El nuevo fenómeno de la oposición: Patricia Bullrich ya se prueba el traje de candidata a presidenta

POLÍTICA Por Pablo Sieira*
AAQlPzF

Con las elecciones legislativas de noviembre como objetivo de corto plazo, Patricia Bullrich recorre la distintas provincias del país y aprovecha la imagen positiva que hoy le dan las encuestas para construir su eventual candidatura presidencial desde el "ala dura" de Juntos por el Cambio.

Algunas de las últimas encuestas la muestran como una de las dirigentes con mejor imagen de la coalición opositora. Un sondeo reciente de Giacobbe & Asociados le dio 53,9% de imagen positiva y 30% de negativa, por arriba de Rodríguez Larreta (39% positiva y 33,8% negativa) y de Mauricio Macri (28,6% positiva y 43,2% negativa).

Otro estudio, de la Universidad de San Andrés, arrojó números muy distintos, aunque la dirigente quedó ubicada entre los primeros lugares. La encuesta sobre "satisfacción política y opinión pública" difundida a fines de octubre le dio a Bullrich una imagen positiva del 34%, detrás de María Eugenia Vidal con 39% y Rodríguez Larreta con 42%, pero por arriba de Macri con 26%.

Con dos años por delante para consolidar su imagen presidencial, la ex ministra de Seguridad y ex diputada aprovecha su popularidad actual para mostrarse en casi todas las provincias y tratar de apuntalar a las listas de candidatos, mientras pone pausa a su pulseada con el jefe de Gobierno porteño, Horario Rodríguez Larreta, en pos de lograr un triunfo opositor el 14 de noviembre.

La puja, de todos modos, está latente y Bullrich empieza a sumar apoyos. Uno de los que más ruido hizo en Juntos por el Cambio fue el del libertario Javier Milei, quien además de haber sorprendido en las PASO de septiembre al ubicarse tercero en la Ciudad de Buenos Aires, es un furibundo crítico de Rodríguez Larreta y el "ala moderada" de la coalición.

A pesar de eso, cuando el economista la cubre de elogios, la titular del PRO los acepta gustosa. "Es alguien a quien Patricia tiene en su radar", reconoció un estrecho colaborador de Bullrich a iProfesional. Además, contó que tiene "un excelente diálogo" con el libertario y que él, a su vez, "confía mucho en ella".

Sin embargo, Bullrich tiene presente que "es bastante difícil que el radicalismo pueda digerir" a Milei y, según aseguraron en su entorno, "ella no va a hacer nada que rompa Juntos por el Cambio". La titular del PRO entiende que el "fenómeno Milei" de la Ciudad le puede sumar a su carrera para 2023 pero está decidida a privilegiar la sociedad con la UCR.

Mientras el radicalismo libra sus propias disputas, la ex ministra cultiva una relación cordial con distintos sectores del "partido centenario", incluido su presidente, Alfredo Cornejo. En la coalición opositora comentan que también hay un entendimiento (de más bajo perfil) con el gobernador de Jujuy, Gerardo Morales, otro aspirante a la candidatura presidencial y crítico de Larreta.

El acercamiento con Milei tiene más que ver, según las fuentes consultadas, con la influencia que Bullrich podría tener en el Congreso desde la renovación de este año y hasta 2023. Con el mismo resultado de las PASO, el libertario entraría a la Cámara de Diputados junto a Victoria Villaruel.

"Si después del 14 de noviembre se resuelve la disputa (por las mayorías parlamentarias) y hacemos número en la Cámara de Diputados, ellos (los libertarios) van a cumplir un rol", indicó a este medio un dirigente con chances de acceder a una banca en este turno electoral y sumar para Bullrich.

Y es que parte de la construcción política de la dirigente pasará también por el Congreso, donde el "ala dura" y el "ala moderada" tendrán más de una oportunidad de medirse a la hora de tomar decisiones en el interbloque.

En Diputados, la titular del PRO ya cuenta con legisladores como Fernández Iglesias -que renovaría su banca por la Ciudad- y Waldo Wolff, a quienes se sumaría Gerardo Milman por la provincia de Buenos Aires, Sabrina Ajmechet por la Ciudad y la actual senadora Laura Rodríguez Machado por Córdoba.

Según los operadores parlamentarios de Juntos por el Cambio que hacen números desde la victoria en las PASO, Rodríguez Larreta tendría más voluntades alineadas en la Cámara baja. A figuras como el jefe del bloque del PRO, Cristian Ritondo, Álvaro González, Pablo Tonelli, Graciela Ocaña y Victoria Morales Gorleri se sumarían Vidal, Santilli y tal vez también Emilio Monzó.

En el Senado, en cambio, Bullrich podría tener mayor influencia dentro del bloque del PRO. En las PASO, la ex ministra apoyó a casi todas las listas que ganaron la compulsa interna en las ocho provincias que eligen representantes para la Cámara alta.

En Córdoba, Bullrich apoyó a Luis Juez desde el inicio y a pesar del respaldo de Macri a la lista del radical Mario Negri, que perdió. En Chubut y La Pampa acompañó a Ignacio Torres y Victoria Huala, respectivamente, y ambos se encaminan hoy a ocupar una banca en el Senado.

En ese contexto, la presidenta del PRO presta especial atención en su recorrida por todo el país a las provincias que eligen senadores, para repetir el triunfo obtenido en septiembre en Córdoba, Chubut, La Pampa, Mendoza y Santa Fe y Corrientes, montada en la consigna "cinco senadores para el cambio".

La campaña de la dirigente apunta a "quitarle el quórum a Cristina Kirchner en el Senado", pero también la ayuda a proyectarse a nivel nacional y tener alguna presencia en todas las provincias posibles, sabiendo que un candidato presidencial necesita que lo conozcan de Ushuaia a La Quiaca.

En la recta final hacia las elecciones, se puso como meta más ambiciosa mejorar en provincias de histórico dominio peronista y presta especial atención a Formosa. En su entorno creen que allí están "empatados" con la lista impulsada por el gobernador Gildo Insfrán. "La Ley de Lemas nos puede complicar, pero estamos muy bien", se entusiasman.

Guiños de Macri

Para 2023 falta mucho. Después de las elecciones legislativas el Gobierno tendrá que seguir lidiando con la tensión entre el presidente Alberto Fernández y la vicepresidenta y buscando una salida a la profunda crisis económica, mientras que la oposición en su conjunto tendrá un rol mucho más determinante que el que tuvo hasta ahora.

La carrera presidencial dentro de Juntos por el Cambio, por esa misma razón, apenas está empezando. Por el PRO, Rodríguez Larreta está anotado y Bullrich también, pero ante ambos surgió en los últimos días el interrogante sobre Macri.

El ex presidente no descarta por completo la idea de un "segundo tiempo". Sin embargo, mientras lo piensa y estudia el panorama, se acerca a Bullrich y se aleja de Larreta. La relación con el jefe de Gobierno no volvió a ser la misma luego de que lo relegara en el armado de listas.

A Bullrich, en cambio, le destaca su permanencia como referente de un discurso duro contra el kirchnerismo, más alineado a lo que fue el último tramo de su gobierno. Y le envía guiños: "Gracias, Pato por siempre estar en todas", destacó el ex presidente mientras abrazaba a su ex funcionaria en el acto de apoyo que le organizaron en su primera (y fallida) citación a indagatoria por la causa de espionaje ilegal en el juzgado de Dolores, .

El último guiño de Macri fue por elevación. En una entrevista reciente con LN+ sostuvo que "las ideas que expresa" Milei son "las que siempre" expresó él y manifestó su deseo de que, junto a José Luis Espert, puedan "confluir en 2023 en una propuesta única y ellos se sientan suficientemente cómodos para participar".

* Para www.iprofesional.com

Te puede interesar