aires.

Por ahora es todo "paso a paso", debido a que, por ejemplo, los vuelos entre las aerolíneas que conectan Argentina y Brasil son muy limitados. Aunque también, para visitar el sur brasilero, se abre la alternativa de llegar vía terrestre en automóvil, y allí se deberá estar atento a las medidas de cada localidad a transitar.

Más viajes, ¿y los dólares?

En este escenario tan favorable para que los argentinos puedan cruzar la frontera en las próximas semanas, se plantea el dilema respecto a si puede ser una buena excusa también para dolarizar a "gran escala" los ahorros en pesos, antes de las elecciones en Argentina.

Claro, a Brasil aun es más complejo viajar con los pesos que a Uruguay, debido a que por la gran amplitud social y económica de dicho mercado, incluyendo la mayor extensión geográfica que posee, se torna difícil poder canjear allí a los billetes argentinos por dólares.

Donde es más usual la aceptación de pesos es en el sur brasileño, por la mayor conexión y flujo con el norte del territorio nacional.

En concreto, en el relevamiento realizado por iProfesional en distintas casas de cambio brasileras, se evidencia que sólo en algunas se ofrecen transacciones con pesos argentinos, pero no en todas se los "desea" comprar.

Es decir, si se los vende a aquellos que tienen pensado venir al país y existe un precio de "venta", pero no hay referencia para la compra de la moneda argentina.

Por eso, muchos de los precios de referencia son estimados en base a las cotizaciones del mercado.

Entonces, en ciertas casas de cambio se pueden comprar dólares con pesos, pero a un costo algo superior que en la plaza doméstica, debido a que la cotización implícita de cada billete estadounidense requiere llegar a desembolsar hasta el doble (100% más) que en cualquier plaza cambiaria minorista argentina.

Algo que se vincula a que en Brasil se debe pagar hasta $350 para comprar un dólar.

Para tener una idea, el peso se llega a comprar a un valor tan bajo, que llega a ser entre 0,02 a 0,03 reales por unidad.

Justamente, en esta cotización tan depreciada del peso se empiezan a abrir dudas. Es que si se comienza a abrir el turismo entre Argentina y Brasil, sobre todo en las localidades fronterizas, ya que para los vecinos luce muy barato nuestro país para venir a comprar mercaderías.

Algo que puede llevar, en consecuencia, a que sean más demandados los pesos en dichos lugares. O bien que concurran directamente a la Argentina con sus reales o dólares.

Dólar y turismo

Más allá que en Brasil se usa al real como moneda de intercambio, el dólar suele ser el puente de ingreso de los argentinos a dicho país para cambiarlo luego por dicha divisa local, debido a las dificultades que hay para conseguir que se acepten los pesos argentinos en las casas de cambio.

En este sentido, ante la posibilidad de mayores flexibilizaciones para viajar a Brasil en las próximas semanas, los expertos del mercado relevados por iProfesional brindan sus sensaciones respecto a lo que ocurrirá.

"Creo que la gente que viaje a Brasil va a usar más que nada las tarjetas de crédito y débito, por lo que la presión va a estar más en el dólar oficial, ya que además hay que sumarle lo que implicará sacar el pasaje de avión y demás gastos importantes. Por otro lado, no creo que el turismo pueda influir tanto en el valor del blue", resume a iProfesional el economista Andrés Borenstein, director asociado de Econviews.

En cuanto al impacto de las mayores flexibilizaciones, el interrogante que abre este experto es saber qué elasticidad real tendrá el turismo con ello.

"Si bien hacer turismo en Argentina está caro, sin duda, con un dólar de $180 el turismo internacional también es muy costoso. O sea, no tengo dudas que el turismo internacional se va a incrementar con la mayor apertura de la frontera, lo que se desconozco es cuánto aumentará", finaliza Borenstein a iProfesional.

En cuanto al movimiento cambiario que puede haber en la plaza doméstica, desde los expertos del sector existen posturas definidas.

"Es prematuro sacar conclusiones sobre ese tema, pero evidentemente va a ser mejor comprar los dólares en Argentina, lo cual puede impactar en algún momento en la demanda y en el precio. Igual, no creo que tenga efecto inmediato, sobre todo teniendo en cuenta que en noviembre hay elecciones y el panorama puede cambiar luego", resume Gustavo Quintana de PR Cambios.

Por lo pronto, es tajante sobre el momento actual: "Definitivamente, es más caro cambiar los pesos en Brasil y Uruguay porque no tienen demanda, no hay quién los quiera".

Por su parte, su colega Sebastián Centurión de ABC Mercado de Cambios, coincide que "es complicado llevar pesos a otros países de la región porque es difícil que lo acepten en la mayoría de los lugares. O bien, ofrecerán un precio muy bajo".

Respecto a la apertura de fronteras, sostiene que puede llegar a dar "cierta presión cambiaria, pero no creo que sea para tanto".

Es decir, dependerá cuánto se utilizará la tarjeta de crédito o débito para hacer las compras en Brasil.

"En ello dependerá si los turistas argentinos usarán para los gastos su cuenta local en dólares, o si van a usar sus pesos empleando el cupo de compra de u$s200 mensuales. Entonces, si llegasen a gastar en Brasil u$s1.200, que es el equivalente a perder 6 meses del cupo posible, puede llevar a la gente a pensarlo ya que tendrán frenada la posibilidad de compra durante mucho tiempo", concluye Centurión.

Pesos poco atractivos

Entre los motivos que llevan a que la moneda argentina sea poco requerida por los países vecinos, se destacan varios factores domésticos, como la elevada inflación, el cepo cambiario, la constante depreciación del peso, una escasa cantidad de reservas netas y la falta de solidez económica que tiene la Argentina.

"Lamentablemente, que nadie acepte pesos afuera es señal de que nuestro país se encuentra asilado del mundo. La incertidumbre tanto a nivel local como internacional provoca que no se pueda saber cuál es el valor real del peso", dice a iProfesional Natalia Motyl, economista de la Fundación Libertad y Progreso.

Además existen cuestiones de flujo de divisas entre los países y de alto costo logístico, debido a que es caro repatriar a los pesos, sobre todo por el bajo valor real que tienen por unidad medidos en dólares.

"El turismo era la principal fuente de salida de los pesos, y esos billetes que quedaban en el extranjero se repatriaban, o sino se los vendían a los residentes del exterior que querían venir a la Argentina a vacacionar. El tema es que desde que empezó la pandemia y con las fronteras cerradas, no hubo turismo extranjero. Por consiguiente, los pesos se fueron totalmente aislando del exterior", sentencia a iProfesional Gustavo Giraldez, analista financiero vinculado al sector bancario.

Ahora, con fronteras más abiertas y un tipo de cambio más favorable para que vengan turistas de los países vecinos que para que viajen los argentinos para Brasil, puede llegar a haber un leve movimiento en el precio de intercambio de divisas.

* Para www.iprofesional.com

Te puede interesar