El plazo fijo paga más tras la nueva suba de tasas: ¿alcanza para ganarle a la inflación?

ECONOMÍA Por Pilar Wolffelt*
533671

El alto dato de inflación para marzo que se conoció este miércoles y que fue del 6,7% mensual hace que los ahorristas tengan que replantearse una vez más sus estrategias de inversión y  empiezan a hacer cálculo tras la noticia de la suba de tasas de 250 puntos que implementó el BCRA el mismo día que se publicó el nuevo Índice de Precios al Consumidor (IPC) del Instituto Nacional de Estadística y Censo (INDEC). La gran nueva duda es si es conveniente poner los pesos en un plazo fijo con la nueva renta actual que pagarán los depósitos a 30 días tradicionales.

A partir de esta medida, el rendimiento del plazo fijo a 30 días llega al 46% anual, lo que representa un rendimiento de 57,1% de tasa efectiva anual (TEA). 

De este modo, se concretó la cuarta suba de tasa de interés de política monetaria en lo que va de 2022, dado que el pasado 22 de marzo se realizó un ajuste del 2% en las tasas de interés del plazo fijo a para los ahorristas a 30 días llevándolas a un nuevo piso del 43,5% anual, lo que representaba un rendimiento de 53,3% de TEA.

Y, la vez anterior fue el 17 de febrero, cuando el  BCRA había dispuesto una suba de casi 200 puntos de las tasas de rendimiento de los depósitos a plazo fijo. Así, el nuevo piso se había fijado en 41,5% anual para las colocaciones a 30 días, lo que representaba un rendimiento de 50,4% de TEA. Esa había sido la segunda suba en 2022. La primera se había dado el 6 de enero, cuando tras más de dos años de permanecer planchado en 38%, el rendimiento de los plazos fijos a 30 días se había incrementado a 39% anual.

Si bien los analistas alertan que aún corre de atrás a la inflación, el dato es alentador dado que la tasa efectiva anual superaría por 0,1 puntos porcentuales el consenso proyectado para el alza de precios para todo 2022 del Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM), que es de 57%. Sin embargo, muchos analistas de la city hablan de un índice anual superior al 60%, lo que deja escasa aún la nueva tasa. 

Plazo fijo: ¿le gana a la inflación?

Así, la nueva tasa anual equivale a una ganancia de 3,9% mensual (4,7% si se toma la TEA), un porcentaje que queda bastante por debajo respecto al alza de precios que hubo en el primer trimestre, que fue en total del 16% (que prorrateado entre los tres meses equivale a un 5,3% mensual) y del que se proyecta para el corriente abril, que es del 5%.

Y es que, tal como señala el socio de MyR Consultores, Fabio Rodríguez, con una tasa promedio mensual alrededor del 4%, el plazo fijo seguirá perdiendo contra la inflación.

Así, según el economista Federico Glustein, la tasa interés del plazo fijo no debería bajar del 60% para que sea positiva, pero, tal como se mencionó esto encarecería mucho los intereses de las Leliqs y Notaliqs para el BCRA, incrementando el déficit cuasi fiscal.

Es que si se toma el último dato oficial de inflación de marzo de 6,7%, el interés ofrecido por los plazos fijos aún con esta suba pierden como inversión. Sin embargo, es un buen dato de cara a los próximos meses, si, tal como espera el Gobierno, logra que empiece a descender el nivel de recalentamiento mensual de precios.

Plaza fijo: conviene la nueva tasa

Entonces, ¿es conveniente poner un plazo fijo tradicional a 30 días a partir de ahora? Aunque habrá que hacer cuentas sobre montos exactos en los próximos días, para Ignacio Zorzoli, director de Finanzas del Centro de Estudios Económicos Argentina XXI (CEEAXXI), una ventaja del plazo fijo es que "es el instrumento más seguro a los ojos del inversor".

Por ende, considera que una suba de tasa ocasiona que alguien que está en duda sobre si comprar dólares (qué no es una inversión pero el ahorrista pequeño lo percibe así) o quedarse en el plazo fijo, elija posiblemente la segunda opción, al menos mientras sigamos transitando  la actual PAX cambiaria, con un dólar blue que está alrededor de los $195 hace tiempo y ahora se ubica incluso por debajo del solidario.

Sin embargo, al igual que sus colegas, observa que "todavía, aun del alza de 250 puntos de este miércoles, el Banco Central sigue corriendo de atrás a la inflación con la tasa de interés".

Y considera que las inversiones en títulos que ajustan por CER podrían presentar mejores rendimientos a pesar del riesgo de ser un activo emitido por el Gobierno. "De hecho estos activos están siendo cada vez más demandados, mostrando una clara desconfianza a la capacidad del gobierno para disminuir las tasas de inflación en el corto plazo", concluye.

* Para www.iprofesional.com

Te puede interesar