Los pronósticos de 5 encuestas a dos semanas de las Elecciones Generales 2021

POLÍTICA 02 de noviembre de 2021 Por Agencia de Noticias del Interior
encuestasjpg

A dos semanas de las Elecciones Generales del 14 de noviembre se conocen nuevas encuestas que ponen a la oposición por debajo del oficialismo, en línea con lo que ocurrió en las Primarias Abiertas Simultáneas Obligatorias (PASO). Estos son los números que arrojaron cinco sondeos en las últimas horas.

Las firmas Real Time Data (RTD), Opinaia, Synopsis, la Universidad de San Andrés y Giacobbe & Asociados reflejan que Juntos por el Cambio sigue liderando, con 10 puntos de promedio por encima del Frente de Todos. Resta cerca de un 15% de votantes indecisos.

Las cinco encuestas marcan las siguientes tendencias:

* Giacobbe & Asociados. Apenas el 22,7% de los encuestados quiere que el Gobierno gane la elección contra casi el triple (67%) que desea lo contrario.

* Synopsis. Con sólo 6% de indecisos y sin contabilizar votos en blanco, plantea un 44% a 29,6% a favor de la principal alianza opositora.

* Universidad de San Andrés. Muestra un alto nivel de "no sabe / no contesta", de 22 puntos, y deja la pelea de la grieta en un 29 a 23, siempre con JxC arriba.

* Real Time Data. 36% para JxC y 26% para el FdT, con 17% de indecisos.

* Opinaia. 30 a favor de la alianza opositoria y 24% para el oficialismo, con 10% de "blancos" y 12% de indecisos.

* De confirmarse esta tendencia, a partir del 10 de diciembre el FdT perderá el quórum propio en el Senado. Se trata de un abrupto cambio de escenario, sin antecedentes.

Indecisos

La participación en las PASO fue de 66,21%, por lo que en el Gobierno apuestan que una mayor afluencia de votantes pueda ayudar a al menos amortiguar la derrota en las Elecciones Generales.

Los consultores estiman que como suele ocurrir, la participación será mayor. Pero la pregunta es si alcanzará para que el oficialismo revierta o recorte el resultado, si se repetirán los resultados, o sin incluso la ventaja para Juntos por el Cambio será aún mayor.

Según Marina Acosta, la directora de Comunicación de Analogías, la incidencia tiene que ver con la movilización de los sectores populares. “Si partimos de la alta correlación entre la caída de participación en las PASO y el nivel socioeconómico, podemos concluir que los sectores populares que no fueron a votar, por cualquier razón, forman parte del voto peronista. Por lo tanto, el aumento de participación debería beneficiar al Frente de Todos”, analizó la doctora en Ciencias Sociales en diálogo con el diario Tiempo Argentino.

"Ahora bien, si se produce el aumento entre las PASO y la general, pero no se corrige la falta de participación de los sectores populares, eso podría perjudicar al oficialismo", aclaró Acosta.

"La gente está cada vez más lejos de la política y más enojada", comentó por su parte Sergio Doval, analista político fundador y CEO de la consultora Taquión, quien consideró que aunque el desencanto se encuentra dirigido a la clase política en general, "la mayor parte de este dilema, de este lugar incómodo, se lo lleva el Gobierno".

"Hoy no estamos viendo que el oficialismo haya recuperado un tono de campaña que le permita revertir los resultados", subrayó el especialista en declaraciones a El Cronista. Ante este panorama, Doval igualmente indica que "una parte del voto militante" oficialista que no participó en las PASO probablemente se sume a las generales

Pero "en esta escena no se ve un lugar de mejora para el Gobierno porque la sociedad está enojándose cada vez más con la política", sostuvo Doval.

Qué le preocupa a los votantes

A dos semanas de las elecciones, la inflación y la inseguridad son los dos problemas del país que más preocupan a los votantes, según una encuesta del Observatorio de Psicología Social Aplicada (OPSA) de la Facultad de Psicología (UBA) sobre percepción de inseguridad.

La OPSA realizó un monitor de inseguridad del 15 al 21 de octubre de 2021 dirigido a una población mayor de 18 años. Su cobertura geográfica está ubicada en los grandes conglomerados urbanos de Argentina. Y el diseño muestral es probabilístico al azar simple, con ajuste a parámetros poblacionales de género y conglomerados geográficos.

Ante las distintas opciones propuestas, la inflación, inseguridad-delincuencia-robo y corrupción son los tres problemas principales del país (7 de cada 10 los señalan). La preocupación por la crisis sanitaria se ubica en el anteúltimo puesto (14).

Por otro lado, los cuatro problemas que la población considera que el Gobierno debería atender en primer lugar son: la inflación, la corrupción, la falta de trabajo/desempleo y la pobreza.

Ante las distintas opciones propuestas, la inflación, inseguridad-delincuencia-robo y corrupción son los tres problemas principales del país (7 de cada 10 los señalan). La preocupación por la crisis sanitaria se ubica en el anteúltimo puesto (14).

Por otro lado, los cuatro problemas que la población considera que el Gobierno debería atender en primer lugar son: la inflación, la corrupción, la falta de trabajo/desempleo y la pobreza.

Acerca de la evaluación de la gestión en materia de inseguridad, el gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires obtiene la mejor calificación, aunque en valor absoluto es una calificación “regular”. Mientras que el gobierno de la Provincia de Buenos Aires y el Nacional son “aplazados” en su gestión, con el 2,3 y 2,2, respectivamente.

En esa misma línea, casi 8 de cada 10 personas cree que la inseguridad aumentará entre algo y mucho en los próximos seis meses. El principal miedo es el asalto a mano armada dentro de la casa. Le siguen el robo en vía pública con violencia y el homicidio.

Casi de manera unánime en la sociedad se percibe inequidad entre los delitos y sus consecuentes castigos. El 95% considera que el que roba o delinque nunca paga sus acciones. Por su parte, el 62% cree que los delitos graves no tienen condenas acordes con su gravedad.

El 94% considera que es necesario realizar cambios en las leyes penales para delitos graves y de lesa humanidad. Mientras que el 59% señala que debería establecerse penas de prisión perpetua de cumplimiento efectivo sin reducción de ningún tipo, un 23% establecer penas más duras con más años de cárcel y con limitaciones para acortar las condenas. Finalmente, un 12% sostiene que se debería establecer la pena de muerte para este tipo de delitos.

Además, casi 7 de cada 10 considera que la edad de inimputabilidad debería cambiarse. Entre ellos, un 88% considera que la edad de imputabilidad debería situarse entre los 12 y 14 años.

Con información de www.ambito.com

Te puede interesar