Señalan que la actividad se "amesetó" en julio: las medidas para reactivar

ECONOMÍA 15 de septiembre de 2021 Por Andrés Randazzo*
industria-textiljpg

Después de cuatro meses con caídas en la comparación mensual, la actividad se recuperó en junio. Cuando, según el EMAE realizado por el INDEC, presentó una suba del 2,5%. En julio, el nivel de la economía se habría mantenido en niveles similares a los previos a la pandemia, según el análisis de una consultora privada.

El Índice Mensual de Actividad realizado por el Instituto de Trabajo y Economía (ITE) de la Fundación Germán Abdala registró en el séptimo mes del año una suba del 0,1% en la medición desestacionalizada, “consolidando el amesetamiento en torno a niveles alcanzados en los meses previos al ASPO en 2020”. En términos interanuales, presentó un incremento del 10,8% y acumuló en lo que va del año un crecimiento del 10,9%, marcado en ambos casos por la baja base de comparación.

Por su parte, el informe difundido semanas atrás por la consultora Orlando Ferreres, destacó un crecimiento en el nivel general de actividad del 8,2% anual, pero una contracción del 1,8% mensual. “La actividad muestra un comportamiento errático, volviendo a exponer en julio un declive luego de la recuperación de junio”, señaló el estudio, que remarcó: “Entre los sectores que impulsaron la actividad en julio se destacan el comercio, la construcción y la actividad en minas y canteras.

Particularmente, la extracción petrolera y gasífera mostraron en julio un fuerte avance en el complejo de Vaca Muerta. En contraposición, la actividad agropecuaria y las manufacturas industriales observaron un declive, llevando a un resultado general por debajo de lo anticipado”.

“Si bien la actividad parece haber encontrado un techo, y muestra dificultades para superar los niveles que mostraba antes de la pandemia, esperamos para lo que resta del año una leve tendencia positiva impulsada por la mejora esperada en el consumo interno, el impulso propio del año electoral y el avance de la vacunación”, concluyó Ferreres en su informe.

Lo que viene

Las distintas velocidades de la recuperación y la necesidad de que los salarios crezcan por encima de la inflación son algunas de las claves a tener en cuenta de cara al futuro próximo. “De cara a los próximos meses, los indicadores continuarán mostrando mejoras. Además, en la comparación con 2019, los últimos meses de ese año son muy magros, por lo que va a verse un buen resultado por efectos estadísticos”, señaló a Ámbito Hernán Letcher, director del Centro de Economía Política Argentina (CEPA).

Letcher sostuvo, además, que el rebote de la economía este año podría “estar incluso algún punto por encima del 7%”. “A mí me da la impresión que el problema es que hay dos velocidades: por un lado, la recuperación de la actividad económica más acelerada, que es heterogénea; una segunda recuperación en materia de empleo y salarios que aún no retornan a los niveles de finales de 2019. En términos de empleo se perdieron 200.000 puestos y se recuperaron 120.000. Esto me parece central para el análisis de la etapa que viene”, remarcó.

Por su parte, Nicolás Pertierra, economista jefe del Centro de Estudios Económicos y Sociales Scalabrini Ortiz (CESO), analizó: “La recuperación, si los ingresos no le van ganando contundentemente a la inflación y siguen en este casi empate técnico, va a ir perdiendo fuerza. Para que se sostenga, los ingresos en general van a tener que estar varios puntos por arriba de la inflación. Y las paritarias, algunas le ganarán por décimas y otras estarán algún punto abajo. Con eso no alcanza para sostener la recuperación”. En ese sentido, el economista aclaró que la recuperación “se sostendrá, no habrá una caída, pero cada vez a un ritmo más lento”.

“Luego del rebote de junio, no esperamos que la actividad crezca significativamente, puesto que el dato de este mes responde al cese de las restricciones. Por tanto, no vemos un cambio en los fundamentals de la economía para suponer un cambio de tendencia del que llevaba previo al endurecimiento de las restricciones”, señaló semanas atrás la consultora LCG en un informe, y recalcó: “La política de ingresos a la que apela el Gobierno anclando el tipo de cambio y permitiendo la reapertura de paritarias se da en un escenario de ingresos muy deprimidos y en un contexto de inflación que se reduce solo en el margen”.

En ese sentido, desde la firma proyectaron un crecimiento para este año entre el 6,5% y el 7%, “que resulta apenas por encima del arrastre estadístico que dejó la recuperación de finales del año pasado (5%)”.

Sectores

Al analizar los principales sectores de la actividad económica, el informe de la firma Orlando Ferreres destacó que “la producción industrial volvió a ceder en el séptimo mes del año, anotando una suba interanual de 9,2%, pero contrayéndose 1,6% en relación a junio en la medición desestacionalizada”.

En tanto, “luego del traspié de mayo, la construcción continúa expandiendo su nivel de actividad, aunque muestra una desaceleración en su avance”. “Así, para el séptimo mes del año esta actividad anotó un crecimiento de 19,3%, acumulando para los meses transcurridos una suba de 27,7% en relación al mismo período del año pasado”, remarcó el informe.

Finalmente, detalló que “el comercio mostró un avance de 20,6%, con la rama mayorista anotando una suba de 11,7%, mientras que la minorista registró una expansión de 29,5%, siempre en la comparación con igual mes del año pasado”. “Así, para el acumulado de los primeros siete meses del año estimamos un crecimiento del sector comercial de 19,1% interanual”, concluyó.

* Para www.ambito.com

Te puede interesar