Empresas, en alerta: un Feletti "empoderado" tras elecciones quiere ampliar congelamiento de precios

ECONOMÍA Por Claudio Zlotnik*
526409.jpg?7.2.11

El propio Roberto Feletti habla de una "fase 2". El segundo capítulo de su idea para contener los precios de los productos "esenciales" de la canasta familiar. Después del congelamiento de más de 1.400 productos hasta la primera semana de enero, lo que se vienen son nuevos acuerdos en cuatro rubros claves.

La idea es avanzar en acuerdos para sujetar los precios de la leche, la carne, el pan y el pollo. Todavía no está claro el alcance del próximo congelamiento: el secretario de Comercio Interior lo va a negociar directamente con las empresas.

Se trata de los rubros que más aumentaron durante el último año.

La idea de Feletti es llegar con los anuncios antes de las Fiestas de diciembre. El último mes del año suele ser muy caliente en cuanto a la inflación, que ya de por sí viene navegando arriba del 3% mensual.

Uno de los problemas que se enfrentará refiere al precio de la carne. En los últimos días, el kilo vivo de hacienda en Liniers registró un incremento promedio de 19%. Este martes, las categorías más relevantes del mercado (novillo y novillito) registraron alzas superiores al 10%.

¿Cómo impedir que este último sobresalto llegue a las carnicerías? Es la pregunta central que ya circulaban entre frigoríficos que abastecen al mercado interno. Típico por una cuestión estacional, los precios de la carne suelen recalentarse para esta época del año.

Feletti, desde el plano político aparece como uno de los pocos funcionarios del equipo económico en sentirse reivindicado por la militancia y los seguidores del Frente de Todos, tras las elecciones del último domingo.

Para los votantes del FdT, el secretario de Comercio puso en la agenda un tema central, y que va por fuera de la temática de Martín Guzmán, 100% enfocado en la negociación con el FMI y el ordenamiento de las cuentas fiscales.

Feletti, en cambio, mostró dureza frente a las empresas fabricantes de alimentos,a las que el ala kirchnerista de la coalición gobernante identifica como uno de los máximos responsables de la inflación.

No obstante eso, Feletti suele llevar el análisis más allá de las fronteras. En su argumentación de las causas de la alta inflación de los alimentos, el funcionario reconoce que la presión por lo que está sucediendo con las materias primas a nivel internacional juega un rol preponderante.

"Me empieza a preocupar el nivel de inflación internacional y cómo puede impactar en un país que exporta alimentos", dice Feletti.

"Nos estamos encontrando con un capitalismo que en la pandemia se acostumbró a producir menos sin perder ganancias", agrega en el análisis.

Más congelamiento en alimentos y medicamentos
En este contexto, el objetivo del funcionario es hacer nuevos acuerdos para poner un freno en la escalada local. Feletti remarca que no está buscando congelamientos de precios en otras áreas que no sean los alimentos y los medicamentos. En estos dos rubros exclusivamente.

Justamente, ahí se están dando los aumentos de precios más preocupantes. Y, dentro de alimentos, en los nichos que ahora se buscarán controlar.

El pan, por ejemplo, registró una suba del 41,5% entre enero y octubre, 4,5 puntos más que el IPC.

Y la leche se encareció un 57%. De hecho, el sector lácteo fue uno de los que más recalentó la inflación de este 2021. Recupera así en gran medida el atraso que había mostrado a lo largo del año pasado.

Con la carne ocurre al revés. Venía con cuatro meses de estabilidad, que quebraron una racha alcista que parecía irrefrenable. De hecho, en los últimos 12 meses, los cortes populares acumulan un alza promedio del 65,8%, siempre de acuerdo a las mediciones del Indec.

Según Feletti, los acuerdos de precios sirven para enfriar las dinámicas inflacionarias de ciertos nichos, como el alimenticio.

El funcionario dice que el acuerdo con las alimenticias está funcionando muy bien, con un 90% de cumplimiento y casi sin desabastecimiento en las góndolas de los supermercados.

Diferente es lo que sucede en los autoservicios "chinos" y en los almacenes de barrio, donde el último acuerdo no se cumple y -en los hechos- se está discutiendo un relanzamiento.

La clave es que en esos comercios se venderán los productos a precios diferentes (más caros que los grandes supermercados), pero la idea es que el nuevo acuerdo se cumpla también hasta la primera semana de enero de 2022.

Paula Español, quien precedió a Feletti en el cargo, ya había negociado un acuerdo de precios congelados para los autoservicios. Incluso con la obligación, para las empresas, de que debían llegar con envases que tuvieran los precios marcados. Ese plan, como otros que se encaran en medio de una elevada inflación, quedó en desuso.

La dinámica inflacionaria en los alimentos y materias primas que se da a nivel global es clave para entender el fenómeno global.

Algunos ejemplos: el precio del trigo aumentó 30% en dólares en lo que va del año (80% desde que arrancó la pandemia).

En el caso del aceite de girasol, la suba resultó del 240% desde marzo de 2020, y este año lleva el 55%. Siempre medido en dólares.

Lo mismo sucede con los insumos para la industria: el cartón lleva un incremento del 170% en un año y medio (120% entre enero y octubre de este año).

Otra vez: el mal dato de inflación se encuadra en una realidad (local e internacional) cada vez más difícil, y a la que el Gobierno no le encuentra la vuelta.

Porque no es solamente la inflación en los alimentos -quizás el más grave desde el costado social- sino que se inserta en una dinámica donde el Banco Central quedó debilitado por las reservas menguantes y medidas para intentar un enfriamiento de la tensión cambiaria.

La falta de divisas se relaciona directamente con la presión sobre los precios. Las empresas que no pueden ingresar insumos o productos al país terminan por cobrar más caro lo que consiguen y mandan a la calle. O entran por los canales "alternativos", donde el tipo de cambio vale 100% más caro.

Los precios repuntaron, además, en un momento en que el tipo de cambio oficial está pisado. Lo mismo que las tarifas, que este año aumentaron la quinta parte de la inflación.

La "fase 2" de Feletti, en este contexto, apenas intentará enfriar las cosas durante algunas semanas. En el mejor de los casos.

* Para www.iprofesional.com

Te puede interesar