Juntos por el Cambio denunció que la sesión por Bienes Personales es inválida: qué dice el reglamento y por qué podría abrir una avalancha de amparos

POLÍTICA 30 de diciembre de 2021 Por Facundo Chavez*
JBIHN54WOFEKJNL55E3NV4E2O4

El número mágico en la Cámara de Senadores es 37. Ese número confirma el quórum, porque se logra la mayoría de los 72 integrantes que tiene el cuerpo. Y ese número, según Juntos por el Cambio, no se logró en la sesión que había sido convocada este miércoles para debatir el proyecto de Bienes Personales que el oficialismo había aprobado con lo justo en Diputados. No se logró y, por lo tanto, la sesión fue para la oposición “inválida”, porque se violó el reglamento.

El Frente de Todos consiguió el quórum, los 37, a las 15.40, 10 minutos después de plazo máximo que establece el reglamento. Es que la sesión había sido convocada a las tres de la tarde por la presidenta del cuerpo, Cristina Kirchner y -las fotos tomadas dentro del recinto así lo confirman- cumplido ese plazo no había mayoría para sesionar.

Al establecer la “tolerancia” de la espera para que empiece una sesión, el reglamento del Senado define en su artículo 15 lo siguiente: “A la hora fijada, el presidente llamará a sesión y si treinta minutos después no se ha logrado el quórum en el recinto, ésta se levantará de inmediato”. Por eso es que Juntos por el Cambio analiza ahora presentarse ante la Justicia para que declare nula la sesión, mientras que entre los estudios contable ya empiezan a analizar la presentación de recursos y amparos a fin de evitar la aplicación de las nuevas alícuotas que impuso el proyecto de Bienes Personales que se votó en condiciones discutidas.

En un comunicado oficial, Juntos por el Cambio declaró que “la sesión de hoy (por este miércoles) es inválida” ya que “no se alcanzó el quórum en los términos establecidos por el Reglamento de la Cámara. Sin embargo, y a pesar de ser claramente violatorio de las disposiciones reglamentarias de nuestra Cámara, la Presidenta del Senado de la Nación dispuso el inicio de la sesión”.

“Ante lo sucedido, desde el Interbloque de Juntos por el Cambio queremos manifestar nuestro más enérgico rechazo a los manejos de la presidencia y sostenemos que estamos ante una sesión inválida debido al explícito incumplimiento a la letra del reglamento”, afirmó el interbloque en su declaración oficial.

El presidente del interbloque, en diálogo con Infobae, confirmó que se puso en estudio los antecedentes para presentar un recurso ante la Justicia para que se anule la sesión y, por lo tanto, se deje sin efecto la ley. La definición sobre el formato del recurso se tomará la semana que viene, confirmó el senador y ex gobernador de Mendoza.

De todos modos, en la bancada opositora reconocían a Infobae que, más allá de la presentación en la Justicia de la oposición, cuya definición podría demorar meses, se estimaba que los propios afectados por el proyecto convertido en ley con ese procedimiento discutido van a ser los que se presentarán para reclamar que no se apliquen los cambios dispuestos por la ley que sancionó el Congreso con mayoría kirchnerista.

“Los contribuyentes afectados seguro van a terminar yendo a la Justicia a reclamar que no se les apliquen las alícuotas de la ley que se aprobó porque no el acto, la sesión en la que se aprobó, fue inválido. Tendrían que haber negociado antes de la convocatoria de la sesión, pero ellos dijeron que tenían el quórum. Quedó evidente que no lo tenían y por esa desprolijidad puede haber una avalancha de amparos para que no rija los cambios de Bienes Personales”, explicaban.

Los reclamos de la oposición

Antes de iniciarse la sesión, el propio Cornejo había manifestado su rechazo a la sesión y el anuncio de que iban a considerar nula e inválida su convocatoria como lo que allí se dispusiera: “Venimos en nombre del interbloque Juntos por el Cambio a rechazar esta sesión porque no obtuvo quórum en los 30 minutos que corresponden según el reglamento”. “Han constituido el quórum a los 40 minutos. Están las fotos que registran perfectamente el horario en que no tenían quórum, con lo cual esta sesión es nula señora Presidenta”, argumentó.

Desde el oficialismo, el jefe del bloque del FDT José Mayans, le preguntó a Cornejo con ironía qué hacia él “en una sesión que no existe” y pidió que se ratifique “la voluntad de sesionar en una moción de orden”. Ante el reclamo de Cornejo, la vicepresidenta Cristina Kirchner respondió: “Hay quórum. Hay 38 legisladores y venimos a cumplir con la misión, con el deber, que es legislar”.

Por su parte, el senador nacional Martín Lousteau (UCR – Juntos por el Cambio) expresó su rechazo ante la nulidad de la sesión que preside Cristina Kirchner e insistió: “Nuestro reglamento es clarísimo y a más de 30 minutos de convocada la sesión el oficialismo no tenía quórum, por lo cual la sesión cae ‘de inmediato’”, subrayó.

“Esta sesión es totalmente inválida”, advirtió el legislador radical. “Peor aún, el propio titular del bloque oficialista, propuso modificar el reglamento para avanzar en el tratamiento de la modificatoria del impuesto a los bienes personales, en un reconocimiento tácito de la no obtención del quórum”, añadió.

Al respecto, el senador porteño aclaró que para modificar el reglamento: primero, no se puede tratar sobre tablas; y segundo, se necesita mayoría de dos tercios de los miembros de la Cámara, tal como lo dice el artículo 227. “No estamos dispuestos a tolerar que se violente el reglamento”, recalcó Lousteau.

Finalmente, el senador concluyó que “sería bueno que el oficialismo se vaya habituando a que cambió la correlación de fuerzas en este cuerpo y en todo el país”.

El quórum

La discusión sobre la validez de la sesión ocurre porque una senadora, que ingresó por Juntos por el Cambio, se sentó en la banca. María Clara del Valle Vega es de La Rioja, entró como suplente de la actual intendenta de la capital de esa provincia, la radical Inés Brizuela y Doria, y rápidamente se diferenció y pasó a un monobloque que vota más con el gobierno que con la oposición. Algo parecido pasó en Diputados con esta misma ley: el kirchnerismo consiguió en la Cámara baja que la izquierda votara a favor y se benefició porque tres representantes de Juntos por el Cambio no contemplaron que faltar implicaba darle un triunfo al Gobierno. Un caso COVID-19, un casamiento en Alemania y un viaje a Disney alcanzaron para que el Frente de Todos celebrara una victoria tras la derrota del Presupuesto.

El oficialismo, junto con los aliados de Rio Negro y Misiones, había alcanzado 36 legisladores pero luego se sumó Vega, con lo cual el Frente de Todos llegó al quórum. Posteriormente se sumó senadora de Córdoba Federal Alejandra Vigo.

Uno de los inconvenientes para el oficialismo fue que el senador nacional por el Frente de Todos de Catamarca, Guillermo Andrada, dio hoy positivo de coronavirus Covid-19 y no pudo participar de la sesión.

Andrada iba a hacer su debut hoy en la Cámara, ya que fue elegido senador en los comicios de noviembre, al ganar las elecciones de su provincia acompañando en el segundo lugar de la lista a la ex gobernadora Lucía Corpacci.

En tanto el dirigente del Pro José María Torello iba a prestar juramento en reemplazo de Bullrich, pero esto sucederá en la próxima sesión ya que Juntos por el Cambio cuestionó la validez de la sesión.

Al inicio de la sesión se aceptó la renuncia de Bullrich tras leer una nota dirigida al cuerpo donde afirma que “motiva mi renuncia nuevos desafíos por mi diagnostico de la enfermedad de esclerosis lateral amiotrófica. El dirigente del Pro deberá completar el mandato de Bullrich que vence el próximo 10 de diciembre del 2023.

* Para www.infobae.com

Te puede interesar