Dos cambios funcionales que prepara el Gobierno: fantasma de aumento de tarifas y funcionarios que podrían irse

POLÍTICA Por Carlos Arbía*
530440

La semana pasada el Gobierno buscó anticiparse a los efectos del inesperado número de la inflación de marzo con la presentación del ministro Martín Guzmán el lunes en una entrevista en C5N. Luego de acordar la estrategia con el Presidente Alberto Fernández, el titular de Economía advirtió que los incrementos superarían el 6%. 

En realidad Guzmán debería haber dicho más cerca de 7 que "más del 6 por ciento" como afirmó. Además, con la promesa presidencial de que tiene las manos libres para efectuar los cambios que considere necesarios, Guzmán anticipó que en la etapa que viene gestionará "con los que estén alineados con este programa económico". Y agregó: "No es un problema de nombres sino de rumbo".

Otra de las frases lanzadas el pasado lunes por Guzmán: "hay que alinearse con las políticas del Presidente", abrió la posibilidad que en los próximos días se produzcan lo que los hombres más cercanos a Alberto Fernández llaman "cambios funcionales en la estructura del Gobierno". 

En particular en sectores claves como la secretaría de Energía, en los entes reguladores como el ENRE ENARGAS, en la empresa estatal YPF y en áreas claves de la ANSES y del PAMI.

El reciente llamado a audiencias públicas de tarifas de luz y gas de la secretaría de Energía a cargo de Darío Martínez marca un cambio. 

Este funcionario se negaba a aceptar el pedido de Guzmán de las audiencias públicas que abren la posibilidad para comenzar a aumentar las tarifas de servicios públicos de luz y gas que en promedio podrían subir hasta un 65 por ciento en el año. 

Esta convocatoria podría marcar el fin de la pelea de Guzmán con los funcionarios del área de energía. Esta decisión puede representar un cambio en el equilibrio de poder dentro del Frente de Todos, ya que contradice los planteos del subsecretario de Energía Eléctrica, Federico Basualdo, que depende de la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner.

Cambios funcionales: incluirían funcionarios camporistas de Energía, ANSES, YPF y PAMI

El año pasado a pedido de su superior, el secretario Darío Martínez, Basualdo elevó un documento que generó mucha controversia y provocó la reacción Guzmán porque no se había cumplido con la tarea encomendada pero no logró echar a Basualdo. 

La idea que tiene definida Guzmán con el apoyo del Presidente es avanzar con el esquema tarifario diseñado por él y poder así comenzar a reducir paulatinamente los subsidios energéticos con la finalidad de mostrar ante el FMI voluntad de cumplir con lo acordado. 

En ese aspecto hay que mencionar que el subsecretario de Energía Eléctrica, Federico Basualdo, tenía la tarea de confeccionar un informe técnico para demostrar la necesidad de una recomposición de las tarifas eléctricas pero terminó haciendo todo lo contrario. 

Esto aceleró la decisión de Guzmán de acordar ahora directamente con Martínez la convocatoria a las audiencias públicas el 10, 11 y 12 de mayo próximo. Guzmán buscó en el acuerdo con el FMI encontrar un sendero de reducción de subsidios para este año del 0,6% del PBI, lo que implicaría la necesidad de aumentar tarifas por encima del primer incremento anunciado a principios de año y que se materializarán en las boletas en las próximas semanas.  

El salto de precios de las tarifas implicaría la concreción de la intención oficial de poner en marcha una reducción de los subsidios económicos. Entre los cambios funcionales que podrían venir, estarían algunos funcionarios camporistas segundas líneas de ANSES, PAMI, un director del Banco Nación y directores y gerentes de YPF que pertenecen a La Cámpora.

Pese a la reciente suba, la tasas de interés del 47% está por debajo de la inflación 

Al analizar el futuro de lo que hará el Gobierno en la llamada guerra con la inflación si bien no hubo respuesta del equipo económico, el miércoles pasado el directorio del BCRA decidió volver a subir la tasa de interés nominal anual de las Letras de Liquidez (Leliq) a 28 días, que pasaron de 44,5% a 47%. 

A partir de esta medida, el rendimiento del plazo fijo a 30 días llega al 46% anual, lo que representa un rendimiento de 57,1% de tasa efectiva anual (TEA). 

De este modo, se concretó la cuarta suba de tasa de interés de política monetaria en lo que va de 2022, dado que el pasado 22 de marzo se realizó un ajuste del 2% en las tasas de interés del plazo fijo a para los ahorristas a 30 días llevándolas a un nuevo piso del 43,5% anual, lo que representaba un rendimiento de 53,3% de TEA.

Anteriormente el 17 de febrero, el BCRA había dispuesto una suba de casi 200 puntos de las tasas de rendimiento de los depósitos a plazo fijo. 

Así, el nuevo piso se había fijado en 41,5% anual para las colocaciones a 30 días, lo que representaba un rendimiento de 50,4% de TEA. Esa había sido la segunda suba en 2022. La primera se había dado el 6 de enero, tras más de dos años de permanecer sin cambios.

La nueva tasa mensual equivale a 4,7% mensual si se toma la Tasa Efectiva Anual un porcentaje que queda por debajo de la inflación del 6,7% mensual, una tasa muy alta y preocupante si consideramos que se da en un contexto de cepo cambiario, control de precios y tres subas de tasas de interés anteriores y con una inflación proyectada del 5% para este mes. 

Desde MyR Consultores señalan que con una tasa promedio mensual alrededor del 4%, el plazo fijo seguirá perdiendo contra la inflación.

Por la suba de tasas se corre el riesgo de enfriar la economía 

En el informe de Política Monetaria (IPOM) que publicó el BCRA destaca que : "El incremento en la tasa de interés de política monetaria busca propender hacia retornos reales positivos sobre las inversiones en moneda local, de modo de impulsar la demanda de pesos". 

Es por ello que las novedades en materia inflacionaria se verán reflejadas en la calibración de tasas de interés por parte de la autoridad monetaria. 

La suba de tasas respeta lo acordado con el FMI, pero se corre el riesgo de enfriar la economía. Para el FMI, el piso de la tasa debe ser tal que ayude a disminuir la brecha cambiaria. 

Para resolver el problema de la inflación, desde el entorno del Presidente sostienen que por el momento el secretario de Comercio Interior Roberto Feletti pasará a depender directamente del ministro Martín Guzmán quien también podría comenzar a controlar otras áreas claves del Gobierno.

Los malos resultados económicos y el nuevo acuerdo con el FMI son los principales puntos de divergencia entre el Presidente y la Vicepresidenta quien impulsa la ofensiva contra Guzmán y el resto del equipo económico. 

Uno de los principales apuntados es Feletti, quien el martes pasado protagonizó un acto con el gobernador bonaerense, Axel Kicillof, uno de los que cuestionaron al Presidente en las últimas semanas. 

La fotografía de Kicillof con el secretario de Comercio Interior horas antes de la presentación del dato de inflación de marzo cayó mal en el Gobierno.

El problema es que a casi un mes de la declaración de guerra contra la inflación, según las palabras del Presidente, el Gobierno no sabe cómo hacer para frenar los aumentos. El 6,7% que informó el Indec fue más alto que el número que esperaban las consultoras privadas que proyectan para este año una inflación de 60,9%.

* Para www.iprofesional.com

Te puede interesar