Lobby: qué hará la oposición tras la virulenta guerra que explotó en el oficialismo

POLÍTICA 18 de septiembre de 2021 Por Claudio Mardones*
e6e902f0d87edeb46e37608348962290

"El pueblo argentino está viviendo momentos de incertidumbre, pero todos tenemos la oportunidad de volver a expresarnos en noviembre, como pasó el domingo pasado". Con esa frase el alcalde porteño Horacio Rodríguez Larreta hizo el primer intento discursivo de una oposición que así como se sorprendió por el alcance de la victoria que obtuvo Juntos por el Cambio en las PASO de este domingo, todavía no acuerda una forma de abordar y capitalizar la crisis interna del oficialismo luego de la derrota.

"Es un tema interno del Gobierno y no han tenido ningún tipo de comunicación conmigo", atajó el jefe de Gobierno este jueves en declaraciones ante una agenda inesperada. Hasta el lunes, los tres socios de la alianza opositora estaban concentrados en interpretar el alcance de las victorias obtenidas en 17 provincias de todo el país.

Rodriguez Larreta quedó fortalecido ante la victoria del enroque que impulsó entre la exgobernadora bonaerense María Eugenia Vidal, que regresó a la capital, y del ex vicejefe porteño Diego Santilli, que pegó el salto a la Provincia. Los dos salieron victoriosos este domingo en las primarias a los dos lados de la General Paz y el Riachuelo y para esta semana esperaban reordenar algunos detalles de la campaña para retomar los recorridos por el territorio.

En la relojería de marketing político del PRO esta semana iba a quedar definida por la respuesta del Gobierno ante la derrota. Era el momento para que moviera el adversario en el tablero comunicacional de la contienda electoral. En los equipos de campaña de cada territorio quedaba una semana por delante para leer las reacciones del oficialismo. Ninguno se esperaba que las internas del Frente de Todos estallarían públicamente y derivarían en una ola de renuncias de ministros y funcionarios que responden a la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner.

Tan grande fue la sorpresa de la mayoría de sus dirigentes que JxC no pudo consensuar un comunicado unificado para referirse a la crisis. En la euforia de la victoria, la titular del PRO, Patricia Bullrich, propuso redactar un texto y los jefes parlamentarios en Diputados, como el radical Mario Negri y el macrista Cristian Ritondo prefirieron evitar un pronunciamiento público de la coalición.

Primó la lectura mayoritaria del espacio, cuyos integrantes consideran que si empeora la crisis política podría transformarse en un problema institucional que no beneficia a ninguna fuerza política.

Rodríguez Larreta habló este jueves por primera vez. Vidal no ha dicho una palabra al respecto y es posible que mantenga la misma cautela que su jefe político. Santilli retomó la campaña el mismo lunes y en su entorno hablan de prudencia. Nadie quiere meterse en una interna ajena que está en pleno desarrollo y cuyo desenlace es parte del reordenamiento que hará el oficialismo luego de la derrota.

Las chances de que el Frente de Todos remonte la desventaja es materia de análisis en cada equipo de campaña y ninguno quiere anticiparse, aunque la ventilación de la interna oficialista ya le consumió una de las ocho semanas que quedan por delante hasta que se realicen las generales del 14 de noviembre.

Una de las primeras voces opositoras en reaccionar fue Bullrich. Dijo que "en el peronismo se están queriendo comer entre ellos" y jugó a capitalizar el degaste del oficialismo: "Lo primero que deberían preguntarse es qué les pasa con la sociedad que han perdido ese piso histórico", disparó. Sus socios no le siguieron el envión y eso derivó en que la coalición opositora no emitiera un comunicado.

Dentro del conglomerado hay posiciones divergentes. La fundadora de la Coalición Cívica, Elisa Carrió considera que el presiente Alberto Fernández afronta un "golpe de Estado" interno impulsado por la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner, mientras que el titular de la UCR, Alfredo Cornejo, opina que las internas que el oficialismo siempre tuvo quedaron al desnudo y ahora Fernández deberá demostrar quién tiene el poder.

Entre la apuesta de Bullrich de desafiar al peronismo y la cautela de los moderados, ninguno se anima a decir que el desgaste acelerado del oficialismo podría beneficiarlos en las elecciones del 14 de noviembre. Quizás por eso un sector de la oposición, con el respaldo de algunos medios, habla de una crisis institucional sin precedentes. La crisis del oficialismo es, por ahora, política y más allá del desgaste también encierra otros interrogantes que podrían limitar el discreto entusiasmo de los arquitectos electorales de JxC.

"¿Qué pasa si Fernández se distancia del kirchnerismo y busca seducir a ese electorado que él cree que perdió por estar tan cerca de Cristina?", se preguntaron en el macrismo porteño para advertir que la interna del peronismo "no es subestimable".

Más allá de las especulaciones tanto en el PRO, como en la UCR esperan que el peronismo resuelva su interna y se encarrile la dinámica posterior a las PASO. En los equipos de campaña de JxC relanzarán sus despliegues durante la semana próxima, pero sin perder de vista que la pelea a cielo abierto del Frente de Todos hegemoniza la agenda.

En el medio del tembladeral, este miércoles el ministro de Economía, Martín Guzmán, presentó el proyecto del Presupuesto 2022. Lo hizo sobre el filo del último plazo previsto y en el medio de las críticas del kirchnerismo, aunque CFK se encargó de aclararle que no pide su cabeza. El envío del plan de cuentas nacionales para el año que viene anticipa que la actividad parlamentaria volverá a reactivarse indefectiblemente a partir de la semana que viene.

De ese modo, la Cámara baja se transformará en una de las primeras cajas de resonancia de la crisis política del oficialismo, que viene de mantener a ese recinto sin sesionar desde hace un mes. Hay más de once proyectos con dictamen para ser tratados y hasta ahora no hubo una hoja de ruta para evitar que la campaña se metiera en medio del trámite legislativo.

El lunes, pocas horas después de los resultados, el senador nacional Martín Lousteau (UCR) presentó un proyecto para eliminar las indemnizaciones de los trabajadores asalariados y reemplazarlas por un seguro que paga el trabajador. Una iniciativa similar impulsó desde la semana pasada el diputado macrista de Tierra del Fuego Héctor Stefani. Ambos anticipan que JxC se prepara para hacer campaña con temas que hasta hace un año eran muy difíciles de comunicar, como una reforma laboral.

Luego de este domingo la reanudación de la actividad legislativa estará teñida por los resultados de las urnas, pero el envío del Presupuesto anticipa que una parte del debate se canalizará en un Congreso que, si los números de las PASO se repiten en las generales del 14 de noviembre, cambiará a favor de la oposición a partir del 10 de diciembre.

* Para www.iprofesional.com

Te puede interesar