Vecinos de Rosario echaron a Perotti de una marcha por seguridad a insultos y botellazos

PROVINCIA 28 de octubre de 2021 Por Gabriel PÉREZ
IHKC7HZQOVD4LGXAHV3XY5ZSSY

La cita era a las 20 en el Monumento a la Bandera de Rosario. Familiares y amigos de Joaquín Pérez, el arquitecto asesinado en un robo, marchaban nuevamente para pedir mayor Seguridad y Justicia. A los cinco minutos del horario pautado, el gobernador de Santa Fe, Omar Perotti, y el intendente Pablo Javkin llegaron al lugar. No pasó mucho tiempo para que comenzaran a increparlos e insultarlos. Tuvieron que irse.

Con ya decenas de manifestantes en el Monumento a la Bandera, Perotti enseguida fue divisado por la prensa. También lo vio la gente. Por los gritos, no se escuchaban las declaraciones del Gobernador. De pronto, los gritos se transformaron en insultos: “Que se vaya, que se vaya, que se vaya”, le decían.


Ante la consulta de los medios de cómo iba a hacer para irse del lugar, Perotti dijo: “Como vine”. No fue tan sencillo. Quedó cara a cara con la gente, que estaba enojada. También el intendente Javkin pasó momentos incómodos. Estaban rodeados y los ánimos de la gente no eran los mejores: “Hijo de puta, hijo de puta...”.

Cinco minutos después, el Gobernador y el Intendente comenzaron a caminar para dejar la movilización. Fue en vano. La gente los siguió. Fueron largas las cuadras hasta que, pasadas las 20.15, se subieron a un coche y se fueron. De fondo, volaban botellas de agua, papeles e insultos. También un “cobarde” se repetía.


La marcha, multitudinaria, continuó. Habían sido los amigos y familiares de Joaquín los que la convocaron apenas una semana después del brutal homicidio del arquitecto 34 años. La víctima ingresaba su auto a una cochera en el barrio de Arroyito. En ese momento, los delincuentes lo atacaron a tiros para robarle el vehículo y luego se dieron a la fuga.

La víctima, que recibió tres disparos, dos en el tórax y uno en la ingle, intentó llegar a su casa para pedir auxilio, según muestran las imágenes de las cámaras de seguridad. Pérez fue trasladado de urgencia en una ambulancia. El hombre, casado y padre de una niña de 2 años, falleció horas más tarde en el Hospital de Emergencias Clemente Álvarez (HECA).

Poco después del ataque, la policía encontró el Renault Clio abandonado en la intersección de las calles Fynn y Olive, a unas siete cuadras del lugar del crimen. Según supo Infobae, el auto presentaba los vidrios del lado del conductor estallados, las llaves del dueño en el piso y en su interior fue hallada una pistola calibre 40.

Posteriormente, la fiscalía recibió llamados de dos mujeres, que señalaron a dos hombres como los autores del homicidio. En consecuencia, ambos fueron demorados. Pero poco después se supo que, en realidad, era toda una falacia que detrás escondía conflictos personales entre los involucrados. Así, las mujeres pasaron de denunciantes a acusadas. Una ya fue detenida y la otra está prófuga.


Por eso, el fiscal del caso, Adrián Spelta, solicitó que las mujeres se presentasen en Fiscalía para tomarles una declaración ampliatoria. Ninguna lo hizo. Se determinó que las mujeres son ex parejas de los hombres y que los acusaron por cuestiones personales. En este contexto, la Fiscalía dictó la detención de ambas mujeres por falsa denuncia.

Finalmente, efectivos de la Agencia de Investigación Criminal arrestaron a D. L., de 30 años, en su casa de la calle Blomberg al 3800. En simultáneo fueron a buscar a C.M., de 24 años, quien permanecía prófuga. Por su parte, los hombres fueron liberados.

Fuente: Infobae

Te puede interesar