Hoy cumple años Unión y la mitad de la Ciudad de Santa Fe está de fiesta

DEPORTES Por Agencia de Noticias del Interior
hinchas-union-clasico-2019

No lo sabían en su interior. Pero el día lunes 15 de abril de 1907, catorce personas iniciaron un sueño que 115 años después, sigue acompañando las almas de gran parte de los santafesinos: fundaron el Club Atlético Unión. Dos días antes, el sábado 13 de abril, un grupo de amigos que había decidido alejarse del Santa Fe Football Club se reunió en la casa de la familia Baragiola; ubicada en calle Catamarca, entre San Martín y San Jerónimo, actualmente calle Eva Perón al 2652. Al día de hoy, de este lugar donde nació el elenco rojiblanco, solo quedan los cimientos: actualmente existe allí un estacionamiento (donde se encontraba el solar en el cual se fotografiaron los fundadores), a metros de la mítica peatonal santafesina.

El documento  refleja el acta -con fecha del 13 de abril de 1907-, que separa a algunos de los futuros fundadores del Club Atlético Unión del Santa Fe FC; registro más que claro en el nacimiento de la institución rojiblanca.

La razón de la reunión era clara: fundar un nuevo club, bajo la gran amistad que los unía, para jugar al Football. De esta manera, el nombre “United” nació, sellando para siempre la unidad de sus integrantes. Con el paso del tiempo, el nombre se castellanizó y pasó a llamarse para toda la eternidad, el Club Atlético Unión. Dos días más tarde, el día 15 de abril de 1907, se formalizó la creación de una nueva institución que en sus inicios buscaba reflejar la amistad indestructible que ataba a sus integrantes.

A lo largo del tiempo, se fueron construyendo momentos, etapas, elementos y emociones que constituyen a la indentidad rojiblanca, aquella que moviliza las almas y corazones de la mitad de la Ciudad de Santa Fe. Algunas de ellas pueden detallarse a continuación:

Los fundadores del Club Atlético Unión
Belisario Osuna, Antonio Baragiola, Néstor Casabianca, Enrique y José Fayó, Pedro Gibella, Secundino Noceda, Federico Achenbach, José Cepeda, Guillermo Drenner -quien fuera el primer presidente de la entidad-, Cayetano Bossi, José Trentini, Primo Billordo y Guillermo Scartascini, fueron los catorce hombres que dieron origen a la institución rojiblanca.

Sus colores marcaron la historia desde sus inicios. Rojo y blanco a bastones verticales para homenajear al glorioso Alumni, amo y señor del amateurismo en el fútbol de la República Argentina. Esta decisión se tomó en Asamblea 91 días después de la fundación, el 30 de julio de 1907.

El 'match' con San Carlos, el primero que disputó el Club Atlético Unión
El primer partido registrado con imágenes del Club Atlético Unión fue disputado el 21 de julio de 1907, nueve días antes de la decisión de usar la camiseta a rayas coloradas y blancas mediante Asamblea. En aquella jornada, el Club Atlético Unión lució un uniforme blanco con detalles negros en cuello y mangas.

A lo largo de su historia, el Club Atlético Unión se desempeñó en cuatro estadios: en primer lugar disputó sus primeros partidos en la Plaza Santa Coloma -donde hoy se encuentra el Hospital José María Cullen-. Luego, estuvo ubicado entre las calles Urquiza, Suipacha, Francia y Junín (allí se ubica actualmente el colegio “Nuestra Señora del Calvario”). Desde abril de 1908, el presidente honorario, Ricardo Reinhold, decidió trasladar la cancha al predio donde hoy se encuentra el edificio de la Universidad Nacional del Litoral. Los registros de la época marcan un alquiler de 30 pesos para el uso del predio ubicado donde desempeña sus funciones la Facultad de Ciencias Jurídicas.

A partir del 28 de abril de 1929, se trasladó a su casa definitiva, el mítico Estadio 15 de Abril, la primera cancha con iluminación artificial y tribunas de cemento. Cabe destacar que las luminarias, pioneras de su tipo en la región en ese momento, se estrenaron el sábado 12 de diciembre de 1931 a las 22:00hs en el Estadio 15 de Abril. Ese día, el conjunto rojiblanco venció a Rosario Central por 3 a 1.

A lo largo de los años, el club que engloba a la mitad de la ciudad de Santa Fe, comenzó a enarbolar su bandera a través de sus hazañas. Si bien ascendió a Primera División en el año 1966 tras obtener el Campeonato de Primera B; en las décadas anteriores tuvo actuaciones destacadas, con sendos subcampeonatos previos en tiempos donde el campeón era únicamente el conjunto que accedía a disputar la Primera División. El 17 de junio de 1929, goleó al Chelsea de Inglaterra por 5 a 0 en una gira que el conjunto británico realizó en nuestro país. También venció a un combinado de jugadores de Atlético de Madrid y Espanyol de Barcelona por 6 a 5, el 28 de Julio de 1935.

En 1943 obtuvo su primer subcampeonato tras afiliarse a AFA en el año 1940, y en 1949 estuvo muy cerca del ascenso, quedando dos puntos por detrás de Quilmes en el tercer lugar. También estuvo a punto de hacerlo en 1955 y 1963 con sendos subcampeonatos. Habría que esperar algunos años más para la aparición en la máxima categoría.

La década del ´50 fue para el Club Atlético Unión un avance importantísimo dentro de todas las disciplinas, desencadenando en las bodas de oro de la institución, en el año 1957. Entre las más destacadas, se encuentra la inauguración de la primera cancha de básquet, el día 3 de junio de 1954 ante una exhibición de los míticos Harlem Globetrotters.

7 meses y 25 días más tarde se inaugura una de las mayores obras del Club: la pileta olímpica el día 28 de enero de 1955, que hasta nuestros días es cuna de grandes nadadores que han representado a Santa Fe en las máximas competiciones mundiales y Juegos Olímpicos.

El Club Atlético Unión conseguiría el acceso a la máxima categoría, el 26 de noviembre de 1966. En aquella ocasión, venció por 3 a 0 a Talleres de Remedios de Escalada. De la mano del “Pulpa” Etchamendi, bajo la presidencia de Marcelo Casabianca (hijo de Néstor, uno de los fundadores del club) y bajo la habilidad de Sauco, Tremonti, Cocco, Lapalma, Figueroa, “el Fantasma” Ruiz, Luis Díaz, Mansilla y Mario Zanabria, entre tantos; disputaría la Primera División del fútbol argentino al año siguiente.

Luego de buscar el ascenso por fuera de AFA durante dos temporadas, el Club Atlético Unión volvió a Primera B por gestiones de uno de los presidentes más rutilantes de su historia: Super Manuel Corral. Con el apoyo dirigencial y la destreza en cancha, logró un ascenso maratónico que finalizó en un partido desempate en Campana el 14 de diciembre de 1974, al vencer por 1 a 0 a Estudiantes de Buenos Aires con un gol de Hilario Bravi tras un pase excepcional de Leopoldo Jacinto Luque.

A partir de 1975, el conjunto rojiblanco construyó uno de los momentos más dorados de su historia: en primer lugar, con el “Toto” Lorenzo, y luego con Reinaldo Volken, el entrenador recientemente superado por Leonardo Carol Madelón en cantidad de partidos bajo la tutela técnica.

Lorenzo causó una verdadera revolución al llegar a la capital santafesina tras haber sido subcampeón de Europa en 1974 con el Atlético Madrid, donde Unión ganó sus primeros cinco partidos recientemente ascendido, un hito sin precedentes en el fútbol argentino.

Un par de semanas más tarde, le pega un baile terrible a Racing en el Estadio 15 de Abril, venciéndolo por 7 a 1 en el registro más amplio que posee la institución en Primera División, ubicándose también en las actuaciones más destacadas de su historia. Mastrangelo, Gatti, Suñé y Luque entre otros, fueron los participes de un equipo fantástico, que inició un lustro dorado en torno a resultados para la institución rojiblanca.
Los resultados se encuentran a la vista: 4° en los Metropolitanos de 1975 y 1976, 3° en el Metropolitano 1978, semifinales del Torneo Nacional 1978 y el gran resultado en el que rozó la gloria, el subcampeonato del Nacional 1979.

En aquella ocasión, cayó ante River Plate por gol de visitante en el Estadio Monumental, el día 23 de diciembre de aquel año. Así es, Unión fue subcampeón sin perder en la fase final del torneo. Las imágenes de la hinchada tatengue a lo largo de este campeonato son sencillamente impactantes, en tiempos donde no cabía un alfiler en el Estadio 15 de Abril.

El Club Atlético Unión y el Club Atlético Colón le dan vida futbolística a la ciudad. Sin dudas son parte inobjetable de la identidad de los santafesinos. Y entre las grandes hazañas del conjunto tatengue, se encuentra el conjunto sabalero como su víctima. Era tal la efervescencia de este cotejo definitorio por un ascenso a la máxima categoría, que debieron concentrar en la ciudad de Paraná.

La victoria más resonante entre ambos conjuntos, se dio el 22 y 29 de Julio de 1989, por la final del Torneo Octogonal por el segundo ascenso a la Primera División. Echaniz, Altamirano, y el propio Leonardo Carol Madelón, le dieron sendas victorias en ambas canchas, y dejaron a Unión nuevamente en Primera División, ante los propios ojos de su más acérrimo rival. Todo Santa Fe lo recuerda, pero solo el Club Atlético Unión lo celebra.

La hazaña consumada con el ascenso de aquel año de la mano de Carlos Trullet sin duda se ubica entre las mayores epopeyas del Club. De la mano de los jugadores surgidos de las inferiores, y el retorno del “Loco” Marzo (clave en la segunda vuelta y octogonal con 17 goles en 21 partidos), el Club Atlético Unión retornó a Primera venciendo a Instituto en la final del Torneo Reducido pese a estar inmerso en una grave crisis institucional a comienzo de la temporada, provocando una resurrección pocas veces vista en el fútbol argentino.

Otra obra magnífica del Club Atlético Unión es su Estadio Cubierto, actualmente llamado “Ángel Malvicino”, inaugurado el 20 de mayo de 1998. El estadio tiene un volumen de 73 mts. de longitud por 36 mts. de ancho, con un espacio deportivo de 52 mts. por 28 mts. (1.460 m2). La superficie total cubierta del Ángel Malvicino es de 5.099 m2. Sin lugar a dudas, uno de los escenarios de su tipo más importantes de Sudamérica.

Los últimos ascensos y el salto de calidad con Leonardo Carol Madelón
Tras ocho años en el Nacional B, el Club Atlético Unión logra volver a Primera en el año 2011, al obtener la segunda colocación del campeonato Nacional B. Fue un regresado anhelado por la institución, que volvía al lugar que siempre mereció de la mano de Frank Darío Kudelka. Para coronar un logro histórico, venció a Colón en el primer clásico luego de la ausencia más larga sin enfrentamientos, rompiendo una racha de 22 años sin poder vencerlo en el Brigadier López.

Otro hito a destacar, si bien el resultado es negativo, es el acompañamiento multitudinario de la gente en la peor racha de la historia del club: 26 encuentros sin conocer la victoria, donde en ninguna ocasión faltó el apoyo del público de manera efusiva en cada una de las canchas en donde Unión padeció el mal momento deportivo.

Y en el año 2014 llegaría la mano de Leonardo Carol Madelón -el hombre con más partidos oficiales dirigidos en la institución con 210 cotejos-, quien comenzó a escribir las páginas más notorias de la institución en representación de torneos internacionales. En su 2° y 3° ciclo al frente del conjunto rojiblanco, consiguió un ascenso a la máxima categoría y la clasificación a las Copa Sudamericana 2019 y 2020, haciendo que el “Tate” dispute encuentros oficiales internacionales por primera vez en su historia. Otro dato a destacar, es que Unión con Madelón en el banco jamás perdió un clásico, concediendo un solo gol en contra. El salto de calidad llegó a la institución, ubicándose en los lugares de privilegio del fútbol nacional, siendo un rival a respetar en cualquier campo que juegue.

El Club en su memoria a aquellas glorias que brillaron en la institución y se cruzaron con la tragedia, como en el caso de Diego Barisone y el “Indiecito” Solari.

Los trágicos decesos de ambos futbolistas dieron pie a homenajes emocionantes e invaluables por parte de la hinchada tatengue. Hernán Solari falleció el 28 de marzo de 1993 luego de convertirle a Colón en el clásico santafesino, cuando se dirigía a Ingeniero Charnoudie, su pueblo natal. Los hinchas tatengues convirtieron su lugar de descanso eterno en un verdadero santuario rojiblanco, dejando mensajes de agradecimiento.

Diego Barisone es otro de los baluartes rojiblancos que continúa vivo en la memoria y el alma de los hinchas. Desde su infancia estaba inmerso en la institución -estuvo presente en los planteles de los dos últimos ascensos-, a tal punto que la escuelita de fútbol lleva su nombre en homenaje póstumo. Falleció en un accidente automovilístico en el año 2015, generando un sentimiento de luto sin precedentes en la historia del fútbol santafesino.

Las jugadoras del “Tate” van ganando su lugar en la institución. A la espera de su inmersión en el fútbol profesional de AFA, las chicas ya obtuvieron en nueve ocasiones el título de la Liga Santafesina, y poseen una amplia diferencia en el historial del clásico santafesino. Sin dudas, uno de los baluartes de la institución que a fuerza de goles demuestran defender con orgullo los colores celeste.

Además de ser una institución futbolística, el Club Unión es un lugar en el que lo social y deportivo se mantiene al mismo nivel, con varias figuras que a lo largo de toda su historia han representado o se han entrenado en la institución, siendo cuna de campeones mundiales y olímpicos junto a deportistas de elite mundial.

 Frente a tanta historia y tantos nombres ilustres que dejaron su marca en el manto rojiblanco, no cabría un artículo para poder destacarlas a todas. ¡Salud Unión, y por muchos cumpleaños más!

Fuente: Aire de Santa Fe. Nota de ANDRÉS YOSSEN

Te puede interesar